Zoraya Mena, la maestra que permitió convertir su casa en biblioteca comunitaria

Zoraya Mena, la maestra que permitió convertir su casa en biblioteca comunitaria

Septiembre 11, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Santiago Cruz Hoyos / Reportero de El País
Zoraya Mena, la maestra que permitió convertir su casa en biblioteca comunitaria

Zoraya Mena, la maestra nacida en Quibdó, Chocó, durante una visita a la Bibliocasa de la Ministra de Cultura. 'Los libros nos permiten pensar nuestra realidad, soñar. Por eso siempre intento que los niños tengan uno a la mano'.

En el barrio Llano Verde, donde las casas son del tamaño del garaje de un carro, una maestra decidió ceder su primer piso para adecuarlo como Bibliocasa comunitaria. El proyecto hace parte de 'Comunidad - es, Arte, Biblioteca y Cultura’', una iniciativa que pretende construir, en toda Colombia, escenarios civiles para la paz.

La casa, de dos pisos, tiene apenas el tamaño del garaje de un carro.  En el segundo nivel viven Zoraya Mena, una maestra nacida en Quibdó, Chocó, y sus dos hijos. En el primero está la cocina, en un rincón. El resto del espacio, del poco espacio, fue cedido por Zoraya para convertirlo en biblioteca comunitaria. Una Bibliocasa.  No hay sala, comedor, nada. Solo libros, el piso de cemento. 

Cuando le comentan que lo que ha hecho es un acto de generosidad hermoso y poco visto en estos días, no tener prácticamente espacio y sin embargo cederlo,  Zoraya se encoge de hombros y responde que eso no tiene nada de extraordinario. Que en realidad es lo más natural del mundo. Lo dice seria. Convencida. 

La casa, la Bibliocasa, está ubicada en el barrio Llano Verde, al oriente de Cali. Al pasar una estrecha avenida se encuentra el basuro de Navarro.    

***

Llano Verde hace parte del programa de viviendas gratuitas que entrega el Gobierno Nacional. En total hay 4319 casas -  48 metros cuadrados cada una -  y en 3521 de ellas viven familias que han sido víctimas del conflicto armado: desplazados, desmovilizados. El resto, 798, son familias reubicadas del jarillón del río Cauca. 

[[nid:575200;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/09/p4gacetasep11-16n1photo01.jpg;left;{En promedio, a la Bibliocasa de Llano Verde asisten unos 700 usuarios, la mayoría niños y jóvenes del barrio.Foto: Oswaldo Páez}]]Si en algo pensaron los que diseñaron el barrio, construido en ladrillo limpio, color tierra, fue en los parques. Llano Verde es un barrio de parques. Pero falta mucho de todo lo demás. El centro de salud se quedó a medio construir; no hay centro cultural para tantos proyectos artísticos que se están desarrollando: pintura, manualidades, música. Tampoco había biblioteca. Así que, cuando le propusieron a Zoraya convertir su casa en una, dijo sin pensárselo que sí. 

***

Edwin Roa Hoyos es músico y coordinador en Cali del proyecto ‘Comunidad - es, Arte, Biblioteca y Cultura’, del Ministerio de Cultura en convenio con el Ministerio de Vivienda y Prosperidad Social. 

Básicamente, dice Edwin, todo  consiste en hacer tejido social, intentar que las comunidades convivan, construir escenarios – civiles- para la paz. Como la Bibliocasa de Zoraya. 

El proyecto está pensado para los beneficiarios de las viviendas de interés prioritario subsidiadas por el Gobierno por una razón: la mayoría son víctimas del conflicto, damnificados de desastres naturales o, como en el caso de algunos en Llano Verde, reubicados del jarillón del río Cauca. No se conocen entre sí, luego, al principio, hay desconfianza. 

Y además, dice Zoraya, barrios como Llano Verde son una representación a escala de Colombia. Hay familias de todos los departamentos,  culturas, y eso genera conflictos, choque de formas de ser, de vivir. 

El barrio, también, dice Edwin, no está exento de la problemática social del resto de buena parte de  la ciudad: los robos, las balas perdidas, la inseguridad. 

Así que reconstruir el tejido social, generar confianza entre vecinos,   reparar a las víctimas de la violencia y ojalá intentar evitar que otros sigan el camino de esa violencia, es prioridad. 

Para lograrlo, el equipo de profesionales que  lidera Edwin hace todos los días, en la Bibliocasa, “jornadas socioculturales”: fomento de la lectura y escritura, talleres de manualidades, alfabetización, estrategias de comunicación como ‘Yo vivo, yo soy llano verde’ para resignificar los espacios del nuevo barrio, sentirse parte de él, darle un nombre a cada parque. Al que está justo frente a la Bibliocasa la comunidad decidió llamarlo parque de la Paz. También está el parque de Los árboles, el del Samán, el del Amor.

Darle un nombre a los  espacios del barrio es empezar a crear sentido de pertenencia por ese  hogar donde, en parte gracias a la Bibliocasa y sus talleres de música, también han surgido tres  grupos: ‘Puntos cardinales’, conformado por jóvenes de diferentes puntos cardinales de Llano Verde,   ‘Llano Rap’ y ‘De los árboles rapper’, niños y jóvenes de entre 10 y 16 años que aman  sobre todo el rock y el Hip – Hop. 

 - La comunidad lo cree y lo dice: aquí los buenos somos más. Por eso todo nuestro trabajo gira  en torno a insistir en la convivencia pacífica y a apoyar los nuevos liderazgos, como el de Zoraya, dice Edwin. 

En todo el Valle del Cauca hay, por cierto,  8 Bibliocasas; además de la de Llano Verde, y la Casa del Desplazado que también está en el barrio,  hay  Bibliocasas en Andalucía, Buga, Guacari, Jamundí, Palmira, Pradera; dos más en Antioquia, dos en Bolívar, 15 en Córdoba, cuatro en el Magdalena, 46 en toda Colombia.   

***

Zoraya dice que por cosas de la vida llegó a Cali, como insinuando  también que no quiere hablar de eso. En cambio se carcajea cuando cuenta porqué se hizo profesora. 

Todo empezó desde niña. Sus padres, que también eran maestros, vivían en el barrio César Conto de Quibdó, junto al colegio Carrasquilla. Como su mamá era de las mejores profesoras de la región, la enviaban  a los mejores colegios. En Mompox estuvo durante 28 años dando clase en el Colegio Nacional Pinillos. 

Después se fue a María La Baja, departamento de Bolívar, colegio Rafael Uribe Uribe. Y ver a su madre preparar las clases era, para Zoraya, todo un ritual. Verla después frente a sus estudiantes era ser testigo de una puesta en escena que se había pensado en casa con un objetivo: que los alumnos entendieran una porción del mundo. Así que cuando grande, se dijo Zoraya, sería como sus papás.

Desde entonces ha dado clases en Cartagena, primero, después en Cali, al principio en el barrio El Vallado. A Zoraya siempre le ha preocupado que educar   sirva para lograr otros cambios, así que además de ser maestra también ha hecho trabajo social. 

En El Vallado montó un comedor comunitario para quien lo necesitara, por ejemplo.  En diciembre organizaba las Novenas y conseguía regalos para que nadie se fuera a quedar sin uno en la noche del 24.  

Cuando llegó a Llano Verde hizo lo mismo. Montó el comedor comunitario, que ahora funciona en las mañanas en la Bibliocasa. Allí también alfabetiza a los abuelos del barrio, se rescatan tradiciones del Pacífico como los arrullos en un programa para madres gestantes, organiza, en la parque de la Paz, que es la extensión natural de la Bibliocasa, picnics literarios.  Todos llevan canastas con algo para compartir, toman uno de los 400 libros de la Bibliocasa, generalmente cuentos  (los títulos han sido donados por diferentes instituciones)   leen algo, lo comentan, se van haciendo, entre todos, amigos. 

- Como maestra, siempre he procurado que mis alumnos tengan un buen libro  a la mano. Con un libro podemos pensar el mundo, nuestra realidad,  pero también soñar con otras posibilidades, dice Zoraya, mientras afuera, en el parque de La Paz,  y un par de días después del anunciado acuerdo entre el Gobierno con las Farc, unos jóvenes tocan guitarra, hay niños que juegan con un lazo, algunos dibujan, unos más leen. El heroísmo de quienes sin tener hacen tanto,   lo dan todo por los demás.  

“En las Bibliocasas las víctimas de la guerra pueden analizar las situaciones  adversas por las que han atravesado como hechos susceptibles de ser resignificados, posibilitando el mejoramiento en la calidad de vida”.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad