Roberto Musso y Alvin Pintos, dos almas detrás de la genialidad del Cuarteto de Nos (entrevista)

Escuchar este artículo

Roberto y Alvin, dos almas detrás de la genialidad del Cuarteto de Nos

Agosto 19, 2019 - 12:00 a.m. Por:
Alejandro Cabra Hernández - Reportero de El País
Roberto Musso y Alvin Pintos Cuarteto de Nos

Roberto Musso (izquierda) y Álvaro Pintos (derecha) son el cantautor y el baterista del Cuarteto de Nos. La banda fue fundada por los hermanos Roberto y Ricardo Musso en 1984. Después se sumó Álvaro.

Raúl Palacios / El País

Hay quienes creen que los verdaderos artistas son aquellos que, quién sabe por qué o con qué clase de genialidad, logran describir la sociedad en la que viven en las letras de sus canciones.

Otros sostienen que solo son genios esos artistas que logran reflejar las dudas más profundas de su ser en sus reconocidos versos.

'Residente' anunció que en su nuevo disco hará música con sus ondas cerebrales

¿Qué adjetivo será entonces el que merece el Cuarteto de nos? Esta banda de rock uruguaya, que desde 1984, cuando fue formada en Montevideo, busca hacer las dos cosas. Y lo logra.


Días antes de la presentación de su décimo séptimo álbum, ‘Jueves’, el Cuarteto estuvo en Cali. El País aprovechó para conocer de cerca el secreto del ‘Gaucho Power’ en la voz de Roberto Musso, cantautor, y Alvin Pintos, el genio detrás de la batería.

¿Qué significó su cuarta presentación en Cali, en el Jorge Isaacs?

Roberto (R): Contentos de estar de nuevo por acá. Por varios motivos, por el frío que hace en Montevideo, el calorcito nos ayudó un poco (risas). Esta vez vinimos con un show totalmente distinto al del año pasado y estuvo buenísimo.

Alvin (A): A nosotros nos encanta venir, porque lo que nos llega del público es que les encanta que estemos acá.

Todas las boletas estaban vendidas desde hace un par de semanas, ¿cómo lograr tantos adeptos en una ciudad que no parece tan rockera?

R: Capaz la ciudad no lo parece, pero los lugares en que hemos tocado sí. Las veces que hemos venido la gente vive el concierto con mucha intensidad de principio a fin.

El sello del Cuarteto es reinventarse. ¿Cómo hacen para tener tantos adeptos jóvenes si la mayoría de ustedes son mayores de 50?

R: Nos reinventamos artísticamente, porque no podemos reinventarnos físicamente ni hacernos transfusiones de sangre para seguir pareciendo jóvenes (risas). Lo que pasa es que muchas canciones hablan de nuestras experiencias desde un ángulo diferente de cuando empezamos a cantar. Nos salimos de un molde de ser los eternos adolescentes y aludimos a temáticas muy actuales, porque no somos ajenos a lo que pasa en el mundo.

¿Cómo hace el Cuarteto, con casi 30 años de carrera musical, para no caer en lugares comunes?

R: Mucho trabajo. Mucho pensar en tratar de no caer en clichés. No repetir fórmulas si una canción fue un éxito.

¿Cuándo Roberto les presentó las canciones de ‘Jueves’ cuál fue su reacción?

A: Nos pareció increíble. No es un disco conceptual en el que todo sigue una línea. Es un disco que cada tema sorprende en sí mismo.

Fueron más de 20 años de carrera musical antes de conseguir la fama con ‘Yendo a la casa de Damián’, ¿qué decirle a los chicos que inician con sus bandas de rock y no ven la oportunidad de ‘pegar’ tanto?

R: Hoy en día hay mucha ansiedad del éxito inmediato y es algo que a nosotros nunca nos preocupó mucho. Fuimos disfrutando el camino, sin saber cuál iba a ser la recompensa. Si vos solo te ponés como objetivo lo que recibes, podés recibir un hachazo. Con el Cuarteto siempre disfrutamos porque la vida siempre nos da muchas sorpresas.

¿Qué le entrega Cali a los shows del Cuarteto que no podamos encontrar en otras ciudades de Colombia?

R: Un conocimiento increíble de las canciones. Una energía que te transmite.

¿Qué tan futboleros son ambos?

R: Yo soy muy futbolero. Soy hincha de estar en el alambrado, en la tribunal. Uruguay es un país futbolero.

A: Yo no lo soy tanto. Mi cuadro realmente es Uruguay.

¿Qué tantas canciones le han dedicado al fútbol?

R: Específicamente ninguna, pero hay varias. Hay una que se llama Uruguay 1-Brasil 1 y juega un poco con la ironía del ‘Maracanazo’. El ‘Gaucho Power’ está inspirada un poco en la Garra Charrúa. A mí se me ocurrió un poco la idea cuando Luis Suárez tuvo que ser operado de la rodilla antes del Mundial de Brasil y le terminó haciendo dos goles a Inglaterra.

¿Cómo sufrieron ustedes ese golazo de James Rodríguez, el mejor del Mundial de Brasil 2014, en los octavos de final?

R: En Uruguay nos tomó un ambiente de velorio después de que echaran a Suárez por su mordida. No había expectativa de poder ganarle a Colombia. Fue crónica de una muerte anunciada (risas).

A: Yo lo lloré. Fue demasiado bueno el gol y aparte fue escogido el mejor del Mundial.

Roberto se encarga de la autoría de las canciones, pero, ¿de qué manera participan los otros integrantes en las composiciones?

Todos tenemos una participación activa. Sobre todo de la mano de los productores.

¿Cuáles han sido las canciones más difíciles de componer para Roberto desde lo emocional?

R: El No Llora, que se lo dediqué a mi hija, Y 21 de septiembre, que fue para mi madre. Es difícil dedicarle una canción al hecho de ser padre y no caer en un lugar común. Los mejores temas de los artistas no suelen ser esos.

21 de septiembre se lo dedica a su madre, que sufre de Alzheimer, ¿cómo tomar esa decisión de hacer canción el sufrimiento?

R: Lo sentí casi como una obligación. Solamente una persona que tenga un familiar que sufra el mal de Alzheimer lo puede comprender.

¿Alguna canción que pensaran que iba a ser un éxito los decepcionó?

R: No, porque es muy difícil anticiparse al hecho de que una canción sea un éxito sin que la haya escuchado el público. Ni tampoco lo contrario, que una que sea mala terminara siendo exitosa.

A: Podés tener una intuición, pero nadie sabe eso. Este disco está liberado de esas presiones.

¿Qué dice ahora su hija cuándo escucha el No Llora?

R: Tiene sentimientos encontrados. El año pasado estábamos de gira y su maestra puso el No Llora, entonces ella le fue a pedir que la quitara. La lleva bien, aunque no la escucha sola.

¿Cómo mantener la estabilidad de la relación de la banda después de tanto tiempo?

A: Son muchos años, pero han pasado muy rápido. El tiempo en 30 años es relativo, puedo recordar un día de hace 25 años como si fuera ayer.

Algo que solemos hacer es que, como pasamos tanto tiempo juntos cuando estamos de gira, cuando estamos en Montevideo ni nos hablamos. Eso podrían anotarlo los chicos que empiezan.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad