Deportivo Cali de nuevo tuvo un año para el olvido (análisis)

Deportivo Cali de nuevo tuvo un año para el olvido (análisis)

Noviembre 05, 2018 - 08:55 a.m. Por:
Redacción de El País 
Deportivo Cali

Imágenes del juego entre Deportivo Cali y Patriotas por la Liga Águila del segundo semestre.

Giancarlo Manzano/ El País

Aunque todavía mantiene una pequeñísima posibilidad de clasificar a los ocho mejores de la Liga Águila II, el 2018 del Deportivo Cali, en términos generales, ha sido para el olvido.

Bajo la dirección técnica del uruguayo Gerardo Pelusso, los verdiblancos quedaron eliminados en la fase de cuartos de final en el torneo del primer semestre y en la Copa Suramericana, y lo mismo les ocurrió en la Copa Águila, pero en octavos.

Ahora, en el campeonato del segundo semestre, los azucareros ocupan la décima casilla con 26 puntos y están dependiendo de un milagro para llegar a las finales.

Esta situación tiene en el ojo del huracán a Pelusso y a sus jugadores, que empezaron el año con muchas expectativas.

(Lea también: Bucaramanga vence sobre la hora al Cali y sentencia su suerte en la Liga Colombiana).

Pese a tener una nómina con futbolistas de renombre como Camilo Vargas, Juan Camilo Angulo, Andrés Pérez, Kevin Balanta, Matías Cabrera, Macnelly Torres, Nicolás Benedetti y Pepe Sand, el Cali no pudo encontrar regularidad en una temporada marcada por un fútbol que no convenció a sus hinchas, más que todo en condición de visitante, donde el cuadro verde tuvo un rendimiento bastante pobre.

A falta del juego del próximo fin de semana frente al Pasto, por la última fecha de la Liga, El País hace una radiografía, torneo por torneo, del flojo año del equipo caleño.

La Liga I, con mucha irregularidad

En el torneo colombiano del primer semestre, el Deportivo Cali llegó hasta la ronda de cuartos de final, fase en la que quedó eliminado por Atlético Nacional en Medellín.

Los números del equipo de Pelusso en esta Liga muestran que el Cali fue muy irregular.

Disputó un total de 21 partidos, de los cuales ganó 10, perdió 9 y empató 2. El rendimiento fue del 50,7 %, producto de 32 puntos cosechados de 63 en juego.

Pese a esto, el Cali fue uno de los equipos más goleadores del torneo con 27 tantos y también uno de los más sólidos en defensa, con solo 19 anotaciones en contra.

La campaña en casa también fue buena, puesto que los verdes solo cedieron cuatro puntos, sin embargo, el rendimiento como visitantes sí fue muy malo, con solo dos partidos ganados (Tolima y Patriotas) y ocho derrotas.

La Copa Águila, el torneo más flojo

Por estar disputando un torneo internacional (la Copa Suramericana) Deportivo Cali comenzó su participación en la Copa Águila desde la ronda de octavos de final, fase en la cual quedó eliminado en dos partidos a manos de Equidad.

El técnico Pelusso no le dio mucha prioridad a este certamen que otorga cupo a Libertadores, y por eso, tanto en el juego de ida como en el de vuelta frente a los bogotanos, utilizó nóminas alternativas.

En el primer partido, disputado en Palmaseca, Equidad se llevó un triunfo por 2-0. En este encuentro, Cali utilizó a jugadores como Pablo Mina, Daniel Giraldo, Cristian Rivera y Macnelly Torres.

Ya para el cotejo de vuelta, los verdes utilizaron un plantel lleno de juveniles, que no pudieron darle vuelta a la historia. Los capitalinos se impusieron por 1-0.

La Suramericana, una ilusión perdida

Desde que empezó el año, estaba claro que la gran apuesta del Cali iba a ser salir campeón de la Copa Suramericana; sin embargo, el objetivo no se pudo cumplir, porque los verdes quedaron eliminados en cuartos de final al caer en casa por 2-1 frente a Independiente Santa Fe.

Este fue el torneo en el que el Cali tuvo mejor porcentaje de rendimiento (54,1 %), producto de cuatro partidos ganados, tres perdidos y uno empatado.

En su camino hacia cuartos de final, el equipo vallecaucano dejó en el camino a rivales como Danubio de Uruguay, Bolívar de La Paz de Bolivia y Liga de Quito de Ecuador.

Ya en la confrontación frente a Santa Fe, el equipo de Pelusso logró un valioso empate en la ida en Bogotá (1-1) pero en la vuelta, dos graves errores defensivos le permitieron a los cardenales darle un duro golpe al Cali y eliminarlo.

La Liga II, con una pequeña posibilidad

En la Liga del segundo semestre, los azucareros parecen enfilados a un nuevo fracaso. Solo un milagro los salvará de una inminente eliminación.
Luego de la derrota del sábado frente al Bucaramanga, el Cali se quedó en la décima casilla de la tabla con 26 puntos, y para aspirar a entrar a los ocho no solo tendrá que vencer al Pasto el próximo fin de semana, sino que deberá esperar que Nacional pierda hoy con Equidad y que, en la fecha final, los verdolagas vuelvan a perder, al igual que Santa Fe y Rionegro Águilas.

(Lea también: Estas son las cuentas que todavía hace el Cali para mantenerse vivo en la Liga Colombiana).

Cali llegó a esta situación porque su rendimiento en este torneo ha sido muy flojo: 7 partidos ganados, 6 perdidos y 5 empatados.
Además, los de Pelusso solamente han marcado 18 goles, un promedio de solo un tanto por partido. El equipo también perdió puntos clave como local.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad