¿Qué hay detrás de los 'memes', la tendencia que invade las redes sociales?

¿Qué hay detrás de los 'memes', la tendencia que invade las redes sociales?

Septiembre 14, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Qué hay detrás de los 'memes', la tendencia que invade las redes sociales?

El científico Neil deGrasse Tyson se hizo famoso por su gesto.

El viral encanto de los memes. Para algunos, una pesadilla, para otros la democratización de la caricatura.

Que tire la primera piedra quien no haya reído, comentado o compartido un meme.Figuras del entretenimiento, el deporte y la política han caído en esta graciosa tendencia aderezada con elementos de humor, sátira, ingenio y en ocasiones, de sarcasmo, agresividad, burla y ofensa. Los hay para todos los gustos.La palabra ‘Meme’ se relaciona con ‘Mimesis’, que alude a ‘imitación’. Los primeros memes surgieron a través de la red 4Chan, donde los usuarios pueden compartir imágenes de forma anónima. Se considera que uno de los primeros memes fue ‘Baby Cha-Chá’, que era la imagen de un bebé bailando.Luego vendrían los dibujos inspirados en figuras públicas como Neil deGrasse Tyson, un astrofísico y divulgador científico estadounidense, cuyo meme es el del hombre de bigote levantando las manos como si no supiera nada. También está la expresión de risa del basquetbolista chino Yao Ming o la imagen del actor Gene Wilder, con sus ojos bien abiertos, en señal de asombro en la cinta ‘Condescending Willy Wonka’. Pam Dyer, autora del blog www.pamorama.net, refiere en su sitio que “la persona que acuñó el concepto ‘Meme’ fue Richard Dawkins. Este término alude a una idea cultural, puede ser de moda o de tecnología, que es replicada y compartida por muchas personas. Un meme es comparado con un gen y su evolución, porque puede extinguirse rápidamente o, por el contrario, dejar huella. Un meme es una idea que se difunde rápidamente y se distingue por su viralidad”, explica. Para Lina María Satizábal, encargada del manejo de redes sociales en la Universidad Autónoma de Occidente, “los memes no son más que una forma de interpretar una situación, una expresión. Y dependiendo de qué tan conectada se sienta la gente con ellos, en esa misma medida se viralizan en la web”.Ha sido tal su impacto que ya tienen libro: ‘Memecracia: Los virales que nos gobiernan’, de la periodista Delia Rodríguez. En el libro explica: “No tienen por qué ser necesariamente buenos, ni bellos, ni útiles, ni verdaderos. Lo único que hacen es extenderse y sobrevivir. La vida de los memes puede ser muy variada. Los hay populares e impopulares, explosivos y efímeros, o lentos y pacientes, espontáneos o provocados, exitosos o fracasados, útiles o absurdos, fieles al original o mutantes, peligrosos o beneficiosos”, anota. Opinión similar tiene el caricaturista Mheo, quien considera que en la red “hay memes buenos, regulares y pésimos. Los buenos lo son por creativos y oportunos”.Para Mheo, estas piezas no pueden ser consideradas como caricaturas. “El universo gráfico y lingüístico de las caricaturas es por tradición más extenso, elaborado y profundo”. Y ante los que alegan que los memes permiten que hoy todos puedan ser caricaturistas, Mheo atina a decir: “son familiares de los que dicen que gracias a las redes sociales todos los internautas son periodistas”. Los memes también se distinguen porque circulan libremente y sin un autor que se los atribuya. “El meme se vuelve democrático porque no es de nadie y es de todos. En gran parte de la historia del arte no sabemos los autores de las obras. Hay quienes hablan de la desaparición del autor para que la obra tuviera autonomía, para que generara otro tipo de procesos. A veces nos fijamos más en la firma que en la obra”, argumenta Carlos Quintero, artista e historiador de arte. Como si fuera poco, no hay leyes sobre su uso. “El hecho de no tener que rendir cuentas, hace que la gente ofenda sin medir las consecuencias y esa sensación de cero responsabilidad frente a lo que uno publica, hace que la gente sea un poco más agresiva y cruel”, afirma Ricardo Llano, profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de la Sabana. Asimismo, hay ausencia de estadísticas que permitan tener una referencia de cuáles son los memes más o menos compartidos o cuántos se producen por día o semana y/o cuántos circulan en red. “Hacer la cuenta es difícil, pero como fenómeno uno se da cuenta que está extendido. Hoy, las noticias del día en Colombia, en la región o en el mundo son motivos de memes por la cantidad de usuarios que permanentemente están interpretando, produciendo o compartiendo este material”, expone Jorge Manrique Grisales, docente investigador del departamento de Comunicación y Lenguaje de la Universidad Javeriana Cali.Para Esther Vargas, directora del portal Clases de Periodismo (www.clasesdeperiodismo.com), si una persona se siente ofendida con un meme, las vías que tiene para denunciar el uso de imagen o buen nombre, son pocas, por no decir que nulas. “Lamentablemente, no hay mecanismos legales, pero al considerarse contenido ofensivo puede proceder a denunciar la imagen en Facebook o declararla spam en Twitter. En algunos casos se buscan mecanismos legales, pero todavía no hay nada concreto al respecto”, agrega Esther Vargas.Al margen de las ofensas, es innegable la acogida que tienen entre la gente; y de ellos se están aprovechando ahora para hacer publicidad, como lo señala el analista de temas web Víctor Solano: “Las marcas han venido haciendo uso de estos. Tal vez ahí es cuando quizás pueden llegar a perder su espíritu, su naturaleza. Si las marcas caricaturizan a su vez la lógica y la mecánica de un meme, este pierden sentido y valor comunicativo”.La realidad es que los memes, como señala Satizábal: “Están en su cuarto de hora, van a ir evolucionando, tal vez en un tiempo no nos causen gracia ciertas caras o expresiones y vayan surgiendo nuevas que refresquen ciertos sentimientos. Sin duda van a evolucionar”.¿La nueva caricatura?“El meme es una forma de expresión, una especie de grafiti electrónico. Ofrecen las más variadas formas de contar pequeñas historias de la cotidianidad”, señala Jorge Manrique, docente de la Javeriana Cali.“Los memes se pueden convertir en lo que fueron hace siglos los emblemas, que mezclaban tanto la imagen como el texto. En ellos venían unos mensajes cifrados que eran entendidos por cierto tipo de personas”, anota Carlos Quintero, artista e historiador de arte. Para el caricaturista Hernando ‘El chato’ Latorre los memes “no pueden ser considerados una caricatura porque nada es original, ya que se toman elementos ya hechos, creados, los juntan y los pegan. Mientras que el caricaturista, a través de la línea, de su trazo, hace una apreciación del entorno político, social y económico real del país. El caricaturista es la voz de quienes no pueden hablar. Además el meme es anónimo, mientras el caricaturista sí se expone”.Su lado oscuroEn Colombia, uno de los casos más ofensivos fue el meme compartido por la presentadora holandesa y embajadora de Unicef, Nicolette van Dam, quien divulgó una imagen en donde dos jugadores de la Selección Colombia, Radamel Falcao y James Rodríguez, aparecían aspirando espuma como si fuera cocaína. La broma le costó su rol como embajadora y el repudio mundial. Su uso en los medios ha sido criticado. Para Esther Vargas, del portal www.clasesdeperiodismo.org, “los medios deben respetar la dignidad de las personas, sean públicas o no. Algo que a veces no se está haciendo con esa práctica de ‘Los memes que dejaron...’ La audiencia es libre de usar los memes como quiera, ya sea para protestar, difundir una buena idea o burlarse de un actor, actriz, político. La responsabilidad de los medios es muy distinta si nos medimos con el usuario”. “Hoy, al periodismo le ha dado por investigar cuál es el meme más chistoso”, señala Ricardo Llano, profesor de la Universidad de la Sabana.Sin Dios y ¡sin leyes!Aunque no existe una legislación clara sobre el uso, propiedad o circulación de memes, en Santiago de Chile el diputado Jorge Sabag presentó la iniciativa el ‘Proyecto de Ley para perfeccionar la protección de la dignidad de las autoridades’, para evitar que la gente se burle de las altas dignidades. La ‘Ley Anti Meme’ multaría con 600.000 pesos chilenos (unos US$1.000) “a quienes realicen amenazas o profieran insultos contra la autoridad por medio de plataformas electrónicas, ya sea de forma textual o gráfica”. Y a los reincidentes, les esperaba la cárcel. Sabag se hizo meme y en 24 horas archivó la propuesta.Haga su propio memeSitios web:www.memecreator.org/www.memegenerator.es/www.imagechef.com/ic/es/meme-makerwww.memeando.com/es.memegenerator.net/imgflip.com/memegeneratorwww.memecenter.comwww.allkpop.com/memehttp://imgur.com/memegenwww.tnrelaciones.com/informacion/meme/Otras opciones:Yarrly: aplicación gratuita y disponible para teléfonos Android. Se distingue porque no exige al usuario tener una cuenta o una contraseña. Permite hacer memes de secuencia. Kanvas: aplicación para iPhone. Las imágenes creadas se pueden compartir en Instagram, Tumblr, Twitter, Facebook o YouTube. Hay paquetes gratuitos de opciones de edición, con 80 fuentes, 100 fondos y 200 figuras.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad