Anghelo Bernal, el colombiano que está en la cima de la escalada mundial
((blockContentFlag)) ((blockContentType))

Escuchar este artículo

Anghelo Bernal, el colombiano que está en la cima de la escalada mundial

Junio 10, 2021 - 05:06 p. m. 2021-06-10 Por:
Por: Natalia Caballero Sánchez - Especial para El País
Anghelo Bernal

Anghelo Bernal, escalador colombiano.

Especial para El País

No fue fácil. Prepararse para ascender por una pared pedregosa con una inclinación de 60° y una dificultad 9a, en las escarpadas montañas de Cataluña, le tomó a Anghelo Bernal 5 años. Con este nuevo logro ha demostrado que nació para escalar, pues hace algunas semanas lo empezaron a llamar: ‘el primer colombiano que encadena una vía de Noveno grado’.

Las distintas especialidades de este deporte ponen a prueba la fuerza, la velocidad, o la agilidad de quién escala. Anghelo empezó con la modalidad Boulder, pasó por la velocidad y finalmente decidió especializarse en la escalada deportiva o de dificultad en roca. Esta última modalidad consiste en escalar paredes de roca natural que pueden alcanzar hasta 30 m de altura. Su nombre se lo debe a los grados de dificultad de las rutas que van desde el 5 hasta el 9c, y estos pueden variar según el tamaño de los agarres y la inclinación de la pared.

Angelo no solo ha tenido que mejorar su fuerza, o alejarse de su familia y amigos, también ha aprendido a manejar el miedo al vacío y a controlar la adrenalina que hace parte de la escalada en alturas. En palabras del escalador, dicha sensación de miedo garantiza la supervivencia “no te deja cometer errores”.

De Salamina a Cali, y de Cali pa’ Europa

Anghelo nació el 15 de mayo de 1991 en Salamina, un municipio de Caldas. Y aunque no creció entre cuerdas o escalando paredes, cuando ascendió las rocas de Dapa, a los 15 años, se enamoró de la escalada.

En el 2008 Bernal se mudó a Cali para escalar de forma constante. Desde esa fecha ha participado en campeonatos regionales, nacionales e internacionales; estos últimos lo han llevado a San Juan de Los Morros en Venezuela en 2012, a los campeonatos mundiales del 2014 en Múnich Alemania en la modalidad Boulder, otro en Gijón España en modalidad velocidad, y en el 2016 al mundial de París Bercy en la modalidad de velocidad.

Este amor por las paredes rocosas y los desplomes lo llevó a emprender un viaje para conocer los mejores lugares de escalada de Europa. En esta aventura se dio cuenta que debía emigrar al viejo continente si quería ascender el nivel de sus rutas.

Y aunque en la sucursal del cielo era feliz realizando trabajos verticales, como la instalación de montajes navideños, dedicándole tiempo al rocódromo de su hermano Alejandro: ‘Dulfer Escalada Cali’, y trabajando con niños en El Taller de Anik; hace 5 años Anghelo decidió volver a España y radicarse en un lugar que lo enamoró: Margalef de Montsant un municipio de la comarca catalana en la provincia de Tarragona.

En este municipio abrazado por montañas, además de escalar, Anghelo trabaja en el ‘Camping Parc El Pont’ un espacio turístico para disfrutar y conectarse con la naturaleza. Sus labores en el lugar empiezan temprano en la mañana recibiendo a los turistas, realizando labores en el bar del Camping, y revisando que las instalaciones se encuentren en buen estado.

Hoy en día, este deportista no tiene una rutina de entrenamiento, dado que su metodología es intentar rutas por encima de su nivel porque, como explica el atleta: “te vuelves más fuerte”; entonces, por dos días de escalada a la semana, él le dedica uno al descanso.

“Serían 5 días de escalada más o menos. Los días de primavera a verano, que son más largos, llego a escalar entre las 12:00 y la 1:00 de la tarde hasta las 7:00 u 8:00 de la noche, pero no todo el tiempo la paso escalando. Lo normal es hacer un intento a la vía y después reposar unos 40 minutos, para después seguir con otros 3 o 4 intentos al proyecto, a la vía, y luego otros intentos a vías más suaves” explica el escalador.

'Víctimes del Futur'

El título de “el primer colombiano en encadenar una 9a o una vía de noveno grado” no es fortuito y no nace de la noche a la mañana, Victimes del futur la ruta del Parque Natural La Sierra del Monzal que coronó hace unas semanas, es una de las más difíciles del mundo.

“La pared se caracteriza por tener una inclinación de 60° aproximadamente, en la que se pueden encontrar agarres grandes, medianos, y pequeños. Pero ‘el crux’, es decir la parte más dura de esta ruta, es un agarre ‘mono dedo’ que es como si cogieras tu dedo corazón de la mano derecha y miraras la primera falange; ahí tienes que aguantar todo tu peso y tienes que ir a otro agarre, que está muy lejos, con tu mano izquierda... entonces esa es la dificultad en este caso” narra a El País el deportista.

La falta de fuerza necesaria, las bajas temperaturas y el confinamiento determinaron que sólo hasta la primavera de este año, después de 10 intentos, el salamineño pudiese sacar la ruta. El pasado lunes 5 de abril, Anghelo se sintió uno con el entorno y pudo llegar hasta la parte más alta de la vía sin caerse.

Uno de los factores que el deportista señaló como clave para alcanzar su proyecto de 9a, así como para cualquier otra ruta, fueron las personas que lo acompañaron durante el proceso. Su pareja, su fisioterapeuta Luis Betancourt, así como sus amigos, y también escaladores, Jorge Diaz Rulo, Jonás Schild, Tim Emmett y Ben Moore; todos referentes de la escala mundial.

Esto último ejemplifica una de las particularidades más sutiles pero importantes de la escalada en roca: el único rival de quien escala es el mismo deportista, ya que para subir de nivel sólo debe superar sus propias barreras físicas y mentales. La rivalidad entre escaladores de roca es muy rara. El día que conquistó ‘Victimes del Futur’ Jorge Diaz Rulo, fue pieza clave para lograrlo, éste aseguró su ascenso desde el suelo, y además lo alentó durante todo el tiempo que estuvo en la roca; lo acompañó, nunca como un rival sino como un miembro más de su familia.

“Después de haber pasado la parte más dura, llegué a un reposo importante en el que puedes tomar aire y ahí me quedé más o menos un minuto y medio descansando y yo creo que en ese momento tuve demasiada emoción porque sabía que había hecho la ruta, sabía que todo este tiempo de trabajo, de sacrificio, de lucha constante se había hecho realidad” confiesa con emoción el escalador “pero cuando llegué a la cadena a la parte más alta y pase la cuerda por el mosquetón final, sentí una alegría impresionante. Una tranquilidad conmigo mismo, con el entorno... ahí me di cuenta de que si uno lucha algo y quiere algo lo puede lograr. Es dedicación y amor por lo que haces, yo creo que con esas dos cosas, uno puede lograr todo en la vida”.

Sueños venideros

Por el momento, en cuanto a nuevas rutas, Anghelo ya tiene en la mira un par de vías 9a+. Aprovechando su estancia en “el país de la roca”, la primera está ubicada justo a 15 metros de ‘Víctimes del Futur’; una vía llamada ‘Gancho Perfecto’. La otra ubicada en Siurana, a una hora de Margalef, llamada “La Rambla”.

Por otro lado, convertirse en un referente, para el escalador, es la oportunidad perfecta para mostrarle al mundo que Colombia tiene nivel de escalada y, a su vez, inspirar a los escaladores jóvenes que están en el país. Anghelo es fiel creyente que el deporte, el arte y la cultura son los mejores caminos para las futuras generaciones.

“De las cosas que quiero hacer a futuro es ir ahora Colombia y mostrarle a los muchachos, a los jóvenes, que sí se puede salir adelante con el deporte… creo que eso es una de las cosas que me alegran la vida, que no seamos cuatro ni cinco, sino que seamos 15 colombianos escalando 9a. Para eso falta tiempo, pero esa es una de las cosas y el aporte que me gustaría dejar” comenta Anghelo desde Margalef, España.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS