La final de la Copa Libertadores entre Boca Juniors-River Plate, vista desde otro ángulo

La final de la Copa Libertadores entre Boca Juniors-River Plate, vista desde otro ángulo

Noviembre 04, 2018 - 09:36 a.m. Por:
Daniel Molina y Alejandro Cabra H. - Reporteros de El País
fabian vargas jairo patiño

Fabián Vargas (izq.), exjugador de Boca y Jairo Patiño, exvolante de River Plate.

Diseño: El País

River Plate y Boca Juniors se enfrentarán, a partir del próximo sábado, en la que será quizá una de las finales más emocionantes de la historia de la Copa Libertadores.

En ella estarán puestos los ojos del mundo, pues para muchos en este doble enfrentamiento está en juego mucho más que el título más importante del fútbol suramericano.

A propósito de esto, El País dialogó con Fabián Vargas y Jairo el ‘Viejo’ Patiño, quienes vistieron los colores de Boca y River, respectivamente.

Vargas tuvo dos etapas en el equipo ‘Xeneize’ (2003-2006 y 2007-2009) y justamente, en la primera vivió en carne propia un superclásico copero, en las semifinales de la edición del 2004.

En esa oportunidad, Boca eliminó a River en penales, en una serie en la que Vargas terminó expulsado pero con el dulce sabor de la clasificación.
Un sabor similar al de los nueve títulos que ganó con este equipo.

Por el otro lado, Patiño estuvo en dos temporadas en River, entre el 2004 y el 2006. No eran buenos tiempos para la banda, pero el ‘viejo’ se las ingenió para marcar diferencia.

Te puede interesar: Conmebol ratifica a River en final y sanciona con cuatro partidos a Marcelo Gallardo

A continuación, relato de dos ‘hinchas’ que ya viven el clásico.

"Aquí se juega el honor": Fabián Vargas

Boca viene de superar en las semifinales a Palmeiras, siendo mejor. Eso lo hace llegar muy bien, porque usó distintas alternativas para vencer al rival.

No obstante, los dos llegan en un muy buen nivel, es un duelo histórico que para uno que pudo vestir la camiseta de Boca es distinto, le gustaría estar ahí viviéndolo.

Creo que, aunque River ha ganado los dos últimos enfrentamientos, Boca llega a esta final con una curva de rendimiento mejor que para esos partidos.

Recuperó a un goleador como Benedetto, que si bien no ha sido titular, los minutos que ha entrado ha hecho la diferencia.

Asimismo, ha encontrado un impulso en el rendimiento de los colombianos. Wilmar Barrios es un bastión del mediocampo y tiene lo que caracteriza a un jugador ‘xeneize’: ser aguerrido.

Sebastián Villa se ha ganado su lugar a pulso, los minutos que ha entrado ha hecho la diferencia. Pavón no estaba en su mejor momento futbolístico y Villa aprovechó eso para mostrar su desequilibrio y velocidad.

Sin embargo, no sé si los jugadores que están actualmente en Boca puedan soportar el peso de esos últimos clásicos de Liga y de Supercopa argentina, que ganó River. Ojalá que sí por todo lo que se juega.

Acá no hablamos solo del título de la Copa, el más prestigioso del continente, hablamos del honor del equipo. Se trata de que el que pierda va a ser hijo del otro por el resto de la vida.

Los superclásicos que más recuerdo son los de la serie de semifinales de Copa Libertadores de 2004, cuando logramos clasificar por penales en el Monumental.

El de ida fue un partido disputado y con muchos problemas disciplinarios, con expulsiones a Raúl Cascini en Boca y a Marcelo Gallardo, en River.

A mí me expulsaron en el de vuelta, me puse a llorar todo el segundo tiempo porque sentía que si quedábamos eliminados iba a ser culpa mía y me tenía que ir. Apenas llevaba un año en el equipo.

Sentí un alivio al clasificar por penales y ahora puedo recordar el silencio atroz del Monumental. Ese clásico es uno de los más recordados, pero este lo va a superar.

En esta ocasión los dos técnicos saben qué se están jugando. El Superclásico es único porque se empieza a jugar dos semanas antes y la hinchada te perdona todo menos que pierdas este partido. Toda la semana se habla de cómo lo vas a afrontar y qué debes hacer.

Lea además: La final de la Copa Libertadores entre Boca y River tendrá sabor a 'café bien cargado'

Datos
Fabián Vargas lamentó lo que sucede actualmente con Edwin Cardona en Boca. “No ha podido acoplarse y no creo que juegue más”, aseguró.

La Conmebol confirmó las fechas de la final de la Copa Libertadores: serán los sábados 10 de noviembre, en la cancha de Boca, y 24 del mismo mes, en el Monumental de River.

Los partidos se disputarán desde las 2:00 de la tarde hora de Colombia y tendrán transmisión por el canal Fox Sports.

River nunca ha derrotado a Boca en la Bombonera por Copa Libertadores. Han sido doce partidos, con siete victorias para el ‘Xeneize’ y cinco empates.

Boca ha derrotado a River en tres ocasiones en el Monumental por la máxima competición continental (1970, 1978 y 1991). 

"Será una final fuera de serie": Jairo Patiño


​A la final llega un River fuerte, que además tiene una mística copera que lo acompaña para jugar esta serie histórica.

Solo espero que el entorno y el escenario estén a la altura de una final de Copa Libertadores y de un ‘Superclásico’. Vamos a disfrutar de grandes juegos.

Obviamente, voy por River, le hice fuerza ante Gremio y creo que haber conseguido el resultado en Brasil ante el actual campeón lo pone como favorito.

Además, se destaca por la gran condición técnica de sus jugadores, toca muy bien la pelota y tiene una gran dinámica de posesión. Eso se puede imponer ante un Boca más físico.

Juan Fernando Quintero y Rafael Santos Borré son jugadores inteligentes, responsables, que supieron asumir el compromiso de jugar en River y se adaptaron con Gallardo para ser indispensables.

Lo que ellos hacen ha sido clave para llegar adonde están ahora y también es importante porque me hace visualizar muchos recuerdos que tengo del par de años que viví en la ‘Banda’.

Allá pasé años muy importantes a nivel familiar, social y deportivo. River es una institución muy importante, un mundo aparte en el fútbol argentino y vestir su camiseta es algo indescriptible. Solo puedo emocionarme al imaginar todo lo que se vivirá en los días previos a ambos partidos.

Los ‘superclásicos’ son partidos especiales, diferentes, en los que juega la rivalidad y la historia de los dos. Además, el presente deportivo se pone en juego.

Si pensamos que en esta ocasión se trata de una final de Libertadores, entenderemos que será épico, fuera de serie.

Lo que más recuerdo son los ‘banderazos’ previos al partido. En la semana, los hinchas nos acompañaban a los entrenamientos, nos seguían hacia el estadio.

Hacíamos una fiesta, picábamos papel, usábamos gorros, mientras ellos tocaban el redoblante. Todos coreábamos los cánticos.

Ver el Monumental y la Bombonera llenos a reventar es inigualable. Es cierto que se suelen dar más patadas en estos partidos porque la tensión está más elevada para defender la camiseta y se busca obtener el resultado positivo jugando como sea.

Si los clásicos en Liga son duros, ahora en la final de Copa van a ser históricos. Si gana River, no perderé la oportunidad de saludar a mis amigos boquenses.

Lea también: Definidas las fechas para la gran final de la Copa Libertadores

Datos
Para Patiño, esta es una gran oportunidad para valorar que los futbolistas colombianos están en instancias definitivas.

Una victoria 4-3 de River sobre Boca en la primera fase de la Copa Libertadores de 1991, representa el partido con más goles de ambos equipos por dicha competición.

La última serie de Libertadores disputada entre ambos equipos no se terminó por ataques con gas pimienta de la barra de Boca a los jugadores de River.

Fue en 2015, cuando River obtuvo su tercera Copa Libertadores, ante Tigres de México.

Las dos primeras se las ganó al América de Cali, en 1986 y 1996. La última Copa de Boca se remonta al año 2007, tras vencer a Gremio en la final. Tiene seis.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad