Ingenio del Occidente, una empresa con sentido social

Escuchar este artículo

Ingenio del Occidente, una empresa con sentido social

Septiembre 17, 2019 - 12:25 a.m. Por:
Elpais.com.co
Ingenio del Occidente

El Ingenio del Occidente queda ubicado en el municipio de Villa Rica, Cauca. Ha logrado beneficiar a más de mil familias del sector, gracias a sus actividades para el desarrollo social y económico. Su Planta cuenta con la más alta tecnología del país y produce 500.000 bultos quintales de azúcar anuales.

La producción de miel virgen, fue la primera actividad que emprendió el Ingenio del Occidente en el 2013, de la mano de su fundador Maurice Armitage, en el municipio de Villa Rica, Cauca, en la Hacienda El Limonar.
Dicho proyecto, se construyó con el objetivo de generar empleos en la zona y brindarles un mejor bienestar a la comunidad.

“La materialización de este ingenio hizo que muchas de las personas que ayudaron a construirlo, sigan laborando aquí en la Planta, ocupando diferentes cargos y aprendiendo diversas tareas y oficios. Esto ha demostrado el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes”, señaló Mónica Lalinde, jefe de gestión humana del Ingenio del Occidente.

Más adelante, en el 2014, el Ingenio decidió expandir sus servicios y estableció la infraestructura para la extracción de azúcar, contando con un personal de 32 empleados.

“La Planta era muy pequeña y ahora tenemos 240 empleados, entre los que están en campo, en cosecha y los de producción. Cabe resaltar que nuestro ingenio cuenta con personal proveniente de diferentes localidades como Villa Rica, Caloto, Santander de Quilichao, Chocosito, Florida, Puerto Tejada y Guachené, así como de veredas aledañas al ingenio, como San Rafael y Juan Ignacio”, manifestó Lalinde.

Gracias a su presencia en la zona, habitantes como Jefferson García, ha logrado adquirir predios para la producción de caña y fue uno de los primeros proveedores que inició con el Ingenio del Occidente. “Yo comencé con 25 hectáreas y ahora tengo 90. El Ingenio me ha brindado la posibilidad de crecer mi productividad y mi sustento económico”, expresó García.

Por esta razón, el Ingenio del Occidente, tiene como propósito el compromiso con el desarrollo social, enfocado en ofrecerles a sus proveedores herramientas para el buen manejo de la siembra y grandes beneficios para su personal, con el fin de mejorar su calidad de vida.
“Varios de nuestros empleados y proveedores han podido cumplir proyectos dentro de nuestra empresa, como la construcción de su vivienda y la adquisición de lotes, gracias a que hemos generado algunos auxilios de vivienda con ayuda de Comfacauca. También se les ha facilitado la compra de vehículo y planes de estudio”, comentó la jefe de Gestión Humana.

Comprometidos con el crecimiento de la región

Ingenio del Occidente

El equipo humano del Ingenio del Occidente se encarga de prestar un buen servicio desde las labores de producción.

Diariamente el Ingenio del Occidente muele entre 800 y 1.000 toneladas de caña de azúcar. Administran 2.500 hectáreas propias y cuentan con más de 474 proveedores, generando crecimiento, desarrollo y estabilidad económica en el norte del Cauca.

“El Ingenio del occidente también es productor de energía renovable mediante la combustión de bagazo en la caldera, lo cual permite generar el vapor que acciona el turbogenerador.  De esta manera el ingenio produce su propia energía aprovechando dicho subproducto del proceso azucarero”, precisó Hendrik Vanden Berghe, gerente del Ingenio del Occidente.

También añadió que su compromiso con la empleabilidad de la región ha impactado a más de mil familias en la zona de Villa Rica.
“Actualmente en el sector azucarero se realiza cosecha manual y mecanizada. En el Ingenio del Occidente esta actividad se realiza 100% manual a través de corteros de caña para generar más empleo en la región que lo necesita. Además, nos enfocamos en pequeños y medianos productores y apoyamos al campesinado”, puntualizó el gerente.

Prácticas responsables con el medio ambiente e innovación

Ingenio del Occidente

El proveedor Jefferson García Aguilar adquirió gracias al Ingenio del Occidente 90 hectáreas para la producción de caña.

Dentro de la Planta del Ingenio del Occidente se maneja la siembra de árboles, así como capacitaciones para la protección del medio ambiente.

“En el Ingenio estamos culturizando a los empleados con respecto a estos temas para realizar nuestras labores acordes a la protección y cuidado que el entorno necesita, ya que esta zona requiere mucho de ese aprendizaje”, comentó Mónica Lalinde.

Por su parte, Hendrik Vanden Berghe, Gerente del Ingenio comentó que la Planta cuenta con tecnologías innovadoras y es una de las más moderna del país. Asimismo, su visión es tener más actividades que brinden sostenibilidad ambiental tanto al Ingenio como a la región.

“Uno de nuestros objetivos es crear conciencia social para mitigar las quemas accidentales, ya que son perjudiciales para la industria como para la comunidad. Estamos trabajando en la disminución de desperdicios en la operación implementando programas a base de LEAN MANUFACTURING. El próximo año entrará en operación un nuevo turbogenerador que permitirá vender excedentes de energía a la red nacional”, dijo.

Un ingenio con sentido social


Una de sus grandes apuestas es trabajar de la mano de cada uno de los colaboradores, empleados y proveedores, velando por su bienestar, brindándoles excelentes condiciones de trabajo, un trato amable y creando fuertes lazos comunicativos.

“Tenemos que resaltar que nosotros tenemos una organización muy plana, es decir, que la alta dirección es muy cercana tanto a sus empleados como a sus proveedores, lo que les permite tener un contacto directo y efectivo con la Gerencia y la administración. La calidad humana y el buen trato es nuestra prioridad como filosofía empresarial que practicamos”, resaltó Hendrik Vanden Berghe.

Y enfatizó que “nuestra sostenibilidad es trabajar con la gente. Si un empleado pide ayuda para su vivienda, nosotros le brindamos acero y cemento, entre otros elementos, así como préstamos para ese fin”.
Además, el Ingenio del Occidente se preocupa por capacitar a su personal encargado de la cosecha y del campo, con el objetivo que empleen las mejores técnicas para la producción de caña.

“También hemos hecho mucho énfasis en el tema de seguridad y salud en el trabajo, porque nuestra prioridad es la integridad de todos los trabajadores”, concluyó el gerente del Ingenio del Occidente.

La siembra de caña, una gran bendición

Desde muy joven, Jefferson García Aguilar le aprendió a su papá las labores de producción de la caña. Siempre estuvo pendiente de su proceso de crecimiento, el corte y el transporte de esta planta que le ha traído “muchas bendiciones”.

Él, junto a cuatro de sus hermanos, trabaja en las labores agrícolas, sacando adelante sus casi 90 hectáreas de caña en el corregimiento de Juan Ignacio, Villa Rica, las cuales obtuvieron gracias al apoyo del Ingenio del Occidente.

“Yo comencé con dos hectáreas, pero las teníamos en otros ingenios. Luego conocí a una ingeniera que vive cerca a la vereda, quien me comentó sobre la oportunidad de entrar al Ingenio del Occidente. Fui a preguntar y todos fueron muy amables, me sentí como en familia y por ello, además de la rentabilidad, nos unimos a ellos”, comentó Jefferson García Aguilar, de 35 años.

El proveedor de caña del Ingenio, además de trabajar en compañía de su familia, tiene a cargo 10 colaboradores que le ayudan con las labores que requiere la producción de caña.

“Se producen más de mil toneladas cada año para el Ingenio. Lo bueno de esta labor es que la organización siempre está pendiente de nosotros y nos brinda un amplio servicio. Por ejemplo, ellos envían la maquinaria para levantar la caña”, expresó García.

También agregó que “le han dado mucho apoyo a la comunidad por los empleos que generan, han traído muy buenos proyectos como colegios y canchas de fútbol y han impulsado el desarrollo social de la zona”.

J efferson, quien lleva 7 años trabajando de la mano con el Ingenio, resalta la calidad humana de la organización y los servicios que le han prestado durante todo este tiempo.

“Ellos me han dado asesorías de cómo preparar la tierra y sembrar la caña y los nutrientes que necesita, para que haya una buena producción. Siempre el ingenio está muy pendiente de cómo estoy realizando mi trabajo para que mi productividad crezca”, señaló.

Por esta razón, manifestó que vive muy agradecido con el Ingenio del Occidente, porque su contribución le ha ayudado a su familia a crecer a nivel económico.

“Por ejemplo, los nietos y sobrinos ya pueden ingresar a la universidad y mi familia puede manejar sus predios. Cabe resaltar que el ingenio me hace sentir que soy un ser humano importante, gracias a su amabilidad y atenciones”, concluye.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad