Las 'injusticias' que tiene el VAR en Colombia (Opinión)

Noviembre 01, 2020 - 08:14 a. m. 2020-11-01 Por:
César Polanía - Editor de Afición
VAR

Videoarbitraje en Colombia,

Dimayor / El País

El VAR apareció en el fútbol para hacer justicia. Pero hay quienes lo manejan con injusticia. Sucede en Colombia, donde la implementación de la ayuda tecnológica para los árbitros ha sido una ‘VARgüenza’.

Partamos de un hecho para argumentar la injusticia de la que hablo. Solo dos partidos, por fecha, tienen uso del VAR en la Liga colombiana. Ahí, de entrada, ya se pierde el equilibrio. Como dice el dicho, “todos en la cama, o todos en el suelo”. La justicia debe ser pareja, para todos los partidos y los clubes, porque, entonces, los resultados de dos juegos —solo dos juegos— terminan siendo, supuestamente, justos. Y los de los otros ocho, injustos.

Entiendo las sanas intenciones de la Dimayor al arrancar la implementación de la tecnología paso a paso, sustentada esta decisión en los costos de la operación del VAR y la carencia de las condiciones ideales para su uso en algunos estadios. Pero no puede ser que cada fecha cuatro equipos coman torta y los otros 16 se queden sin probarla.

Le puede interesar: Tolima se llevó los puntos y el invicto del Deportivo Cali tras derrotarlo en Palmaseca

Más grave que eso son las escandalosas fallas que están cometiendo quienes operan el VAR y quienes toman la última decisión, es decir, los jueces centrales de los partidos. Hay quienes dicen que el VAR no sirve. Error. Los que no sirven son quienes lo interpretan para tomar las decisiones. De nada sirven ocho cámaras y ocho pantallas que muestran reiteradamente la acción en duda, si quienes tienen la última palabra desvirtúan lo que exponen las imágenes. Errores groseros han abundado en esta Liga.

Dicen algunos que es urgente profesionalizar a los árbitros. Estoy de acuerdo, hay que dignificar su oficio para exigirles más, pero eso va por otro lado. Ninguno de nosotros necesita ser árbitro profesional para deducir que una mano como la de Andrés Pérez contra el Cali, para citar solo un ejemplo, es penal hasta sin necesidad de verlo por el VAR.

Hay que agregar, a estos males, que muchos jugadores —tramposos, deshonestos— están jugando para el VAR. Cualquier contacto con el rival —en un deporte que es claramente de contacto— lo exageran porque saben que las cámaras magnificarán las supuestas faltas.

Urgen los correctivos, porque, de lo contrario, estamos botando millones y millones y millones de pesos a la basura. Dimayor, no más ‘VARgüenzas’.

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS