Presidente Duque cierra intento de paz con ELN y ordena capturar a sus cabecillas

Presidente Duque cierra intento de paz con el ELN y ordena capturar a sus cabecillas

Enero 18, 2019 - 07:20 p.m. Por:
Redacción de El País
Iván Duque, alocución atentado en Bogotá

El presidente Iván Duque manifestó que el país está preparado para seguir enfrentando organizaciones criminales y solicitó activar las circulares rojas a los líderes del ELN, tras el atentado en Bogotá.

Foto: Presidencia de la República

El Gobierno colombiano puso fin oficialmente este viernes al intento de buscar un acuerdo de paz con el Ejército de Liberación Nacional, al ordenar que se reactive la persecución nacional e internacional de todos los cabecillas e integrantes de ese grupo guerrillero.

El anuncio, hecho por el presidente de la República, Iván Duque Márquez, es la primera consecuencia política del atentado que esa organización subversiva perpetró ayer contra las instalaciones de la Escuela de Cadetes de la Policía Nacional en Bogotá, hecho que hasta el momento deja un saldo de 21 personas muertas y 68 heridas.

En una alocución por radio y televisión el Jefe del Estado anunció un conjunto de medidas con las que el Estado buscará capturar y llevar ante la Justicia a los autores intelectuales del grave hecho terrorista, y explicó las razones que lo llevaron a adoptar esta decisión.

"Hoy, después de convocar el Consejo de Seguridad Nacional y de dialogar intensamente con líderes de la comunidad internacional, he ordenado el levantamiento de la suspensión de las órdenes de captura a los 10 miembros del ELN que integraban la delegación de este grupo en Cuba y he revocado la resolución que creaba las condiciones que permitan su permanencia en ese país. Esto significa la terminación inmediata de todos los beneficios otorgados a ellos en el pasado por el Estado y la activación de las circulares rojas de la Interpol", señaló Duque.

A continuación, agradeció "la solidaridad expresada por el gobierno de Cuba el día de ayer" y le pidió "hacer efectivas las capturas de los terroristas que se encuentran en su territorio y entregarlos a las autoridades policiales colombianas".

Diez integrantes del Comando Central del ELN permanecen desde mayo del 2018 en la isla caribeña, luego de que el Gobierno de Ecuador decidiera no seguir acogiendo en su territorio la mesa de diálogo que el Estado colombiano había instaurado, durante el mandato del ex presidente Juan Manuel Santos, para tratar de negociar un acuerdo de  paz con ese grupo subversivo.

Durante los 17 meses del proceso de diálogo entre la administración anterior y el ELN, recordó Duque, "estos criminales ejecutaron 400 acciones terroristas en 13 departamentos, dejando 339 víctimas y más de 100 asesinatos".

Enfatizó que "en lo corrido de nuestro Gobierno el ELN ha pretendido seguir con secuestros y actos terroristas, asesinando líderes sociales, y a pesar de los insistentes pedidos de familias indefensas, se ha negado a proveer la mínima información humanitaria de los 16 secuestrados que hoy tienen en su poder y de quienes no se conoce ninguna información".

Pero señaló que "en estos casi seis meses no hemos bajado la guardia y hemos capturado 385 de sus miembros y se han registrado más de 148 desmovilizaciones individuales".

Y concluyó: "Basta ya, señores del ELN. Basta ya de muertos, basta ya de secuestros y de atentados contra el medio ambiente. Colombia les dice: Basta".

Persecución internacional

El presidente Iván Duque dijo que desplegará todas las acciones para que los cabecillas del ELN sean llevados a responder ante la justicia colombiana por sus acciones, y advirtió que las mismas involucrarán la diplomacia internacional.

"Seguiremos fortaleciendo el respaldo internacional para condenar y perseguir a este grupo terrorista. Hoy hemos recibido un sólido apoyo a nuestro Gobierno en la lucha contra el terrorismo. Demandamos la liberación de los secuestrados y el fin de sus actos criminales. Por esa misma razón, también denunciaremos a cualquier Estado que brinde respaldo o permita la presencia de miembros de este grupo en su territorio".

Esta fue una alusión intrínseca al gobierno de Venezuela, cuyo régimen ha sido señalado reiteradamente por el Gobierno colombiano como facilitador de la acción de grupos al margen de la Ley.

Por otro lado, dijo, "continuaremos la persecución contra este grupo con toda las capacidades ofensivas y sancionatorias del Estado. Perseguiremos sus bienes quitándoles el dominio y llevando sus testaferros a la justicia y fortaleceremos la desmovilización individual para que los miembros del ELN que genuinamente le apuesten a dejar la violencia tengan una ruta de regreso a la civilidad y seguiremos siendo implacables para desmontar sus estructuras de narcotráfico, extorsión, minería ilegal y contrabando".

"No tienen voluntad de paz"

Al recordar los detalles del atentado contra la Escuela de Policía de Bogotá, Duque Márquez resaltó que el mismo "fue preparado y organizado con muchos meses de anticipación", lo cual evidencia, para toda Colombia, "que el ELN no tiene ninguna genuina voluntad de paz".

"No existe ninguna ideología ni causa que justifique la sevicia de ayer contra la juventud colombiana, que justifique el asesinato de otro ser humano, que justifique las extorsiones y otros delitos como el ecocidio perpetrado por décadas en nuestro país. No hay justificación alguna para contaminar el suelo colombiano con el equivalente a los más graves derrames de petróleo de la historia", enfatizó el primer mandatario. 

El Presidente equiparó la situación que vive hoy el país con la amenaza terrorista que han enfrentado otras naciones en años recientes, por lo cual demandó la unidad nacional sin vacilaciones para combatirla.

"Esta es una amenaza que sufren muchísimos países. Ayer en Bogotá los criminales atentaron contra jóvenes estudiantes con ganas de servirle a nuestro país. Un dolor similar experimentaron en el pasado Madrid, Nueva York, París, Londres, Buenos Aires y otras tantas sociedades que encontraron en la unidad y en la contundencia la mejor línea de defensa contra el terror".

Al justificar su decisión de poner fin a la búsqueda de una negociación de paz con el ELN, el Jefe del estado recordó que su Gobierno había fijado dos condiciones a esa guerrilla  para avanzar en ese camino: la entrega de todos los secuestrados en su poder y el cese de sus actividades delincuenciales

Esa posición, dijo, partió de la premisa de que "la paz se debe construir sin premiar ni legitimar a los criminales y la paz no puede ser producto del chantaje contra la legalidad".

Sin embargo, dijo, el atentado de ayer refleja que "El ELN es y ha sido una máquina criminal de secuestros y atentados".

"El engaño sistemático y la violencia irracional han caracterizado casi tres décadas de fallidas conversaciones con el ELN. La lista de atentados terroristas, secuestros y crímenes es bien conocida por todos los colombianos. Desde las 78 víctimas del vil ataque al oleoducto en Machuca, Antioquia, hace 20 años, hasta los estudiantes de la Escuela de Cadetes en Bogotá el día de ayer, muestran el innegable hilo conductor que los guía, que no es otro que el desprecio a la vida", dijo.

Y agregó: "Los registros oficiales nos indican que 5.682 ciudadanos inocentes han sido secuestrados por el ELN en los últimos 23 años: esto es 247 secuestrados al año, y alrededor de dos personas cada tres días". 

Al cierre de su discurso, Duque reafirmó la posición que mantiene desde el inicio de su Gobierno: "Si el ELN realmente quiere la paz, necesita mostrarles al país hechos concretos como la liberación inmediata de todos los secuestrados y el fin de todas sus acciones delictivas".

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad