El impresionante relato de Emilia Clarke tras dos aneurismas durante Game of Thrones

El impresionante relato de Emilia Clarke tras dos aneurismas durante Game of Thrones

Abril 09, 2019 - 06:40 p.m. Por:
Redacción de El País y agencia EFE 
Las víctimas marcharon por la paz y rechazaron la revictimización. Levantaron sus voces por los líderes sociales asesinados y llevaron flores blancas como símbolo de esperanza en medio de la incertidumbre por el futuro del conflicto armado.

La actriz reveló unas fotográfias de su aspecto físico durante su primera recuperación en el 2011 tras sufrir un derrame cerebral.

Tomada de redes sociales

Hace algunas semanas Emilia Clarcke, una de las actrices principales de la reconocida serie de  HBO, 'Game of thrones', reveló cómo en 2011, sobrevivó a dos aneurismas mientras grababa las primeras temporadas de la serie.

La actriz reveló unas fotográfias de su aspecto físico durante su recuperación cuando tenía 24 años. Además narró su dolorosa recuperación. 

La intérprete de Daenerys Targaryen o 'la mamá de los dragones', relató los intensos momentos a The New Yorker.

La narración se remonta a los inicios de la serie, cuando apenas se emitía la primera temporada. Un mundo nuevo para Emilia, por la presión y el auge de la serie. Para aliviar sus estrés decidió entrenarse en un gimnasio, pero allí sufrió su primer aneurisma. 

"La operación duró tres horas. Cuando desperté, el dolor era insoportable. No tenía idea de dónde estaba. Mi campo de visión estaba constreñido. Había un tubo en mi garganta y estaba reseca y con náuseas. Me sacaron de la UCI después de cuatro días y me dijeron que el gran obstáculo era llegar a la marca de las dos semanas. Si lo hice así con complicaciones mínimas, mis posibilidades de una buena recuperación eran altas", dijo.

En el relato de primera persona, Emilia contó que "una noche, después de haber pasado esa marca crucial, una enfermera me despertó y, como parte de una serie de ejercicios cognitivos, dijo: "¿Cómo te llamas?" Mi nombre completo es Emilia Isobel Euphemia Rose Clarke. Pero ahora no podía recordarlo. En su lugar, palabras sin sentido salieron de mi boca y entré en un pánico ciego. Nunca había experimentado un miedo como ese, una sensación de fatalidad acercándose. Podía ver mi vida por delante, y no valía la pena vivirla. Yo soy actriz. Necesito recordar mis líneas. Ahora no podía recordar mi nombre".

Vea también: Nuevo teaser de 'Game of Thrones' aumentó las especulaciones sobre el final de la serie

"Estaba sufriendo una afección llamada afasia, una consecuencia del trauma que había sufrido mi cerebro. Incluso cuando estaba murmurando tonterías, mi madre me hizo la gran amabilidad de ignorarlo y tratar de convencerme de que estaba perfectamente lúcida. Pero sabía que estaba vacilando. En mis peores momentos, quise desconectar. Le pedí al personal médico que me dejara morir. Mi trabajo, todo mi sueño de lo que sería mi vida, centrado en el lenguaje, en la comunicación. Sin eso, estaba perdido".

Emilia Clarke

"Me enviaron de vuelta a la UCI y, después de aproximadamente una semana, la afasia pasó. Pude hablar sabía mi nombre. Pero también era consciente de que había personas en las camas a mi alrededor que no salían de la UCI. Siempre se me recordaba lo afortunada que era. Un mes después de haber ingresado. Salí del hospital, anhelando un baño y aire fresco. Tenía entrevistas de prensa que hacer y, en cuestión de semanas, estaba programado para volver al set de "Game of Thrones".

Después de ese episodio, Emilia decidió contar a sus jefes la situación por la que pasaba, pero sin ánimo de que esa situación afectara la producción de la serie, ni fuera un tema público.

Después se vinieron la segunda y tercera temporada. Para ella, la segunda fue la peor. "No sabía lo que estaba haciendo Daenerys. Si realmente estoy siendo honesta, cada minuto de cada día pensé que iba a morir", relató. Luego de finalizar la tercera temporada, emprendió otros proyectos en Broadway, Nueva York.

Emilia Clarke

"Mientras todavía estaba en Nueva York para la obra, me hice una exploración cerebral, algo que ahora tenía que hacer con regularidad. El crecimiento en el otro lado de mi cerebro se había duplicado en tamaño, y el médico dijo que debíamos cuidarlo. Me prometieron una operación relativamente simple, más fácil que la última vez. No mucho después, me encontré en una habitación privada de lujosos pantalones en un hospital de Manhattan. Mis padres estaban allí. 'Nos vemos en dos horas', dijo mi madre, y luego fui a la cirugía, otro viaje por la arteria femoral a mi cerebro. No era un problema", dijo.

"Cuando me despertaron, estaba gritando de dolor. El procedimiento había fallado. Tuve una hemorragia masiva y los médicos dejaron en claro que mis posibilidades de sobrevivir eran precarias si no volvían a operar. Esta vez necesitaban acceder a mi cerebro de la manera tradicional, a través de mi cráneo. Y la operación tenía que ocurrir de inmediato".

"La recuperación fue aún más dolorosa de lo que había sido después de la primera cirugía. Parecía que había pasado por una guerra más espantosa que cualquiera que haya experimentado Daenerys. Salí de la operación con un drenaje que salía de mi cabeza. Los bits de mi cráneo habían sido reemplazados por titanio. En estos días, no puedes ver la cicatriz que se curva desde mi cuero cabelludo hasta mi oído, pero al principio no sabía que no sería visible. Y estaba, sobre todo, la preocupación constante por las pérdidas cognitivas o sensoriales. ¿Sería la concentración? ¿Memoria? ¿Visión periférica? Ahora le digo a la gente que lo que me robó es el buen gusto de los hombres. Pero, por supuesto, nada de esto parecía remotamente divertido en ese momento".

"Pasé un mes en el hospital otra vez y en ciertos momentos perdí toda esperanza. No podía mirar a nadie a los ojos. Había una terrible ansiedad, ataques de pánico. Me criaron para nunca decir: "No es justo"; Me enseñaron a recordar que siempre hay alguien que está peor que tú. Pero, pasando por esta experiencia, por segunda vez, toda esperanza retrocedió. Me sentí como un caparazón de mí mismo. Tanto es así que ahora me cuesta mucho recordar esos días oscuros con mucho detalle. Mi mente los ha bloqueado. Pero recuerdo estar convencido de que no iba a vivir. Y, lo que es más, estaba seguro de que saldría la noticia de mi enfermedad. Y así fue, por un momento fugaz. Seis semanas después de la cirugía, el National Enquirer publicó una historia corta. Un reportero me preguntó sobre eso y lo negué", recalcó la actriz.

Emilia Clarke
Emilia Clarke

"Pero ahora, después de guardar silencio durante todos estos años, les estoy diciendo la verdad en su totalidad. Por favor, créeme: sé que no soy la única, que no estoy sola. Innumerables personas han sufrido mucho peor, y sin nada como la atención que tuve tanta suerte de recibir".

"Unas semanas después de la segunda cirugía, fui con algunos otros miembros del elenco a Comic-Con, en San Diego. Los fanáticos de Comic-Con son incondicionales; No quieres decepcionarlos. Había varios miles de personas en la audiencia y, justo antes de que respondiéramos las preguntas, un terrible dolor de cabeza me golpeó. De vuelta vino esa sensación enfermiza de miedo. Pensé, esto es. Mi tiempo se terminó; he engañado a la muerte dos veces y ahora viene a reclamarme. Cuando salí del escenario, mi publicista me miró y me preguntó qué pasaba. Le dije, pero ella dijo que un reportero de MTV estaba esperando una entrevista. Pensé, si me voy, podría ser en la televisión en vivo".

"Pero sobreviví. Sobreviví a MTV y mucho más. En los años transcurridos desde mi segunda cirugía, me he curado más allá de mis esperanzas más irrazonables.  Ahora estoy al cien por cien. Más allá de mi trabajo como actriz, decidí dedicarme a una organización benéfica que ayudé a desarrollar junto con socios en el Reino Unido y los EE. UU. Se llama SameYou , y su objetivo es brindar tratamiento a las personas que se recuperan de lesiones cerebrales y carrera. Siento infinita gratitud a mi madre y mi hermano, a mis médicos. Y enfermeras, a mis amigos. Todos los días, extraño a mi padre, que murió de cáncer en 2016, y nunca puedo agradecerle lo suficiente por sostener mi mano hasta el final".

"Hay algo gratificante, y más allá de la suerte, de llegar al final de "Tronos". Estoy muy feliz de estar aquí para ver el final de esta historia y el comienzo de lo que venga después", finalizó. 

Con 'Game of Thrones', HBO marca así el colofón de unas de sus series de mayor éxito, que llega a su fin con una temporada de 6 capítulos en lugar de los 10 que se habían filmado en las 6 primeras temporadas, aunque son de mayor duración, siendo de 82 minutos el más largo.

Los seguidores van a tener productos de sobra con los que alimentar su fanatismo mientras repasan el complicado argumento del programa antes de la emisión del primer capítulo de la octava temporada el próximo 14 de abril, ya que varias compañías se han subido al tren de la serie.

Desde galletas Oreo con los escudos de los distintos clanes, con las que además se ha conseguido recrear la secuencia de créditos inicial de la serie, hasta huevos de pascua que simulan los embriones de los populares dragones de Daenerys, o botellas de vino y Whiskey de la marca 'Game of Thrones' con un coste de hasta 1.000 dólares.

Según varias páginas web especializadas, la primera temporada, que se emitió en 2011, registraba una media de 2,5 millones de espectadores sólo en EE.UU., una cifra que en la pasada temporada, la séptima, se había multiplicado por cuatro para alcanzar los 10,2 millones.

Lea el testimonio completo en The New Yorker: Una batalla por mi vida

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad