Escuchar este artículo

Las tragedias que acechan el éxito de John Travolta

Julio 19, 2020 - 07:55 a. m. Por:
Isabel Peláez R.- Reportera de El País

Kelly Preston y John Travolta, actores estadounidenses.

AFP

John Tragedia, así debería llamarse el actor John Travolta debido a una sombra que acecha su éxito, la muerte de dos esposas con cáncer y de un hijo, más sospechas de acoso.

1.Fiebre de baile

El azul profundo de sus ojos y ese hoyuelo inconfundible de su barbilla resultaban tan atractivos para las adolescentes de los años 70 como la forma en que movía su escultural cuerpo de 1,88 metros de altura por una pista de baile.

Dos veces nominado a los premios Oscar, reconocido en los Bafta y por el Sindicato de Actores, ganador del Globo de Oro a mejor actor y bailarín, su vida real parece superar la ficción. Dueño de un avión llamado Jett Clipper Ella, en honor a sus hijos, cuenta con una pista personal de aterrizaje hasta la puerta de su casa y tuvo un baile de cuento de quince minutos con la princesa Diana, en 1985, en un evento benéfico organizado por Ronald Reagan.

Sin embargo, pese al brillo de su fama, no hay que desconocer la sombra amenazante de la tragedia en la vida de este acuariano de 66 años, marcado por la muerte de su hijo de 16 años, el 2 de enero de 2009, en un accidente en la bañera, tras un episodio convulsivo, y la de dos esposas con cáncer, Diana Hyland, al inicio de su carrera, y Kelly Preston, el pasado 12 de julio.

Kelly, actriz de la serie ‘Jerry Maguire’ y esposa de Travolta desde 1991, falleció a los 57 años, víctima de un cáncer de mama con el que llevaba dos años luchando de manera silenciosa. El propio actor reveló la noticia en su Instagram, con un emotivo mensaje: “Peleó con valor y el amor y apoyo de muchos”. Y agradeció el acompañamiento del personal médico y de los más cercanos.

Al sino trágico de Travolta se suman las denuncias de dos masajistas por acoso sexual. En mayo de 2012 un masajista presentó una denuncia contra el actor por acoso sexual. Y un segundo masajista se unió a la demanda, por supuestamente recibir tratos similares. Ambas querellas fueron retiradas por los demandantes.

En septiembre de 2014, Travolta negó las afirmaciones hechas en enero de 2014 por un expiloto, Douglas Gotterba, en las que sostenía que habían mantenido una relación sexual mientras trabajaba para la compañía de aviones de Travolta. Frente a todos los rumores, su esposa Kelly Preston siempre le demostró su total apoyo.

John Joseph Travolta es de ascendencia italiana e irlandesa, hijo de Salvatore Travolta, exjugador de fútbol americano y propietario de una tienda de neumáticos, y de Helen Travolta, actriz y cantante —quien hizo parte de The Sunshine Sisters, grupo vocal de radio antes de convertirse en profesora de inglés—. Nació después de Margaret, Ellen, Annie, Joey y Sammy, el 18 de febrero de 1954, en Englewood, Nueva Jersey, Estados Unidos.

Lo apodaban Bone -hueso- y desde pequeño dio muestras de su talento para la imitación por lo que su padre le construyó una tarima de teatro en la que él y sus hermanos representaban sus obras. Participó en producciones teatrales escolares y protagonizó obras musicales. Se convirtió en bailarín, al tener como profesor de danza al gran Fred Kelly, hermano del actor, coreógrafo y director Gene Kelly. A los 17 años abandonó sus estudios de secundaria en la Dwight Morrow High School, para dedicarse a la actuación, se radicó en Manhattan y debutó en Broadway en 1972 con Rain. Se ganaba la vida con trabajos como cajero de supermercado o como operario de equipaje en una aerolínea.

Alcanzó el estrellato en televisión en 1975 con el personaje de Vinnie Barbarino en la serie ‘Welcome Back, Kotter’, que lo convirtió en un ídolo de las jóvenes estadounidenses.

Perdió su primer casting para una película, El Último Deber, (1973) que ganó Jack Nicholson, pero debutó en el cine ese año en un filme de terror dirigido por Robert Fuest, La Lluvia Del Diablo. Fue en ese rodaje en Durango, México, que Travolta, quien había sido criado en el catolicismo, que leyó el libro Dianética y conoció a la actriz Joan Prather, quien lo introdujo en la Iglesia de la Cienciología, a la que aún pertenece.
Un año después, en la película de televisión El Chico de la Burbuja de Plástico, nació un amor a primera vista con la coprotagonista, Diana Hylan, 20 años mayor que él, quien interpretó a su madre en la ficción y se convirtió en su amante en la vida real y en su primera tragedia, al fallecer de cáncer, en 1977, a sus 41 años.

Antes del suceso trágico, Travolta aceptó la propuesta del productor Robert Stigwood de darle el papel principal del largometraje musical Fiebre de Sábado por la Noche y el protagónico de la adaptación al cine de ‘Grease’, películas que le exigieron un gran entrenamiento vocal y dancístico.

Según el crítico de cine Jaime Ponce, “Fiebre de Sábado por la Noche es uno de los ejemplos más dicientes en cuanto a los migrantes que buscan cumplir sus sueños en Estados Unidos; muchos jóvenes se vieron reflejados en su personaje del bailarín Tony Manero, y siendo Travolta uno de los grandes bailarines de Hollywood, ese rol es inolvidable. Además lo hizo candidato al Oscar por primera vez”. Allí compartió set con su madre y su hermana Ellen, quienes fueron extras. Al año siguiente arrasó en taquilla con el musical ‘Grease’ (Brillantina), en el que también participó Ellen. Marcó un hito en el cine musical, y su personaje, Danny Zuko hizo delirar no solo a Sandra Dee, interpretada por Olivia Newton-John, sino a multitudes.

“El éxito cinematográfico lo atropelló muy joven y este es cruel, puede llegar por azar, por películas que tuvieron buen mercadeo, lo complejo es lo que sigue después, años de ostracismo, de malos papeles, malas decisiones y ciertos conflictos”, dice Juan Carlos Romero, docente del programa de Cine y Comunicación Digital de la Universidad Autónoma de Occidente.

Hizo películas como Impacto, o la secuela de Fiebre de Sábado por la Noche: Staying Alive (con música de los Bee Gees) y Sobreviviendo, dirigida por Sylvester Stallone. Golpeado por la crítica, se alejó del cine y se dedicó a su otra pasión, los aviones. Se convirtió en piloto, graduado en academia. Rechazó papeles que hicieron famosos a Tom Hanks y Richard Gere, en: Chicago, American Gigolo, Apolo 13 y Forrest Gump.

Tras cuatro años sin protagonizar, regresó con Los Expertos, filme en el que conoció a Kelly Preston, exprometida del actor Charlie Sheen. A ella también la ha perseguido la tragedia, perdió a su padre biológico cuando tenía 3 años (murió por ahogamiento) y terminó con Sheen tras un raro incidente en casa con un revólver que se disparó accidentalmente y le hirió el brazo.

Kelly y John se casaron en 1991. Luego llegaron tres éxitos en taquilla, la comedia Mira quién Habla y dos secuelas. Cuenta Ponce que Quentin Tarantino, “sacó al actor del olvido en 1994 al ofrecerle el papel de Vincent Vega en ‘Pulp Fiction’, ganadora en Cannes. Fue un regreso icónico” y un redescubrimiento del Travolta elástico, poderoso e invencible.

“Se reinventa al finalizar los años 90 con esa actuación de ese sicario de origen italiano, que retoma un Travolta con muchas horas de cine encima y malas experiencias —que también forman parte del perfil de un actor—, y tiene una de las fantásticas oportunidades que da Hollywood, que es el relanzamiento. A partir de allí se ha sabido mantener en la cresta de la ola, las elecciones de sus papeles han sido buenas, no ha ganado el Oscar porque sus papeles no le han dado la posibilidad de destacarse a tal nivel. Si bien el cine como industria no le ha reconocido su labor, el público lo tiene como uno de los íconos de Hollywood”, agrega Romero.

Ahora volverá a aislarse de las luces para vivir su duelo: “el amor y la vida de Kelly siempre serán recordados. Voy a tomarme algo de tiempo para estar con mis hijos, que han perdido a su madre, discúlpenme si no tienen noticias sobre mí durante un tiempo”.

2. La muerte, presente

La tragedia ha acompañado la vida de Travolta desde sus inicios en Hollywood. Era un veinteañero a punto de alcanzar la fama con la película ‘Fiebre de sábado por la noche’ cuando enfrentó la pérdida de su primer gran amor a causa del cáncer.

Antes de filmar el hit que lo llevaría al estrellato, el actor trabajó en ‘La Burbuja Plástica’, en la que conoció a Diana Hyland, actriz con una sólida carrera y 18 años mayor que él, lo que no fue un impedimento para que surgiera el amor, pese a la polémica por la que era considerada una inusual relación en esa época.

“Nunca había estado tan enamorado en mi vida... Pensaba que me había enamorado antes, pero no. Desde el momento en que la conocí, me sentí atraído hacia ella. Éramos como dos maniacos conversando todo el tiempo en el set y después de un mes, surgió el romance”, explicó Travolta en una entrevista de 1977.

La historia de amor, sin embargo, solo duró un par de meses, porque dos años antes de conocerse a Diana le diagnosticaron cáncer de seno, por lo que se sometió a una mastectomía. Y mientras Travolta estaba de lleno en la filmación de su famoso protagónico, la enfermedad regresó al cuerpo de su amada de manera agresiva. Él abandonó el rodaje para estar junto a ella. “Sentí cómo se le fue el aliento. Fueron las diez semanas más duras de mi vida”, dijo. Hyland falleció el 27 de marzo de 1977, a los 41 años.

“Le di la mejor de las alegrías durante sus últimos meses. Y siempre siento que ella está conmigo. Me refiero a que sus intenciones siempre están conmigo. Diana siempre quiso todo un mundo para mí, en todas las formas posibles”, comentó en la misma entrevista.

Ahora, la historia se repite. La que fuera su esposa durante 28 años, Kelly Preston, con quien tuvo tres hijos, muere tras dos años de padecer cáncer de mama.

Cuando ellos se casaron, en septiembre de 1991, ella ya tenía dos meses de embarazo de su hijo Jett, quien nació en abril de 1992. En ese momento una nueva sombra opacaría la felicidad de Travolta y su familia. Jett fue diagnosticado con la enfermedad de Kawasaki, que afecta los vasos sanguíneos y puede afectar las arterias coronarias que llevan la sangre al corazón.

En 2000 la pareja le dio la bienvenida a su segunda hija, Elle, pero nueve años después, en unas vacaciones en Bahamas, Jett o Jetty, como le llamaban, sufrió una convulsión, que resultó fatal y falleció a los 16 años, camino al hospital de Nassau. Sus padres, quienes habían ocultado el diagnóstico de autismo de su hijo a la prensa, solo lo comentaron en la corte tras el intento de chantaje de uno de los médicos que le dieron reanimación al joven, en el complejo turístico que tenía la pareja en Bahamas. Les pedía US$25 millones para no contar detalles de la muerte.

Joey, hermano de John, dijo que la pareja nunca aceptó la condición de su hijo porque la Cienciología considera que las enfermedades mentales son sicosomáticas y requieren de sanación espiritual. Pese a las especulaciones, la autopsia confirmó que el episodio convulsivo que tuvo el adolescente fue el causante de su muerte y que mientras se bañaba se golpeó la cabeza y quedó inconsciente. Los padres admitieron que dejaron de suministrarle los medicamentos contra las convulsiones, porque habían perdido eficacia y por temor a efectos secundarios. En entrevista a la BBC, Travolta dijo que tras la pérdida de su hijo, llegó a desear no volver a despertarse, pero que la Cienciología lo levantó.

3. Creencias polémicas

Después de la muerte de Jett, el hijo mayor de Preston y Travolta, circularon historias respecto de la influencia de la Cienciología en el cuidado del joven, pero ninguna fue comprobada.

Sam Domingo, nuera del cantante de ópera Plácido Domingo, quien rompió toda relación con la “secta”, como ella la llama, en una entrevista con el diario británico Daily Mail, señaló que la Cienciología “adoctrina, manipula, amenaza, destruye y chantajea a sus fieles, entre los que destacan Tom Cruise, Jada, la esposa de Will Smith y John Travolta”. Reveló que John intentó resucitar a su hijo tras sufrir convulsiones mientras vacacionaban en Las Bahamas. “Hizo el procedimiento ‘Regresar a la vida’ cuando Jett estaba en la ambulancia; que es cuando le ordenas a Thetan (espíritu en Cienciología) que vuelva a su cuerpo”. dijo Sam Domingo.

“Los cienciólogos creen que cuando alguien muere el espíritu abandona su cuerpo físico y halla otro”, agregó la esposa del hijo de Plácido Domingo, y que “tras la muerte de su hijo, Kelly fue recluida en la sede de la Iglesia en Clearwater, para recibir auditorías. Al tener a Ben, año y medio después, ella y John creían que el espíritu de Jett vivía en el cuerpo de su hermano”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS