Kevin Quintero sigue 'pedaleando' para llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Escuchar este artículo

Kevin Quintero sigue 'pedaleando' para llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Febrero 01, 2020 - 05:56 p. m. Por:
Alejandro Cabfa Hernández, reportero de El País
Kevin Quintero

Kevin Quintero, pedalista colombiano.

Colprensa / El País

Tres medallas en los Juegos Panamericanos (una de oro, otra de plata y la restante de bronce), el título en los Juegos Nacionales, un oro en la Copa Mundo de Brisbane (Australia) y una plata en la reciente de Milton (Canadá) son los pergaminos con los que Kevin Quintero, palmirano de 21 años, se presenta como una importante promesa del ciclismo de pista mundial.

Quintero, radicado en Medellín hace un par de años, tiene como especialidad la prueba del keirin —en la cual se recorre una distancia de 1.5 kilómetros y los ciclistas persiguen a un vehículo motorizado hasta que falten tres vueltas— y está muy cerca de asegurarse el cupo en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Por ahora, Kevin ultima detalles para su participación en el Campeonato Mundial de Alemania, a disputarse entre el 26 de febrero y 1 de marzo.

Ese evento cierra el ciclo olímpico y Quintero buscará, junto a Santiago Ramírez, ondear la bandera de Colombia en lo más alto del podio.

¿Qué objetivo se plantea para este campeonato mundial?
Tengo expectativas muy altas. Voy a dar lo mejor, porque el proceso va muy bien y allá llegaré en la mejor forma deportiva de mi carrera. Va a estar la cosa muy interesante. Después de que tenga número y casco hay posibilidades para todos y es cuestión de saber correr.

¿Qué tanto le falta para asegurar su presencia en Tokio, su meta real?
Vengo con un proceso ascendente. Faltan más o menos 250 puntos en el escalafón olímpico. En este momento somos el país que está en el puesto ocho y se clasifican siete países. Estamos a 150 puntos del séptimo. En el Mundial al primero le dan 1500 puntos y así sucesivamente, así que lo que nos falta es muy poquito.

¿Cómo explica el hecho de que estar en Tokio no depende solo de usted, sino también del rendimiento de sus compañeros en Selección Colombia?
Uno le abre cupo al país. No abre cupo para Kevin. Ahora sumamos puntos con Santiago, quienes somos los que hemos hecho las últimas copas. Si entramos la velocidad, se abren los dos cupos, porque ahorita está fijo el Keirin. Si se abre cupo solo en esa prueba irá uno, pero si abrimos cupo en la velocidad, ya tendríamos posibilidad de correr ambos las dos pruebas y ese es nuestro deseo.

¿Con la clasificación a Tokio se conforma?
No es solamente ir. Sí, chévere contar que estuviste en Juegos Olímpicos y que te den la escarapela, pero, ¿qué hiciste? Es ir a hacer algo bueno, a dejar el nombre de Colombia lo más alto que uno pueda.

Usted inició en la ruta, ¿en qué momento se decide por la pista?
El cambio se dio hace unos cuatro, cinco años, que empecé a ir a la pista en Cali y fue por Humberto Velasco. Él llegó a entrenar a la Selección Palmira y me dijo que tenía mucha habilidad para la pista. Yo en ese momento hacía ruta y esporádicamente iba a la pista. Él me empezó meter de lleno y me di cuenta de que podía rendir bien. En la ruta no me destacaba mucho, era uno más del montón.

¿Por qué decide radicarse en Medellín?
Vi la necesidad. Acá entrena la Selección Colombia. Si quiero vivir de esto debo arriesgar y no es que en el Valle no me pueda consolidar, pero me demoro más porque para poder estar en la mayoría de eventos del ciclo olímpico debo ser Selección Colombia.

Kevin Quintero

Kevin Quintero, ciclista colombiano.

Colprensa / El País

El último colombiano en brillar en el Keirin antes de usted fue Fabián Puerta. ¿Cómo es su relación con él ahora que no está en las pistas?
Con el hombre me la llevo bien, todavía nos comunicamos. Antes y después de las carreras me da tips para correr y estar tranquilo.

¿Qué detalles para correr hacen distinto a Kevin Quintero?
La tranquilidad, trato de disfrutarlo siempre y no presionarme. Es el punto más valioso.

En la Copa Mundo de Australia se le notó muy tranquilo, incluso yendo en la cola del grupo la mayoría del tiempo. ¿Cómo hacer que esa tranquilidad no se convierta en relajación?
No hay que quedarse dormido. Estar tranquilo, pero atento. En mi título de Australia nunca tuve el afán de que iba a ser último. La carrera se define en la última vuelta, así que hay que procurar no desgastarse antes.

¿Cuál de los logros que ha conseguido es el más emotivo?
La medalla de oro en los Juegos Panamericanos porque es lo más importante del continente y el COC le apuesta mucho a eso, y la medalla en Copa Mundo, la primera en esos eventos tan importantes.

¿Cómo empieza su gusto por el ciclismo?
Desde los dos años estoy montando en bicicleta. Mis papás me dieron bicicleta porque estaba la ‘fiebre’ en la cuadra. En cuestión de ir a entrenar la que más insistió fue mi abuela materna, ella es una de mis fanáticas más acérrimas.

¿Qué otro deporte le llama la atención?
Antes de empezar en el ciclismo tenía el hobbie de nadar, pero ahora prefiero no cansarme con ninguna otra actividad. Nadando es que veía a los ciclistas alrededor del estadio, y ahí decidí entrar.

La potencia de sus piernas lo hacen muy fuerte en la velocidad, ¿cómo las fortalece?
Muchas sentadillas. Vamos al gimnasio dos veces por semana y siempre hacemos trabajo de fuerza. La fuerza la traemos a la pista y la relacionamos con velocidad.

¿Con qué peca con la dieta?
No hago dieta, pero tengo una alimentación balanceada. Me gusta pecar con hamburguesas, una cada ocho días, pero ahora por el tema de la carne me cuido mucho.

¿Considera en algún momento dar el paso de la pista a la ruta?
En este momento es difícil, pero no descarto la idea. Ahora tengo la posibilidad de ir a una olimpiada y de participar bien, así que no tengo afán. La ruta me gusta mucho.

El ciclismo de ruta colombiano tiene en este momento al campeón del Tour de Francia y a muchos corredores en el World Tour, ¿qué opinión le merece ese gran momento?
Me genera mucho orgullo. Saber que Colombia se volvió una cuna de ciclistas de clase mundial me enorgullece. Yo trato de hacer ver que en la pista también hay talento.

¿Qué es lo que más le disgusta a Kevin Quintero del deporte que practica?
Me disgusta la poca difusión en los medios de comunicación, sobre todo en televisión. Nosotros ahora estamos luchando por entrar a la olimpiada, pero nadie sabe. Ahora la Selección Colombia sub 23 está luchando por ir a los Juegos Olímpicos y el noticiero es solo fútbol. El fútbol es el deporte rey, pero los otros también merecemos difusión.

¿Y lo que más lo enamora?
La adrenalina que se siente en el keirin, el dolor y la sensación de quemonazo en las piernas, porque es el precio que se debe pagar para llegar a un podio.

¿Se siente en Tokio 2020?
Sí, confiando en Dios.

¿De qué forma lleva al Valle del Cauca por el mundo?
En la música, soy muy salsero. Trato de ir a bailar cuando voy.

Datos

Kevin Quintero compite en las pruebas de keirin y de velocidad de punta.
Dice que no tiene referentes, pero gusta mucho de la forma en que corre el francés Gregory Baugé, múltiple campeón mundial y medallista olímpico.

Quintero define al apoyo familiar como uno de los pilares para su buen rendimiento en las pistas. “Tienen un grupo en el que están pendientes de cada uno de mis pedalazos”.

En sus ratos libres gusta de ver los juegos de la NBA.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad