Comuna 22, modelo exitoso de seguridad en Cali

Escuchar este artículo

Comuna 22, modelo exitoso de seguridad en Cali

Mayo 31, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Comuna 22, modelo exitoso de seguridad en Cali

La presencia constante de la Policía en la comuna 22 garantiza la neutralización de las posibles acciones delictivas y mantener un clima de seguridad y armonía en este sector del sur de Cali.

El apoyo de la comunidad y la respuesta oportuna del cuadrante, evitan los robos. El delito, a la baja.

Todos los honores a la Policía”, es el consenso de  la comunidad. “Esto ha sido un logro con el apoyo, la  colaboración y el compromiso de la ciudadanía”, declaran los uniformados.

Esta sinergia entre civiles y autoridades es la que ha permitido que la Comuna 22 se haya convertido en el modelo de  seguridad ciudadana en Cali. Las reducciones en los índices delictivos de esa área del suroeste de la ciudad han hecho que sus habitantes se sientan más seguros, donde antes campeaba la delincuencia.

Las cifras de  hechos delictivos en la zona entre el 1 de enero y el 26 de mayo pasado, comparado con el mismo periodo de 2014, muestran reducciones significativas: el  hurto a personas bajó en un 15 %, el hurto a residencias disminuyó  en un 17 % y  el hurto al comercio cayó  en un 50 %,  revela el mayor Johnatan Camargo, comandante del Distrito VI de Policía Jamundí, cuya jurisdicción incluye la comuna 22 de Cali.

El mayor Camargo   da cuenta de muchos casos que han podido neutralizar recientemente. Hace poco en un puesto de control, lograron identificar a dos personas en moto, una de ellas  con antecedentes de extorsión. Uno se dio a la fuga, pero por la reacción de los agentes se logró la  captura de los  inpiduos, que formaban parte de una red dedicada al hurto de motocicletas que eran comercializadas luego en  municipios vecinos.

En otra acción también evitaron un robo de objetos  avaluados en más de mil millones de pesos, entre los cuales  había joyas y  obras de arte, un  Obregón y otro cuadro del  maestro  Botero. “En la casa, en un condominio cerrado,  encontramos las armas y las herramientas con las que se iba a cometer el ilícito y que  habían entrado con anticipación y  habían ocultado. El caso  está en proceso y la investigación arrojará resultados”, cuenta el mayor.

Y es que “desde  que los cuadrantes de la Policía se formaron y se fortalecieron, es más accesible el control; la persona llama a La María e inmediatamente atienden la solicitud”, sostiene Sarita de Losada, presidenta de la JAL de Ciudad Jardín, quien resalta  la buena labor del teniente (Fabio) Quiñónez, comandante de la Estación de Policía La María.

Parte del éxito del modelo es que en la misma estación de La María, anota ella, se construyó un  centro de control de las cámaras y  tres funcionarios las monitorean las 24 horas. Las instalaciones se construyeron con el situado fiscal o  dineros asignados por la Alcaldía a las Juntas para que estas determinen en qué  obras de la comuna deben ser invertidas.   

“Las Juntas de Acción Comunal de la Comuna 22 también  han tenido su participación en el mejoramiento de la seguridad, al priorizar dentro de sus programas la asignación del situado fiscal para dotar de más cámaras a la zona  y establecer el centro de monitoreo de las cámaras en la Estación de Policía de La María, desde donde se controla gran parte de la Comuna”, explica la líder.

Diego Barreto, presidente de la JAC de Ciudad Jardín, explica el éxito de la estrategia en el hecho de que  hace dos años se  aumentó  de tres a seis cuadrantes, estrategia  del Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrante, PNVCC,  de la Policía.

“El Plan por Cuadrantes mejoró la seguridad, siempre tenemos el apoyo de los guardas bachilleres, sobre todo en las zonas comerciales como la Avenida Pasoancho, la Avenida San Joaquín y la Avenida Cañasgordas, que es donde se concentran los bancos, los restaurantes y otros establecimientos de mayor afluencia de público”, afirma Barreto.

 El líder también recalca que ha influido positivamente  la fuerte interacción de la población civil con las autoridades. “Se formó la Corporación Comuna 22, que ha hecho una labor destacada por la seguridad de la zona, y cada quince días se hace una reunión de veeduría con el comandante en la Estación de Policía de La María. Allí se analiza qué hechos se han presentado, qué casos son complicados, que estrategias podemos implementar y  qué podemos mejorar viendo cómo ganamos todos”, explicó el representante  comunal.

Silvia Vélez de Field, residente  del sector,  resalta que los ciudadanos  también aportaron instalando sus propias cámaras de seguridad en las entradas de los conjuntos residenciales, además de las que instaló la Secretaría de Gobierno y la Policía, lo cual ha contribuido a la disminución de los robos, hurtos y otras modalidades delictivas.

El mayor  Camargo reitera que lo más importante en estos resultados ha sido el apoyo de la comunidad, la comunicación, la articulación con la administración municipal y la Policía.

 “Se ha hecho muy buen trabajo entre la Corporación Comuna 22, CorpoPance y los líderes de la Red de Cooperantes, que nos permite tener una respuesta oportuna frente a situaciones delictivas y contravencionales”, sostiene.

El teniente Fabio Quiñónez Ruiz, comandante de la Estación de Policía La María, enfatiza  que ha sido vital la articulación del PNVCC con sus 14 cámaras instaladas en sitios clave de la Comuna 22, además de las cámaras privadas y la participación de la comunidad.

El mayor Camargo advierte que siguen trabajando en la reducción de hurto a carros  y motos por la modalidad de halado con llaves maestras o palancas,  sin recurrir a actos violentos, aprovechando que los dueños dejan sus vehículos  en la vía pública.  

Una de las  situaciones complejas del sector es garantizar la seguridad los jueves en la noche, cuando van más de mil ciclistas a entrenar en la Avenida Cañasgordas y todos dejan sus carros sobre la vía y como van con niños, a veces  hasta con las ventanillas abiertas. “Hay casos excepcionales como el de un señor que dejó su carro tirado en una vía mientras se fue a correr una maratón y cuando terminó se entró a almorzar en un centro comercial y regresó siete horas después por él, pero ya no estaba”, cuenta el líder Barreto.

Por ello el teniente Camargo insiste en que la   recuperación de vehículos ha sido una constante y que  se ha hecho un trabajo importante de inpidualización de los delincuentes, con apoyo de cámaras de vigilancia y de los testimonios de los residentes del sector.

Barreto recomienda que “lo importante es conocer a los comandantes,  interactuar con ellos, no dejarlos solos, sino apoyarlos y hacerles veeduría”, dice el dirigente comunitario para quien es perceptible la reducción de los delitos. “En homicidios, lo que se presentó en Pance el año pasado quedó en la estadística, pero vimos  que no eran gente de la comuna, vinieron a quedarse una noche allí para cometer su ilícito, pero no eran residentes”, argumenta.

“Exceptuando ese caso, este año vamos bien. Se ha  reducido la tendencia en hurto a residencias, al comercio y a personas”, comenta el líder.

El control de las ventas ambulantes por parte de la Policía también contribuye al mejoramiento de la seguridad, opina Sarita de Losada. “La conformación de los cuadrantes en la Policía ha ayudado mucho a sentirnos más seguros, así como la disponibilidad y el buen trato de ellos para atender en la forma más rápida y oportuna a su comunidad”, resalta ella. 

Las cifras, los resultados y  la percepción de seguridad de la ciudadanía de la Comuna 22, motivan al teniente Camargo  a hacer un llamado a los caleños en general. “Queremos pedir el apoyo de la ciudadanía frente al servicio de la Policía, que exista ese acercamiento con los miembros de la institución  y entre todos podamos mejorar los índices de convivencia y seguridad ciudadana en el área metropolitana de Cali”.

El modelo de la Comuna 22 demuestra  lo que el uniformado concluye: que la seguridad es un asunto de todos. “La Policía es solo uno de los actores frente a la problemática, pero la comunidad, las instituciones, los gremios, todos tenemos que unirnos para fortalecernos y  cerrarles las puertas y las ventanas a la delincuencia”.

Cifras de la Comuna 

Entre el 1 de  enero y 26 de mayo de  2014 hubo 78 hurtos a personas, frente a 66 en el mismo periodo de 2015, en la comuna 22. Los hurtos a residencias  pasaron de 23 a 19 en el mismo lapso.Y el hurto a sitios comerciales rebajó de 6 casos a 3, con una reducción significativa del 50 %, según cifras del Centro de Investigaciones Criminológicas de la Policía Metroplitana, Estación La María.
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad