Una misión Pingüino ataca los cines del país

Una misión Pingüino ataca los cines del país

Enero 24, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Una misión Pingüino ataca los cines del país

En esta oportunidad, los pingüinos deberán evitar que el astuto villano Octavio Salitre se apodere del mundo.

Los agentes encubiertos más hilarantes del espionaje mundial: Skipper, Kowalski, Rico y Cabo llegan con la película ‘Los pingüinos de Madagascar’.

Los equipos de súper espías no nacen… se incuban. ‘Los pingüinos de Madagascar’, Skipper, Kowalski, Rico y Cabo, están uniendo sus fuerzas con una refinada organización secreta llamada Ráfaga Polar.Juntos y liderados por el atractivo y fornido agente Clasificado, cuya voz corre a cargo de Benedict Cumberbatch, deberán evitar que el malévolo Dr. Octavius Brine, al que John Malkovich le da voz, destruya el mundo como lo conocemos. A las inesperadas estrellas de las exitosas películas de ‘Madagascar’, de DreamWorks Animation, les llegó el turno de protagonizar su propia comedia de aventuras en la pantalla grande, que llevarán a los pingüinos a la Antártida, Venecia, el desierto, Shanghái, Nueva York y Kentucky. Allí se ven involucrados en una red de espionaje, frustran el infame plan de un científico pulpo malvado, mientras devoran tentempiés de queso en el proceso.Gracias a sus memorables atributos, los pingüinos se ganaron su ascenso, pasaron de ser unos queridos personajes secundarios en ‘Madagascar’ a encabezar su propia épica en el cine. Según el director Eric Darnell: “Lo que los hace atractivos en todas las películas son sus personalidades distintivas y fuertes”. Y el otro director, Simon J. Smith. agrega: “Son como una banda de hermanos que valoran, por sobre todo, su amistad, su código moral y el amor que se tienen entre ellos”. Pero lo que es aún más importante, los pingüinos son sumamente divertidos, según el productor Mark Swift: “Llaman mucho la atención porque son hilarantes”.Skipper, Kowalski, Rico y Cabo no quieren ser como el resto de los pingüinos que esperan y desfilan en línea por toda la Antártida. Saben que debe haber algo más allá afuera. Es una comedia burda con algo de corazón que toma al público por sorpresa, y tiene un mensaje para todos: “No juzgues a un libro por su portada”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad