Escuchar este artículo

"Vladimir Popovic hizo jugar bonito al Deportivo Cali": Exjugadores azucareros

Agosto 11, 2020 - 06:28 p. m. Por:
Redacción de El País
vladimir popovic deportivo cali

Vladimir Popovic, extécnico del Deportivo Cali.

Archivo - El País

Un título fue lo único que le faltó a Vladimir Popovic para ponerle el moño a dos brillantes campañas que hizo con el Deportivo Cali en 1985 y 1986.

El técnico serbio, fallecido el lunes a la edad de 85 años y quien ya le había dado al cuadro azucarero una estrella en 1974, montó un equipo que divirtió en todos los estadios del país, poniendo el fútbol con jugadores de depurada técnica y olfato goleador como Bernardo Redín, Carlos el ‘Pibe’ Valderrama, Jorge Aravena, Sergio ‘Checho’ Angulo, Carlos la ‘Gambeta’ Estrada y Armando ‘Piripi’ Osma, entre otros.

Ante el América de Falcioni, Cabañas, Gareca, Willington y Battaglia, eran clásicos cerrados, pero bien jugados para el deleite de los aficionados que abarrotaban el Pascual Guerrero. Duelos que al final generaban el mismo análisis: “el Deportivo Cali puso el fútbol, y América los goles”.

Y con ese estilo los rojos se llevaron los títulos del 85 y 86, y los verdes de Popovic los subtítulos de esas dos temporadas, generando mucha frustración por lo que siempre daba el Cali en la cancha.

“Eso no solo fue una frustración para él, porque el ‘profe’ siempre nos lo dijo, que nosotros merecíamos haber sido campeones en esos dos años. Hicimos todo lo que correspondía en la cancha, pero algunos arbitrajes extraños nos quitaron esa posibilidad y eso a él lo goleó mucho”, asegura el ‘Checho Angulo, uno de los pilares de ese equipo.

El exdelantero tolimense tiene gratos recuerdos de Popovic, ya que lo conoció desde niño.

“Él dirigió al Deportivo Cali en 1974, nos dio el título ese año, y en aquella ocasión yo, siendo muy jovencito, estaba en las divisiones inferiores del Cali. Me acuerdo que era una persona muy seria, con carácter, y gracias a Dios después de varios años lo pude tener como entrenador; diría que más como entrenador, era un amigo, un padre para nosotros, porque siempre se preocupaba de que estuviéramos bien”, señala Angulo.

Contrario a lo que muchos creen, que a ese Cali de Redín, Valderrama y Aravena no había nada que decirle porque jugaban de memoria, Popovic tenía un estilo de juego y en cada partido repartía órdenes.

“Él tenía sus maneras, daba indicaciones y tenía la ventaja de tener al ‘Pecoso’ Castro —que era de la escuela de Bilardo— como asistente y eso también ayudaba bastante; Popovic nos decía cómo tirar centros y cómo defender cuando no tuviéramos la pelota”, expresa Angulo.

Un gran apoyo
Otros jugadores que estuvieron bajo el mando de Popovic reconocen en el fallecido técnico a una persona que los ayudó mucho, incluso en su vida personal.

“Yo estoy muy agradecido con él; desde que llegué al Deportivo Cali, procedente del Once Caldas, se dedicó a potenciarme como futbolista. Guardo los mejores recuerdos por eso, además tenía siempre el interés para que todos triunfáramos, se acercaba y nos preguntaba que cómo estábamos. Era una persona que se preocupaba porque el Deportivo Cali estuviera bien y jugara de la mejor manera, ya que insistía en que debíamos respetar al hincha que pagaba una boleta”, dice Armando ‘Piripi’ Osma.

Señala que “en lo futbolístico, como serbio, enfatizaba mucho en la parte física y técnica; nos inculcó situaciones prácticas como jugar a uno o dos toques y con eso aprendimos a desprendernos del balón muy rápido; nos quitó eso de tener mucho rato la pelota, nos corrigió y con eso hizo que el Cali jugara bonito, además porque tenía a los hombres ideales para ello como el ‘Pibe’ y Redín”.

Disciplina ante todo
Uno de los que puede dar fe de la disciplina de Vladimir Popovic, sobre todo en los entrenamientos del Deportivo Cali, es Fernando ‘Pecoso’ Castro.

El exlateral izquierdo del cuadro azucarero se había retirado recientemente y recibió la buena noticia de que el timonel serbio lo quería como asistente técnico.

“Yo acepté porque vi que era la oportunidad ideal para comenzar mi carrera de técnico y más al lado de una persona como Popovic. Pero un día, en un entrenamiento, yo estaba metido con los jugadores haciendo el famoso ‘bobito’; me tiraba al piso y entraba con todo, como si fuera un jugador más del plantel; hasta que el ‘profe’ me llamó a un lado y me dijo: ‘Fernando, tú ya no ser jugador, tú ser asistente; deja a los jugadores tranquilos, ya tienes que ver el fútbol desde otro lado’. Y desde ese momento me tocó ver el calentamiento del equipo al lado de él”, recuerda el ‘Pecoso’.

Germán ‘Burrito’ González, quien también estuvo bajo el mando de Popovic, recuerda a “un técnico serio, trabajador, disciplinado y amigo de los jugadores; esa fue la base del éxito”.

Y el éxito, de verdad, lo acompañó en su carrera como entrenador en Colombia: salió campeón con Santa Fe en 1971 y tres años más tardes dio la vuelta olímpica con el Cali.

Esa temporada, según registros del Deportivo Cali, el onceno de Popovic jugó 59 partidos, sumó 31 victorias, 20 empates y solo perdió en 8 ocasiones.

Entre tanto, el dato del estadígrafo Luis Arturo Jovel indica que debutó con los azucareros el 17 de febrero 1974, perdiendo 1-0 en casa con el Cúcuta, y su último partido como técnico del Cali fue el 20 octubre de 1989, empate 1-1 con el Pereira.

Una vida deportiva llena de éxitos
Vladimir Vladica Popovic nació el 17 de marzo de 1935 en Zemun, Serbia.

Se inició como futbolista en Estrella Roja. En ese equipo, desde marzo de 1950 hasta junio de 1965, jugó 499 partidos y anotó 39 goles.

Ganó cuatro campeonatos de Yugoslavia (1957, 1959, 1960 y 1964) y tres trofeos de la Copa de Fútbol de Yugoslavia (1958, 1959 y 1964).
Jugó 20 partidos con la camiseta de la selección absoluta de Yugoslavia.

Debutó el 23 de diciembre de 1956 contra Indonesia (5: 1) en Yakarta, y se despidió el 16 de junio de 1965 contra Noruega (0-3) en Oslo.

Fue miembro del equipo en la Copa del Mundo de 1958 en Suecia, pero no jugó. En la Copa del Mundo de Chile en 1962, Yugoslavia ocupó el cuarto lugar, y Vladica Popovic jugó los seis partidos y fue uno de los mejores futbolistas yugoslavos del torneo.

Como jugador, Popovic también jugó en el Stuttgart y terminó su carrera en el Deportivo Canarias de Venezuela.

Comenzó a construir una carrera como entrenador en ese país, donde dirigió al Portuguesa y al Deportivo Italia, y luego se mudó a Colombia y dirigió a Independiente Santa Fe, Atlético Nacional y Deportivo Cali.

En 1991 se convirtió en técnico del Estrella Roja, logrando el título de la Copa Intercontinental luego de vencer 3-0 al Colo Colo de Chile.

Estrella Roja le hará un homenaje mañana en el estadio ‘Rajko Mitic’ y ese mismo día serán las exequias en el Cementerio Nuevo de Belgrado.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS