¡El camino de la reina! La escalera a la élite de Caterine Ibargüen

¡El camino de la reina! La escalera a la élite de Caterine Ibargüen

Diciembre 04, 2018 - 11:55 p.m. Por:
Redacción de El País
Caterine Ibarguen

Caterine Ibargüen, atleta antioqueña.

Efe / El País

De salto en salto y de victoria en victoria. Así fue el año de Caterine Ibargüen. A sus 34 años, lejos de estar ‘oxidada’ o cerca del retiro, recibió este martes una de las distinciones más importantes en la historia del deporte colombiano: Mejor Atleta del 2018.

Ese premio, otorgado por la Federación Internacional de Atletismo (Iaff), lo ganó a pulso, tras sus grandes participaciones en salto triple y salto largo durante el 2018.

La oriunda de Apartadó había mencionado en días pasados que era una de las favoritas al premio por cuenta de haber añadido a sus logros en salto triple (su especialidad), los de salto largo.

Gustavo Chará, exDeportivo Cali, elegido el mejor extranjero de la Liga de Panamá

Y se animó a volver a trabajar en esta última modalidad porque pensó que en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla había que hacer respetar la casa.

El resultado de esta apuesta no pudo ser mejor: campeona de la Liga de Diamante en las dos especialidades, con solo 24 horas de diferencia, y campeona Centroamericana y del Caribe también en sendas modalidades.

Si bien parecía como un año de transición previo a los Juegos Olímpicos de Tokio, Caterine lo aprovechó para regresar a la élite internacional.
Sin Mundial en el calendario, la Liga Diamante apareció como su principal reto. Por eso ganó las cuatro paradas del año, en Shanghái, Oslo, Rabat y París ( así como la gran final de Zúrich), para ganar su Diamante habitual, el del triple salto.

Pero también se animó al salto largo y al día siguiente viajó a Bruselas para disputar la final de salto de longitud, en la que no era favorita, pero ganó.

Lea también: Caterine Ibargüen es elegida como la número uno del atletismo mundial

Su salto fue de 6,8 metros y conquistó su segundo diamante en una misma temporada.

Los premios adicionales a su excelente preparación fueron el invicto en las ocho competiciones del año en salto triple y el récord centroamericano en la misma modalidad (14, 92 metros).

Eso la hacía favorita al premio y lo sobrellevó, como siempre, con una espléndida sonrisa en su rostro.

“Un sinnúmero de colombianos”, como ella misma los catalogó, se volcaron a las redes sociales y al sitio web de la Iaaf para votar por su heroína deportiva, que parecía merecer con creces la distinción a la mejor del año.

Seguramente no fueron solo votos colombianos, sino de todo aquel que se identifique con esa imponente negra llena de carisma que le roba el cariño a miles de admiradores del deporte.

Los "tiempos perfectos de Dios" en la vida de Caterine Ibargüen

Y sí, no hay dudas, Caterine es la mejor atleta del 2018. Le entregó, desde Mónaco, una de las noches más gloriosas a su carrera, al atletismo y al deporte colombiano.

De paso, obtuvo un galardón que le era esquivo a Latinoamérica desde hacía 29 años, cuando la ochocentista cubana Ana Quirot lo recibió en 1989.

Campeona mundial

Dos veces ha saboreado el título mundial de salto triple la oriunda de Apartadó. Fue campeona en Moscú 2013 y en Pekín 2015. Su récord actual personal lo consiguió en el medio de esos logros, en 2014, en Mónaco (15,31 m).

Además, fue subcampeona en la edición mundial de Londres, el año pasado, tras caer ante la venezolana Yulimar Rojas, a la que venció en los Olímpicos de Río.

También obtuvo un bronce en la versión de Daegu, Corea, en 2013, además del doble título (salto triple y de longitud) en el Mundial Júnior de Atletismo de Guayaquil, Ecuador, en 2003.

Caterine Ibargüen

Caterine Ibargüen, campeona mundial.

EFE / El País

El oro olímpico

A sus 32 años, un salto de 15, 17 metros le dio a Caterine el oro olímpico en Río 2016, un cuatrenio después de haber logrado la plata en Londres 2012, detrás de la atleta kazaja Olga Ripakova.

Ese segundo puesto en las justas inglesas la impulsó al mejor momento de su carrera. A partid de ahí encadenó 33 victorias que la hicieron la mejor del mundo en el salto triple, condición que confirmó en su propio continente. El 14 de agosto de 2016 se inmortalizó para el atletismo mundial al superar a la venezolana Yulimar Rojas (plata) y a Ripakova (bronce) en Río.

Caterine Ibargüen

Caterine Ibargüen, oro olímpico.

EFE / El País

Otros logros

Por muchos años, Caterine combinó sus destrezas en el salto triple con las que tenía en la disciplina de salto alto.

Eso le valió acumular glorias en todo el ciclo olímpico. Un doble oro bolivariano en 2005, en Armenia, le abrió la puerta a una senda victoriosa que aún no para. Fue campeona suramericana en salto alto en 2005 y 2007. Luego, se consagró, en salto triple y alto, en los Suramericanos y Bolivarianos de 2009.

En 2014, llegó por fin el oro centroamericano en salto triple. En 2015 consiguió su primer oro panamericano y, en 2018, se animó con el salto largo y Barranquilla la vio ‘bañarse’ doblemente en oro centroamericano

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad