Arrocera La Esmeralda, una historia de compromiso y dedicación

Arrocera La Esmeralda, una historia de compromiso y dedicación

Febrero 25, 2019 - 11:29 p.m. Por:
Información comercial
Arroz blanquita

Siempre hemos investigado para perfeccionar el proceso de siembra y así estar a la vanguardia en la protección de nuestros recursos.

Un ave rapaz se lanza sobre su presa y levanta el vuelo hasta la copa de un árbol donde llega a alimentar a sus polluelos.

Esta escena, frecuente en los cultivos de Arrocera La Esmeralda, lleva consigo una historia de compromiso y dedicación.

Nacimos en 1950 guiados por una política de servicio social, “el mayor precio para el agricultor y la mejor calidad para el consumidor”, una actitud con la que hemos crecido de la mano de nuestra comunidad.
Remontarnos a nuestros inicios es recordar que conjuntamente con el Padre Ocampo trabajamos en la creación de la Fundación El Cottolengo; apoyamos la creación del Colegio Central de Bachillerato, la construcción del Hospital Piloto y logramos el convenio para traer energía eléctrica para Jamundí, entre muchos otros pasos que hemos dado.

En este proceso nuestros agricultores han sido determinantes, por eso unimos su saber con la investigación y la protección del medio ambiente para mejorar la eficiencia en el manejo y uso de los recursos que hacen parte del cultivo de arroz e incrementar los ingresos para el productor.
Así, hemos investigado para perfeccionar la siembra y, sobre todo, para optimizar el uso del agua, lo que nos ha llevado a implementar la agricultura de precisión o científica para la adecuación de tierras, que a su vez nos permite dejarlas como si fuéramos a cultivar sobre una mesa de billar. Estas extensiones de tierra las dividimos y formamos unas piscinas, que al permanecer cubiertas con una laminilla de agua, controlan malezas y reducen o eliminan el uso de herbicidas.

La optimización del agua nos hizo acreedores en el 2013 al Premio de Ecología Planeta Azul y hoy es uno de los puntos que el programa de certificación For Life reconoce dentro de nuestro proceso: el uso racional y mínimo consumo.

Con el paso de los días empezamos a ver que nuestros esfuerzos se materializan en mejores cosechas, en productores con mejores condiciones de vida y en recursos naturales cada vez más conservados. Muestra de ello es que ofrecemos el primer arroz orgánico certificado de Colombia y Latinoamérica, que involucra a los agricultores con quienes se distribuyen ganancias.

Ese faro que ha iluminado nuestro camino hoy está siendo reconocido por una sociedad sostenible. La Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, nos otorgó el Premio al Compromiso Ambiental 2018; Agrofuturo nos reconoció como Empresa Sostenible 2017 y la Asociación Colombiana de Zoología en 2018. Este compromiso que nos ha guiado desde siempre, también se refleja en reconocimientos como ser Empresa Certificada B y For Life.

Hemos pasado por procesos estrictos de certificación para obtener el sello ESR, avalado por Ecocert, que nos certifica como Empresa Responsable, el cual realiza densas auditorías de los procesos y hemos cumplido con los mejores estándares a nivel mundial.

Desde que iniciamos con los propósitos de conservación, hemos visto tanto innovación como resultados económicos, son fruto de seguir con las iniciativas de producción limpia, donde primero llegaron los insectos de suma importancia para la conservación de la micro fauna.

Por eso, cuando volvemos a ver la escena frecuente en los cultivos de Arroz Blanquita, donde un ave rapaz se lanza sobre su presa, es garantía de que la cadena está completa, que producción y medio ambiente van de la mano y que continuamos avanzando en sostenibilidad. Pertenecer a este grupo de empresas con propósito ha sido un gran esfuerzo; hemos aprendido, adecuado y optimizado procesos, como desde hace 69 años. El compromiso con nuestra comunidad, los productores y el medio ambiente nos siguen guiando.

En detalle

arroz blanquita

Nuestras prácticas de cultivo hacen que más de 140 especies de aves, entre residentes y migratorias, se encuentren en los arrozales. Para conocer más descargue la app Aves del Arroz.

  • La certificación For Life confirma que la empresa se compromete a actuar como empleadora responsable y promotora de prácticas sostenibles y que los grupos de productores tienen una estructura interna transparente, con relaciones justas hacia sus productores.
  • Ser una Empresa B Certificada demuestra que trabajamos por una economía en la que el éxito se mide por el bienestar de las personas, la comunidad y la naturaleza.
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad