¡No paran las polémicas! El arbitraje y el VAR, en fuera de lugar en Colombia

Julio 26, 2021 - 04:36 p. m. 2021-07-26 Por:
Redacción de El País
VAR

El árbitro Mario Herrera revisó el VAR y echó para atrás su decisión sobre un penal para Millonarios.

Foto: Dimayor / El País

Apenas han transcurrido dos fechas de la Liga colombiana y el pito vuelve a ser más noticia que la pelota misma.

Los arbitrajes de Jhon Alexánder Ospina en el juego entre Deportivo Cali y Medellín, Carlos Ortega en el partido Nacional Vs. Tolima y Éder Enrique Vergara en el encuentro de Bucaramanga y Santa Fe, con la complicidad del VAR, fueron duramente cuestionados por la afición.

“Yo no veo que sea algo contra el Deportivo Cali, otras veces nos han favorecido, incluso el lanzamiento desde el punto penal (atajado por Guillermo De Amores) debió repetirse. Lo grave es la inoperancia, impericia y falta de sentido común de los árbitros en la cancha y el VAR”, opinó el exjugador azucarero Armando Carrillo.

Ricardo Cobo, exalcalde e hincha verdiblanco, afirmó que “el fútbol colombiano pierde cada día más credibilidad por culpa de los pésimos arbitrajes, situación que exacerba para mal el espectáculo. Los árbitros en Colombia son una vergüenza, hacen lo que les viene en gana”.

El País realizó este cara a cara entre Rafael Sanabria, exárbitro Fifa y hoy analista, y Nicolás Samper, periodista de Espn, quienes tienen conceptos contrarios en el uso del VAR.

“Hay que usar el VAR sin que sea invasivo”: Rafael Sanabria
Siempre va a haber errores y discusiones, y sobre todo cuando el VAR no se ha terminado de consolidar. Hoy en día la gente prefiere que el partido no tenga este tipo de asistencia, porque la sensación es que cuando hay VAR, hay más errores.

La jugada del arquero Aldaír Quintana y el jugador del Tolima estuvo bien invalidada, pero la gente se confunde mucho porque no conoce bien el reglamento. Cuando un arquero tiene la pelota en las manos, no se le puede impedir el saque voluntaria o involuntariamente.

En la anulación del gol del Cali hay como cuatro sujeciones, el árbitro permitió una cantidad de cosas, entonces cuando al VAR le da por encontrar algo, pues lo encuentra, para invalidar o para legalizar.

El VAR llegó y se volvió invasivo. Lamentablemente, la forma como lo introdujeron no es adecuada. Al árbitro que está en la cancha le habla todo el mundo desde el VAR, le hablan los jugadores, le gritan desde el banco, entonces es fácil generar confusiones. Y en un partido puede haber mil situaciones que exigen revisión, pero ello desnaturaliza el fútbol.

Lo que yo considero es que el VAR debe existir, pero para cosas puntuales, no para todo aquello que los hombres del VAR quieran o en lo que el árbitro pida ayuda. Esto no es el fútbol. El fútbol es lo que el árbitro ve en el momento, gracias a sus conceptos y su buena ubicación, pero cuando los jugadores no pueden celebrar un gol en el instante, sino que tienen que esperar la legalización del VAR, pues se pierde la esencia del fútbol.

Hay que usar el VAR sin que sea invasivo, que haya solo una revisión para cada equipo en cada uno de los dos tiempos. Y punto. Lo demás, que suceda. Y dentro del VAR hay seis personas, demasiado gasto para algo que no funciona. Lo que hay que hacer es optimizar su uso, que el árbitro tenga su pantalla en el campo, que una persona le manipule el video y que solo se revise cuando el equipo lo pida, una vez por tiempo.

Sin embargo, será muy difícil que la Fifa, las confederaciones o las federaciones implementen lo que digo, porque el VAR es un negocio con unas empresas poderosas de tecnología que cobraban, en un principio, 40.000 dólares por partido, no sé si ya ha bajado el precio. El fútbol es un negocio y atrae más negocios. Apliquemos el modelo de la Liga Premier, ellos son efectivos, optimizan su uso.

“El VAR es un detector de minucias”: Nicolás Samper
​Todos los días hablamos más de arbitraje que de fútbol y uno de los causantes de eso es el VAR, que se convirtió en una especie de detector de minucias. Una especie de detector de metales en la playa, que serviría para encontrar monedas, pero lo que encuentra es pedazos de lata y todo aquello que no tiene nada que ver.

El VAR y los árbitros han demostrado que su criterio para la minucia habla de lo poco que conocen el juego. No es posible que por cada fecha de la Liga haya tres o cuatro cuestionamientos por juego de acuerdo con todo lo que ha revisado el VAR. Es absurdo, quitan todo el espíritu del fútbol, lo dañan.

El reglamento arbitral, hoy por hoy, no está hecho para el VAR y ese ya es un serio problema. Cuando el VAR llegó, debió adaptarse al reglamento, no el reglamento al VAR. Si hablamos de los fuera de lugar donde el tache de un guayo está adelantado y la regla lo permite, pues más allá de los reclamos y lo poco lógico que nos parezca, la ley lo avala.

Los árbitros son amantes de la ley, no del juego. Conozco pocos que sean más partidarios del espectáculo que de la ley. Entonces, hoy son juzgadas situaciones que anteriormente no entraban ni siquiera en discusión. El reglamento sugiere que si la jugada es apretada, pues se determine el gol para buscar juego más ofensivo, pero con el VAR es al contrario. Hoy, el fútbol es un contrato de letra menuda, donde cada cinco minutos aparece algo en esas cláusulas que friega el negocio.

Lo ideal sería volver al fútbol que siempre hemos visto, sin VAR, pero ya sabiendo que eso es imposible, porque este es un negocio tan grande que no se puede desmontar. Lo que hay que buscar es que los árbitros sean capaces, pero su incapacidad es lo que más abunda, porque están más apegados a la ley que al juego y, de esta manera, va a ser muy difícil.

En Inglaterra el VAR se demora, máximo, 60 segundos, no hay retrasos, minutos de espera, incertidumbre entre si hubo gol o no. La Liga Premier ha sido la que mejor ha sabido adaptarse a esa tecnología y, por eso, los árbitros propenden por que el juego sea más fluido, lo cual no implica que se incumpla la ley. Pero ese criterio arbitral en Colombia no lo tenemos. Tenemos es un criterio leguleyo de hacer cumplir la ley a rajatabla, así se cumpla mal, como pasó, por ejemplo, en el juego del Cali Vs. Medellín. Una vergüenza.

Tres (3) meses de acceso ilimitado por $4.700. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS