Natalia París, de modelo a DJ y otros consejos para reinventarse después de los 40 años

Natalia París, de modelo a DJ y otros consejos para reinventarse después de los 40 años

Diciembre 16, 2018 - 07:45 a.m. Por:
Redacción de El País 
Natalia París

Natalia París, modelo y empresaria colombiana.

Cortesía para El País

Todos los colombianos saben quién es Natalia París Gaviria, la mujer a la que nada le ha quedado grande, pues en los años 90 cuando iniciaba su carrera como modelo, algunas personas le llegaron a decir que no podría cumplir este sueño porque su estatura es de 1.56 metros. Sin embargo, ya todos conocen la historia de esta paisa que fue imagen de las más importantes marcas a nivel nacional, simplemente ella era la que todos querían tener en su publicidad.

Ahora, esta rubia que recientemente cumplió 45 años y los celebró por todo lo alto, se dedica a ser DJ y sus shows musicales son algunos de los más apetecidos en algunas ciudades del país. Además, diseña prendas que luego vende en diferentes tiendas, maneja algunas redes sociales donde le hace publicidad a sus productos y ha iniciado una campaña para que los recipientes en los que se venden sus bronceadores, cremas y aceites no sean de plástico y así ayudar a conservar el medio ambiente.

Sobre las críticas y chistes de los que esta paisa de ojos miel ha sido objeto, en diferentes oportunidades ha manifestado que las recibe con muy buen sentido del humor ya que se considera una mujer inteligente, profesional y despreocupada por el qué dirán. “Gracias a esos chistes he vendido más bronceadores y productos de belleza que nunca (risas). Le he dado inteligentemente la vuelta a esto”.

En entrevista con El País, Natalia, quien perdió a su papá Carlos Enrique Ricardo París Toro cuando era una niña y debió ser criada por su madre, habló sobre sus inicios, nuevos proyectos, sus atributos y la relación con su hija Mariana.

¿Cómo está viviendo esta nueva etapa como DJ?

Voy bien, los cambios son buenos. Yo me siento feliz y comprometida al 100% con la música y mis negocios.

Debo confesar que he tenido muchos desafíos y cada vez llegan nuevos retos, como tocar y brindar shows en discotecas más importantes y festivales en los que participan y tocan DJs de gran nombre.

Cada vez que vas creciendo te llegan retos más grandes. De eso se trata la carrera de la vida: estar en constante evolución.

El ser DJ me ha enseñado que cuando usted se prepara, mejora. Una persona no tiene que haber nacido con una virtud, pero la perseverancia le puede, incluso, hacer mejor que los virtuosos. Yo ya llevo siete años siendo DJ y no hay un solo día que no me siga preparando y estudiando. Esta profesión me gusta y me hace tener la certeza de que hago las cosas bien.

Lea también: 'Carolina Guerra habla del reality con el que RCN busca ganar la guerra por el rating'.

En días pasados publicó un video en el que se le ve tocando los bongos. ¿Es verdad que le gusta la salsa?

Sí, me gusta mucho la salsa y recientemente publiqué un video aprendiendo a tocar este instrumento. Puedo decir que amo la salsa porque sus sonidos me producen muchas cosas buenas.

La persona que me enseñó a tocar los bongos fue un exnovio. Algo bueno tuvo que salir de esa relación (risas).

"En mis ratos libres adoro estar en casa con mi hija Mariana. También me gusta viajar con ella", 
Natalia París,
modelo y empresaria.

¿Cómo es la relación con Mariana Correa, su hija de 17 años?

Muy buena. Amo ser mamá. Tenemos los roses normales cuando me toca decirle las cosas con las que no estoy de acuerdo, pero en general la pasamos muy rico juntas.

Hay muchas diferencias en como era mi mamá conmigo a como soy yo con mi hija. Mi mamá era muy amorosa pero también muy brava y bastante exigente. Yo soy mucho más relajada con Mariana porque somos buenas amigas.

Además de ser DJ, ¿qué otros proyectos tiene actualmente?

Hago de todo un poco. Desde casa hago negocios, diseño prendas que luego vendo, estudio y manejo cuatro redes sociales donde hago publicidad de mis productos de belleza.

Ahora estoy buscando la manera de cambiar el plástico de los envases de los productos que vendo. No quiero aportar a la contaminación ambiental porque cada minuto en el mundo se producen 10 toneladas de plástico, y de esas una tonelada termina en el mar.

¿Cuál considera que ha sido el momento más difícil de su carrera?

Durante toda mi carrera he tenido momentos buenos y malos. De todos esos episodios he aprendido y mejorado. No puedo decir que haya tenido un momento muy malo en particular, pues todos son vivencias que terminan siempre convirtiéndonos en mejores seres humanos.

¿Su mejor atributo es la cola?

Sí. Me encanta mi cola, pero me gusta mucho más mi cabeza.

De las ciudades del mundo que ha conocido, ¿a cuál le gustaría volver?

París. Amo esa ciudad. Es mágica, romántica, me gusta el olor, la arquitectura, el idioma. Siempre que puedo la visito.

Sus amores

"El embarazo de mi hija Mariana fue divino y sin dificultades, pero cuando nació estaba baja de peso y mi familia siempre estuvo presente ayudándome”, recuerda Natalia, quien por esos días sostenía una relación con Julio César Correa Valdés (conocido como Julio Fierro), un temido narcotraficante con el que tuvo a su hija.

En varias entrevistas la modelo aseguró que en aquella época “estaba enamorada de un hombre muy distinto al que ella se imaginaba, y al que los medios mostraron”.

Como ella le aseguró al Canal Caracol, el día en el que nació su hija fue el más feliz de su vida, pero su pareja le pidió que regresaran a Colombia. Tiempo después él desaparece, y luego lo encuentran muerto.

Pero eso es historia del pasado, y desde hace dos años el corazón de Natalia tiene un nuevo dueño. Se trata del empresario Mathías Llano. “La conocí en una cena por un amigo en común que es fotógrafo. Eso ocurrió hace dos años y fue amor a primera vista”, le contó Mathías a El País, y agrega: “Ella es una chica llena de misterios, sorpresas, muy trabajadora y apasionada. Es un viaje estar con ella”.

Lea también: 'J Balvin y Shakira, los artistas más escuchados en Spotify por los colombianos'.

Natalia París Mariana Correa

Natalia París junto a su hija Mariana Correa en unas vacaciones en Portugal.

Cortesía para El País

El polo a tierra

En diversas oportunidades Natalia ha manifestado que cuando era pequeña en su casa no la llamaban por su nombre sino que le decían Dumbo. “Ese apodo me lo puso mi hermano”.

Esta paisa es hija del capitán mercante Carlos Enrique Ricardo París Toro y de Lucía Gaviria. Su padre era piloto y cuando Natalia tenía ocho meses tuvo un accidente al estrellarse contra un cerro en Medellín. Desde entonces su madre debió asumir los roles de mamá y papá para mantener a sus dos hijos.

“Mi mamá dice que cuando yo era pequeña teníamos una vida difícil, pero yo tengo el recuerdo de una infancia supremamente feliz. Viví en Medellín y crecí en las calles”, recuerda.

Sobre su infancia en la capital antioqueña recuerda que en los años 90 fue un poco complicada debido a la violencia que se vivía en el país. “Una de las mejores amigas de mi mamá murió en una de esas bombas que colocó Pablo Escobar. Yo tenía 18 años y recuerdo que quería salir a fiestas, pero no me dejaban porque era peligroso”.

Inclusive, en el programa Confesiones, emitido en octubre del 2017, esa pequeña Natalia, a la que le gustaba tirar pólvora y voladores los siete de diciembre, recordó que “en una oportunidad, en el Parque Lleras, estaba con mis amigas y mi mamá me llamó para decirme que me regresara para la casa. Eso me molestaba mucho, pero cuando llegué sonó una bomba. Ese día me salvé del peligro de las calles”.

“Mi mamá es una guerrera que sacó adelante a toda la familia. Es abogada y tenía dos trabajos más. Era muy estricta y una gran mujer. Sus cualidades son la rectitud y el amor”, afirma.

Esta amante de las carreras de carros admite que es su mamá la que le pone freno a tantas locuras en su vida. “Así yo tenga 50 ó 60 años, ella siempre va a ser mi mamá y cuando ve cosas que no le gustan se enoja. Ella no está de acuerdo con que yo tenga una mente tan liberal y que haga fotos para la revista Soho o para el libro que publiqué. Ese tipo de cosas todavía le molestan un poco y me da cantaleta porque dice que no hay necesidad de hacer eso. Sin embargo, yo le digo que desnudarme no me quita los valores que ella me enseñó”.

Natalia París

Esta es una de las primeras imágenes que se tienen de Natalia París cuando inició en el mundo del modelaje. A inicios de los 2000 su carrera se disparó rápidamente.

Cortesía para El País

París inició desde los 8 meses modelando marcas de pañales, pero fue en su adolescencia que se dio a conocer por sus campañas como modelo de reconocidas marcas colombianas. En 2010 fue conductora del reality ‘La granja’ y de E! Fashion week: Colombiamoda para el canal de entretenimiento E!.

Actualmente tiene su propia marca de jeans en una prestigiosa cadena de almacenes de Colombia.

Finalmente, sostiene que son “demasiados los planes para el próximo año, pero siempre he tenido la costumbre de no contarlos hasta lograrlos”.

A los que sufren de bullying

“Que importa lo que diga la gente, lo importante es que usted no se crea lo que dicen las demás personas. Es importante que uno tenga muy claro para dónde va, quién es y cuáles son sus las fortalezas”.

“A quienes sufren de bullying les recomiendo el libro ‘Los cuatro acuerdos’. Allí comprenderán que lo que la gente piensa de usted, en realidad no es lo que ellos creen sobre usted, sino que es un espejo. Cada vez que usted reciba un insulto o señalamiento, no se lo tome personal y entienda que esa persona es la que se siente miserable”, dice.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad