¿Qué pasa con la seguridad en los estadios del fútbol colombiano?

Escuchar este artículo

¿Qué pasa con la seguridad en los estadios del fútbol colombiano? 

Septiembre 29, 2019 - 12:01 a. m. Por:
Redacción de El País
Hinchas Medellín

Preocupa la violencia en los estadios del fútbol colombiano.

Una escena bochornosa. El sábado pasado, cuando se acababa un partidazo entre Medellín y Millonarios por la Liga Águila, una navaja cayó al campo luego de ser lanzada por un individuo identificado como Juan David Ortiz, quien estaba ubicado en la planta baja de la tribuna norte.

Las cámaras de televisión tomaron el desconcertado rostro del volante azul Macálister Silva, quien por fortuna no fue afectado por el arma blanca.

La imagen de la navaja en medio del césped no tardó en causar indignación en las redes sociales y en los medios de comunicación, avivando una polémica nada nueva, la de la seguridad en los estadios en Colombia.

Lea también: Hincha del Bucaramanga murió al caerse desde la tribuna sur del estadio Alfonso López

Este mismo año, también en Medellín, circuló un video donde hinchas del ‘Poderoso’ de la montaña aparecen peleando entre ellos con machetes. ¿Por qué no hay solución?

Medidas que no ayudan

Ortiz, el agresor identificado gracias a las cámaras de seguridad del Atanasio, fue encontrado por la policía en la comuna 13 de la capital paisa, pero pocas horas después fue dejado en libertad por la falta de una denuncia formal.

Paralelo a eso, la Dimayor emitió un comunicado en el que sanciona al DIM por “conducta impropia de sus hinchas”, castigando al club con cerrarle durante dos fechas la planta baja de la tribuna norte.

Para Mauricio Parodi, excongresista que ideó la Ley 1445 del 2011 que buscaba regular la transformación de los clubes de fútbol en Sociedades Anónimas, este tipo de sanciones impuestas por el ente que regula al fútbol colombiano son “equivocadas”.

Según Parodi, sancionar por dos fechas una tribuna no tiene sentido porque “es un inmueble inerte. Los hinchas que asisten regularmente allí seguirán entrenado al estadio porque solo tienen que cambiar de tribuna y ya”.

El excongresista aseguró que lo que se debe hacer es “identificar a los agresores y sancionarlos de acuerdo con la norma”.

Parodi, además, sostiene que la problemática de las barras tiene que ver con cuatro puntos clave: “la falta de una infraestructura adecuada en los estadios, el poco control que hay al interior de las propias barras, el trasfondo social y, finalmente, el proyecto de la carnetización, que hasta el momento no se ha llevado a cabo”.

Para Parodi, el segundo punto es uno de los más graves.
“Se conoce que al interior de las barras pasan muchas cosas, como por ejemplo que tienen negocios ilícitos. En ese sentido les ha faltado autocontrol para identificar a esos individuos que le hacen daño al fútbol”, precisó.

Carlos González Puche, representante de la Agremiación Colombiana de Futbolistas, está de acuerdo con lo expresado por Mauricio Parodi, manifestando que las sanciones para con las personas que cometan actos vandálicos deben ser más fuertes.

“Aquí el tema no es que hayan castigado mucho o poco al Medellín, lo que sucede es que periódicamente se están presentando hechos que atentan contra la vida e integridad de los jugadores y no hay sanciones penales para los victimarios”, aseguró.

Otro asunto para analizar, según Alirio Amaya, experto en temas de seguridad y convivencia en el fútbol, es el tema de los protocolos para proteger la integridad de los futbolistas y de los aficionados en los estadios.

“Desde que salió el Decreto 1717 del 2010, todos los estadios del país deben elaborar un protocolo de seguridad que se debe renovar cada seis meses. Entonces valdría la pena que empezáramos a preguntar cuáles son los escenarios que están cumpliendo con eso y cuáles no. Esa es la base para tener medidas preventivas que contrarresten a los violentos”, puntualizó.

¿Y la carnetización?

El caso de la navaja en el campo también hizo que volviera a nombrarse el tema de la carnetización de los hinchas, una iniciativa que inició en el 2017, pero que no se ha podido cristalizar.

Múltiples hinchas pagaron cerca de 12.000 pesos para sacar su carnet de aficionados, pero el documento hoy en día no es exigido en la entrada de los estadios.

Para Jorge Enrique Vélez, presidente de la Dimayor, la responsabilidad de que este proyecto no marche dos años después de su inicio es del Gobierno, que no ha puesto la tecnología que se necesita en el ingreso de los escenarios deportivos.

“La ley decía que debíamos enrolar a los hinchas, que había que sacar un carnet y el estado colocaría los dispositivos de identificación. Nosotros hicimos el enrolamiento con 255.000 personas, pero de nada sirve tener un carnet cuando no hay equipos tecnológicos para leerlos y en eso fue el Estado el que no cumplió”, aseguró Vélez al programa El Alargue de Caracol Radio.

Pasan los torneos y el asunto de la seguridad en los estadios parece no tener solución. Tampoco un doliente claro.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad