Escuchar este artículo

El llamado de solidaridad con las mujeres afganas que hace la Alianza de Medios y Género

Septiembre 01, 2021 - 12:05 a. m. 2021-09-01 Por:
Tatiana Cuero, Semillero de Periodismo UAO/ El País
Mujeres afganas

Aimée Vega Montiel es una investigadora conocida por su trabajo interdisciplinario, que ha combinado con éxito la teoría feminista y la investigación de la comunicación con los derechos humanos.

Foto: Especial para El País

Un llamado urgente a los gobiernos del mundo, a la Organización de Naciones Unidas, en especial al Consejo de Seguridad, y a la Comunidad Internacional, con el objetivo de que faciliten y aceleren la evacuación de mujeres y niñas de Afganistán, viene haciendo de manera vehemente la Alianza Global de Medios y Género (Gamag).

De esta institución es coordinadora Aimée Vega Montiel, una investigadora conocida por su trabajo interdisciplinario, que ha combinado con éxito la teoría feminista y la investigación de la comunicación con los derechos humanos.

Es Doctora y Máster en Periodismo y Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona. Licenciada en Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, Unam.

En tanto, Gamag es una organización no gubernamental compuesta por periodistas, académicas y representantes de la sociedad civil de todo el mundo. Trabajan juntas para promover la igualdad de género a través de los medios de comunicación y las TIC.

Después de que los talibanes tomaron el control de la capital afgana, Kabul, el 15 de agosto, la Alianza Global de Medios y Género (Gamag) expresó profunda preocupación por la situación de las mujeres, especialmente por las trabajadoras de los medios de comunicación y las periodistas. Las integrantes de la Alianza apoyan a sus colegas en Afganistán y trabajan arduamente para respaldarlas en esta situación particularmente difícil, además de dar a conocer al mundo lo que allí está ocurriendo, para llamar la atención.

Desde la capital de México, ciudad donde hoy reside, Aimée Vega Montiel habló con El País.

¿Cuál es la situación de las mujeres afganas en general?
Ser mujer en Afganistán nunca ha sido fácil. Su situación actual es muy grave, todas las mujeres y niñas están en peligro, y es porque la salida de Estados Unidos del país lo que hace es dejar en vilo a la población femenina en un entorno que ha mostrado resistencia a la promoción de sus derechos humanos. Los últimos 20 años las mujeres lograron un avance y ahora está quebrantado.

¿Qué avances habían tenido las mujeres afganas durante las últimas dos décadas?
Una de las conquistas que lograron desempeñar en estos 20 años fue ganar voz pública. En particular, denunciado las violaciones cometidas por los talibanes en contra de las mujeres y los derechos humanos. Las mujeres periodistas históricamente han sido víctimas de discriminación por dos razones: por ejercer la libertad de expresión y por ser mujeres.

Que nosotros sepamos la situación específica de las mujeres afganas es, gracias principalmente, al trabajo que han hecho mujeres periodistas.
Lo que ha sucedido en los últimos días es que las personas defensoras de derechos humanos, organizaciones de periodistas, representantes legales que, en su conjunto, lograron construir estrategias de protección para esas mujeres que durante estos años fueron víctimas de amenazas y ataques por parte de los talibanes, hoy, desafortunadamente, no existen.

Tan solo en marzo de este año fue publicada una encuesta sobre la situación de mujeres periodistas en Afganistán y lo que reportaba es que el 20 % de las mujeres había tenido que dejar su trabajo debido a las amenazas, a la violencia creciente.

‘‘Ser mujer en Afganistán nunca ha sido fácil. Su situación actual es muy grave, todas las mujeres y niñas están en peligro’’.
Aimée Vega Montiel, coordinadora de la Alianza Global de Medios y Género

¿Qué le han dicho las mujeres periodistas afganas sobre lo que les está ocurriendo en esta coyuntura?
Ruchi Kumar es una periodista que desde Afganistán ha encabezado un proyecto que estamos llevando adelante desde la Alianza Global de Medios y Género, enfocándonos en tres países: México, Irán y Afganistán. Este proyecto está dirigido a impulsar mecanismos de protección de periodistas con una perspectiva de derechos humanos de las mujeres. Ella logró salir del país justo unos días antes de la toma de Kabul. Como líder del trabajo que se hacía en aquel país, fue consignando en informes preliminares toda esta crisis, lo que Ruchi Kumar y otras periodistas afganas lograron fue que el periódico británico The Guardian, abriera un espacio donde ellas pudieran informar lo que pasa desde las distintas provincias de ese país. Lo que hace unos días nos comentaba nuestra compañera es que nos enfrentamos a una situación devastadora y es la renuncia del 95 % de las mujeres periodistas del país. Ese 5% ha salido a las calles de Kabul haciendo a un lado el terror que las paraliza para denunciar las atrocidades cometidas por este régimen.

En el primer trimestre de este año cuatro mujeres periodistas fueron víctimas de feminicidio por parte de esta agrupación. ¿Considera que se hubiese podido evitar?
Sí, Ruchi Kumar y otras compañeras venían consignando que por lo menos 300 mujeres periodistas tuvieron que abandonar sus redacciones o fueron echadas de sus medios de comunicación porque se convirtieron en un objetivo crítico por parte de los talibanes. Esto es ‘la crónica de una catástrofe anunciada’ puesto que estas advertencias se dieron a conocer, no solo por nuestra compañera sino por organizaciones de periodistas que dentro del país hicieron públicas estas violaciones sistemáticas, ataques, asesinatos y crímenes.

‘‘Ojalá se pueda recuperar el país porque lo que se está perdiendo en Afganistán constituye una grave pérdida para toda la sociedad mundial’’.
Aimée Vega Montiel, Coordinadora de la Alianza Global de Medios y Género

¿Qué acciones efectivas ha realizado la ONU frente a la problemática de Afganistán?
Desde la Alianza Global de Medios y Género hicimos un llamado urgente a la Organización de Naciones Unidas y en particular al Consejo de Seguridad con el fin de que interviniera y coordinara la actuación de los gobiernos, pero esto no ha sucedido. Hay países de América Latina como Chile y México que, si bien anunciaron que se convertirían en receptores, México no cuenta con una representación diplomática dentro de Afganistán, lo cual dificulta las posibilidades de que mujeres afganas lleguen al país y deja en el vacío cualquier expresión de buenas intenciones hecha de manera pública. Los talibanes establecieron el pasado 30 de agosto como el plazo máximo para que las tropas de los Estados Unidos salgan del país. Ellos anunciaron que ya no iban a permitir la salida de ciudadanos afganos, la lista de mujeres periodistas que están solicitando de manera desesperada salir del país junto con sus familias es larga y pocos países están participando en esto.

5 % de las mujeres periodistas han salido a las calles de Kabul, haciendo a un lado el terror que las paraliza, para denunciar las atrocidades cometidas por este régimen”.

¿Cómo califica el papel de Estados Unidos, que después de 20 años de ocupación se va de Afganistán sin prever que sería ocupada nuevamente por los talibanes y dejando armas poderosas en sus manos?
Yo no estoy segura de que lo hayan hecho sin esperar estas consecuencias, era previsible que esta crisis humanitaria se iba a desatar. Resulta muy irresponsable de estos países que ocuparon Afganistán durante estos últimos 20 años y que han hecho de este un territorio del poder para la explotación.

El discurso de los talibanes es uno, pero los hechos son otros… ¿Qué piensa que sucederá en un futuro mediato?
Ojalá se pueda recuperar el país porque lo que se está perdiendo en Afganistán constituye una grave pérdida para toda la sociedad mundial. Porque se trata de un régimen que interpreta de una manera distorsionada lo que establece la ley del Islam en relación a las mujeres y que, definitivamente, guarda todas sus posibilidades de desarrollo y todo eso constituye una grave violación a sus derechos humanos.

‘Las mujeres periodistas históricamente han sido víctimas de discriminación por dos razones: por ejercer la libertad de expresión y por ser mujeres’’.
Aimée Vega Montiel, coordinadora de la Alianza Global de Medios y Género

¿Cuál es el llamado a la sociedad, al mundo en general?
Algo que hemos enfatizado desde la Alianza Global de Medios y Género es que toda la sociedad global debería ser convocada a exigirles a los gobiernos y a la Organización de Naciones Unidas una intervención contundente para salvar la vida de personas, porque hoy es la sociedad afgana y en cualquier momento puede tratarse de cualquiera de nuestras sociedades.

¿Qué es lo más urgente en este momento?
La principal urgencia es sacarlas del país, dado el grave riesgo que corren de ser asesinadas ellas y sus familias. Es importante tomar en cuenta que Kabul no es el resto del país. Al tratarse de la capital, el comportamiento de los talibanes es más moderado porque saben que están vigilados por la Comunidad Internacional, la situación crítica es en las provincias.

¿Cree que volverán situaciones vividas hace dos décadas atrás, como que las niñas solo debían ir a la escuela a aprender sobre el Corán?
Sí, no debemos perder esta memoria histórica porque pareciera que eso hacen los gobiernos. Sabían perfectamente que esto podía suceder, que la situación podría agravarse en mucho menor tiempo, justamente porque la historia había mostrado eso: la rapidez con la que se deterioran estos procesos en la sociedad.

¿Cree que si las grandes estrellas de Hollywood se pronuncian como lo hicieron a través del #MeToo se podría tener más eco y lograr grandes cambios en Afganistán?
Si estas figuras quieren pronunciarse, me parece que esos pronunciamientos deben ser acompañados con aportes económicas. Esto, para que asuman la responsabilidad que les responde de participar en la protección de los derechos humanos.

Obtén acceso total por $4.700/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS