Aterciopelados, 20 años vigentes: esto dice Andrea Echeverri del feminismo, el rock y el reguetón

Aterciopelados, 20 años vigentes: esto dice Andrea Echeverri del feminismo, el rock y el reguetón

Noviembre 19, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Isabel Peláez R. / El País
Andrea Echeverry y Héctor Buitrago Aterciopelados

Andrea Echeverri y Héctor Buitrago, los integrantes de Aterciopelados, se quedaron con el Grammy a 'Mejor Álbum de Música Alternativa' por su trabajo ‘Claroscura', lanzado en mayo de este año.

Cortesía para El País

Después de 20 años, Aterciopelados sigue más activo que siempre. Andrea Echeverri y Héctor Buitrago, los integrantes de este dúo dinámico, se quedaron con el Grammy a 'Mejor Álbum de Música Alternativa' por su trabajo ‘Claroscura', lanzado en mayo de este año.

Con éxitos como ‘Bolero falaz’, ‘Florecita rockera’, y ‘Maligno’, la agrupación colombiana sigue dando cátedra de contenido profundo en sus mensajes, letras y ritmo pegajosos.

¿Cómo ha sido la respuesta de su disco ‘Claroscura’?

Estamos muy contentos, el disco ‘Claroscura’ ha sido muy bien recibido, las canciones en vivo suenan súper bien, conectamos con la gente así no hayan escuchado antes las canciones, así que estamos muy felices. Luego, las solas nominaciones a los Grammy —y el triunfo— fueron muy bien recibidas, contentos nosotros y muy conscientes de que son una herramienta promocional importante.

¿Cuál es el concepto del video del sencillo ‘Dúo’?

El director del video es un chico que se llama Rafatoon y la idea de este era hacer un producto animado, en blanco y negro, para que tuviera un saborcito rockero, como punk. Tiene parte de animación en 2D y 3D.
Luego hay unas imágenes nuestras, filmadas, en las que Héctor y yo usamos colores opuestos, cuando él está de negro, yo estoy de blanco; él de blanco y yo de negro, y estamos en una plataforma que gira. La idea de ‘Claroscura’, es de dos personajes de cómics con mucha exageración y sentido del humor; Héctor era ‘Claro’ y yo, ‘Oscura’. Aquí en ‘Dúo’ vamos más allá y el asunto es que nadie es totalmente claro o oscuro. No puede haber oscuridad sin luz, los extremos se necesitan. Eso es lo bonito de ‘Dúo’, que a pesar de ser una canción autobiográfica, porque a pesar de que cuenta un poco cómo ha sido la vida de Aterciopelados, también habla de la tolerancia y de alguna manera habla de cómo dentro de las diferencias, las discusiones y casi que los opuestos, con conversación y acercamientos abiertos se consigue un terreno creativamente muy fértil. Al final hablamos de armonía.

Lea también: 'Estos son los colombianos que ganaron en los Latin Grammy 2018'.

¿Es la canción su propia historia? ¿Qué cuentan allí?

Héctor tenía una banda llamada La Pestilencia, él era el fundador, y yo era una gomela, egresada de Artes de la Universidad de los Andes, ahí nos conocimos, nos enamoramos, y empezamos a hacer música. (Ahora cada uno tiene su propia pareja e hijos). Él de actitud hardcorera y yo de bolero y ranchera. La canción tiene algo de Pimpinela, como de esas baladas de amor que hablan de las diferencias entre hombre y mujer. El coro hace referencias a la cultura popular, como a Robin y a Batman, somos un dúo dinámico, somos tan distintos es que es tan dinámica nuestra relación, opinamos cosas opuestas y logramos crear un lugar donde esas posiciones diversas puedan convivir. Después hablamos del realismo mágico, la fusión entre el trópico macondiano y una estética un poco más delirante, que puede ser el surrealismo de Dalí y de Magritte (René) y luego decimos que somos un clásico. Es mirar al pasado y valorar lo que hemos hecho.

"Me gusta el reguetón pop de ahora, cuando era tan pesado y lleno de mensajes misóginos no me gustaba nada, pero ahora se ha convertido en un nuevo
pop, los sonidos y hasta las mismas
letras están muy chéveres",
Andrea Echeverry,
cantante.

¿Y cuál es ese balance del aporte de Aterciopelados?

Nuestra carrera como agrupación empezó en un momento muy importante y abrimos muchas puertas, y siendo yo mujer, en una época en que no había muchas mujeres en nuestra historia musical, como que nuestro recorrido tiene mucha relevancia en el rock latinoamericano.

¿El haber estado cada uno trabajando en sus propios proyectos de qué manera ha alimentado a este nuevo Aterciopelados?

Aterciopelados alimentó a los proyectos solistas y los proyectos solistas alimentaron a Aterciopelados. Héctor y yo somos dos artistas que se han ido estructurando y ahora somos más fuertes, porque tenemos temas que nos han nutrido tanto en Aterciopelados como en los proyectos solistas, como la ecología, lo antibélico, el femininismo, lo ancestral. Los solistas, de alguna manera, dan espacio para que cada uno se especialice en su interés más profundo. Héctor está más en lo ecológico y lo ancestral, y yo más en el asunto de la mujer y en derechos humanos.

Precisamente, en la música, así como en otros ámbitos, se ve más el empoderamiento de la mujer, ¿qué piensa de esta época que vivimos?

Pienso que esta es una época complicada porque de alguna manera a veces ves como avances, conquistas, más independencia, pero a la vez observas que toda esta época está demasiado sexualizada, la protagonista de todo esto es la mujer y su cuerpo. Entonces también yo siento que al mismo tiempo que hay avances, hay retrocesos, pero igual, cada una da su propia búsqueda. Se necesita como mucho criterio y tener muy claro esas cosas, para que alrededor de la mujer haya un espacio mucho más respetuoso. Ahora con esta campaña del ‘Me too’ se evidencia que los abusos y violencias hacia la mujer están todo el tiempo, debemos estar dispuestas a denunciar, defendernos, no ser cómplices.

¿Usted ha sido víctima de abuso o maltrato por ser mujer?

Yo creo que todas tenemos historias, así sean chiquitas. Me acuerdo que de niña, una vez estaba esperando el bus con unas compañeras y un señor se paraba en una bicicleta cerquita y nos mostraba el pipí. A mí eso me parece fuerte para una chica de la edad que yo tenía. Y una vez en un bus me manosearon. Mis historias son leves, pero no porque sean leves dejan de ser profundas yo marcan. Casi todo está planteado en esa dirección de la sexualización, la música y la estética que está de moda. Cada mujer está consciente de eso, así que hay que defenderse.

¿Qué piensa de la nueva dinámica que ha tomado la industria musical con las redes sociales?

Sí, pues todo esto de las redes sociales me genera amor y odio, porque puede ser que uno tenga más contacto con la gente, pero al tiempo hay demasiada información. Las personas tienen en sus dispositivos un número de canciones tan alto que yo creo que no van a alcanzar a escucharlas nunca en su vida. Yo` extraño la escasez, como cuando tenías un par de cassettes que te habían grabado de una música que no se conseguía, entonces sabías cada respiración y apreciabas esa música de manera súper profunda. Ahora hay tanto, tan fácil, que casi todo se olvida, todo es súper desechable.

Lea también: 'ChocQuibTown estrena videoclip de Pa' Olvidarte, su nueva canción de desamor'.

¿Cómo fue la respuesta al primer sencillo, ‘Play’?

Bien, entre las facilidades de las redes sociales es que puedes ver cuántas personas la escucharon, de qué países y por ahí vimos que ‘Play’ estuvo muy bien, harta gente la escuchó, esperamos que ‘Dúo’ tenga mejor respuesta con ese video tan poderoso, y como ganó en los Grammy es el momento propicio para que la gente la escuche.

¿Qué recorrido sigue ahora?

El 25 de noviembre es el Día Internacional contra la Violencia Hacia la Mujer y tenemos varios toques. El 23 yo voy a estar con mi proyecto solista ‘Ruiseñora’ en Bucaramanga y el 24 en Bogotá en el evento organizado por Alejandra Borrero que hace parte de la campaña contra la violencia de género ‘Ni con el pétalo de una rosa’ en el evento de Alejandra Borrero, habrá un montaje increíble en el que estaremos, y el 25 de noviembre vamos a estar en Palmira.

Proyecto solista

“Yo de vez en cuando por ahí hago mis toques como solista. Mi proyecto personal tiene que ver más con el feminismo, he sacado tres discos solistas”, dice Andrea Echeverry.

“Mi último disco como solista se llama ‘Ruiseñora’, así bauticé mi proyecto. Y esta producción, aunque fue muy independiente y autogestionada, he visto que la escuchan chicas que se sienten bien, acompañadas, poderosas”.

“Mi hija Milagros toma clases de batería y canta súper bonito, pero dice que quiere ser psicóloga”

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad