'Jóvenes a lo Bien', una iniciativa caleña contra las pandillas

Escuchar este artículo

'Jóvenes a lo Bien', una iniciativa caleña contra las pandillas

Mayo 31, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
'Jóvenes a lo Bien', una iniciativa caleña contra las pandillas

La iniciativa también trabaja con jóvenes de barras bravas, con el fin de ofrecerles programas de estudio que los alejen de la violencia al interior de esas organizaciones.

Policía y Sena se unen para ayudar a jóvenes en alto riesgo con estudio y empleo.

Diego tenía 12 años cuando ingresó a una pandilla en el barrio El Rodeo, oriente de Cali. Durante más de tres años  probó la marihuana, la cocaína, las drogas sintéticas y se hizo adicto a ellas. Durante ese tiempo, también, cometió varios robos, se hizo el líder de la pandilla y organizó una línea de venta de drogas en ese barrio. 

En medio de los enfrentamientos que surgen entre este tipo de bandas por el control del microtráfico, sufrió tres atentados. Luego de que sus propios amigos lo traicionaran, terminó viviendo bajo un puente. 

De allí fue sacado por su madre que, desesperada por la violenta vida de su hijo, había decidido crear una fundación para rehabilitar pandilleros. 

Diego inició el proceso de rehabilitación y a la par se inscribió en un carrera técnica en el Sena de Hotelería y Turismo.

Dos años después,  había empezado a trabajar en un prestigioso hotel de la ciudad. Al año, gracias a un concurso de otros hoteles internacionales, Diego empezó a trabajar en Europa. 

Esa es una de las tantas historias de superación que el Sena y la Policía, con el programa ‘Jóvenes a lo Bien’ han ayudado a escribir gracias a sus proyectos de educación técnica para jóvenes en alto riesgo. 

Por eso, la institución y la Policía Nacional anunciaron hace poco nuevos apoyos de entidades del Estado al programa  que es coordinado desde 2009, con el fin de abrir espacios de inclusión y construcción de tejido social a través de formación y emprendimiento.

Al programa, que busca beneficiar a los jóvenes y comunidades afectadas por fenómenos de violencia, descomposición social y falta de oportunidades, se vincularon desde la semana pasada el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), el Ministerio de Vivienda, y el Ministerio de Justicia.

Estas instituciones, indicó Germán Molino, comunicador del Sena, trabajarán de la mano de la Policía Nacional para gestionar el recaudo de fondos con los entes territoriales, el sector privado y cooperación internacional que permitan abrir nuevas opciones a más jóvenes y comunidades propensas a fenómenos delictivos y a la descomposición social.

“La Policía no está sola para combatir la delincuencia, porque el Estado la acompaña para generar seguridad en la ciudadanía. Tenemos esta iniciativa que ayuda a orientar y focalizar problemas de la población juvenil y poner en marcha iniciativas de formación, empleo y emprendimiento”, señaló Alfonso Prada, director general del Sena.

A la fecha se han vinculado 2500 jóvenes con sus familias, permitiendo la generación de 90 proyectos productivos.

“Cuando un joven tiene talento y entra a labores de emprendimiento y generación de empleo es una persona que seguramente le aportará al país”, puntualizó Prada.

Actualmente, dentro de este convenio se encuentran 24 ciudades priorizadas por la Estrategia Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana, de las cuales se cuentan Buenaventura; Palmira, Tuluá y Cali en el Valle del Cauca.

Entre los programas del Sena con mayor demanda por parte de los jóvenes beneficiarios se resaltan Corte y Confección, Calzado y Marroquinería, Cultivo de Hongos Comestibles y Setas, Panadería y Repostería, Mecánica de Motocicleta, Mecánica Automotriz, Imágenes Diagnósticas, Mantenimiento y Reparación de Computadores, Cosmetología, Mantenimiento y Reparación de Celulares, Desarrollo de Software, Redes Eléctricas Domiciliarias.

Esta iniciativa tiene cubrimiento urbano y rural, y entre los 90 proyectos productivos que se han adelantado a la fecha se cuentan líneas de negocio como agencia de viajes, escuelas deportivas dirigidas a niños y niñas vulnerables, panadería, servicios de instalación y mantenimiento redes eléctricas, restaurantes y marroquinería.

Jóvenes a lo Bien, además, incluye a poblaciones vulnerables como personas en riesgo, mujeres cabeza de hogar, adolescentes gestantes y madres adolescentes, indígenas, negritudes, desplazados víctimas de la violencia, personas en proceso de reintegración, afectados por olas invernales, adolescentes, jóvenes vinculados al Sistema de Responsabilidad Penal (SRPA) y barras bravas.

Por  su parte, la Policía Nacional ha enfocado sus esfuerzos en más de 50 municipios, de acuerdo con la ocurrencia de delitos y la vinculación de adolescentes y jóvenes en estos hechos.

 

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad