“A mí ya no me para nadie en Deportivo Cali": Kevin Balanta

“A mí ya no me para nadie en Deportivo Cali": Kevin Balanta

Mayo 25, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Francisco Henao Bolívar- Reportero de El País

El caucano de 18 años entró pisando duro en la titular del Deportivo Cali. Contra Nacional mostró categoría. Ahora piensa en Millonarios.

La nueva sensación del Deportivo Cali es un caucano de apenas 18 años y con solo dos partidos completos como profesional. 

Antes de llegar a la cantera azucarera, Kevin Alexánder Balanta Lucumí trabajó en un trapiche en Santander de Quilichao, pero también hizo de carretillero mientras su mamá vendía panela en la galería de esa población del Cauca.

La situación en la casa de El Palmar, vereda de Santander de Quilichao, donde nació el 28 de abril de 1997, no era la mejor y por eso desde muy chico le tocó rebuscarse la vida.

A la par de su arduo trabajo, Balanta sacaba tiempo para dar sus primeros pasos en el fútbol, en la escuela Toritos, de Bernardo Rodríguez, un exjugador del Deportivo Cali, quien hace dos años lo acercó a la cantera verdes

Y, justamente, del 2013 hasta hoy la vida de Kevin dio un vuelco total. De ser un muchacho con un futuro esperanzador en la juvenil del Cali, pasó a ser pieza clave en el andamiaje táctico del 'Pecoso' Castro.

Y de jugar pedacitos de partidos, este espigado futbolista caucano pasó a estar los 90 minutos en la cancha, con notas sobresalientes como sucedió en los duelos ante Nacional.

¿Quién lo trajo al Cali?

Bernardo Rodríguez, quien dirigía la escuela Toritos Fútbol Club, donde me formé desde muy pequeño.

¿Cómo fue su infancia?

Trabaja, estudiaba y entrenaba martes, miércoles y jueves. Me tocaba trabajar en los trapiches de panela de Santander, con mi mamá y mi hermano mayor. El trabajo consistía en llevar la caña hasta el trapiche. La situación en casa era difícil, ya que mi papá se había separado de mi mamá.

¿El trapiche era la única opción de trabajo que tuvieron?

No, en otras ocasiones hice de carretillero mientras mi mamá vendía panela en la galería. Gracias a Dios con el trabajo me pude graduar de bachiler y seguir mis entrenamientos porque tenía que sacar para los pasajes.

¿En el Cali quién lo recibe y cómo se da el proceso de adaptación?

Llegué al Cali en el 2013 gracias a Bernardo Rodríguez; a la par yo ya estaba en los microciclos de la Selección Colombia Sub 15. Se habló con el profesor Héctor Cárdenas, que era el técnico de la Sub 17 del Cali, y se decidió que probara en el equipo, con tan buenos resultados al final que me dejaron; luego tuve la fortuna de viajar con el Cali a un torneo en Italia y cuando llegué me ascendieron a la Sub 20. Desde ahí he ido subiendo.

Y el ascenso ha sido tan rápido que jugó partidos completos ante Nacional. ¿Cómo tomó esa chance?

La verdad es que fue un sueño hecho realidad; uno trabaja para obtener grandes éxitos en la vida, por fortuna tuve este ante un equipo importante, a Dios gracias con resultados positivos. Eso me motiva para seguir trabajando y para no olvidarme de donde vengo.

¿De qué manera le dijo el 'Pecoso' que iba a jugar?

El profe ya me había tenido de suplente; me concentraba, me daba los últimos cinco minutos y ahí me veía las ganas; cada que terminaban los partidos yo me le acercaba y le daba las gracias por la oportunidad que me brindaba. Siempre me decía que ahí íbamos sumando minutos y que la idea era seguir en la misma tónica. Ya cuando me llama a concentración para el partido contra Nacional y me confirma de titular, la alegría fue grande. Yo pensaba que si el profe me estaba dando la confianza, le tenía que retribuir con todo.

¿Qué es lo que más le pide él?

Él sabe que yo soy un jugador agresivo; siempre me llama y me dice que presione más, que corra más. Eso me motiva mucho y creo que hasta el momento le he cumplido.

¿Sintió nervios arrancar de titular y más ante un rival como Nacional?

Sí, se siente la presión, pero el día antes del partido tuve la oportunidad de tener muy cerca a Pérez, Mera y Nasuti; me dijeron que jugara tranquilo, que no me dejara presionar, que hiciera las cosas como las hacía en los entrenos y que en la cancha era donde se mostraban condiciones. Esa fue la mejor confianza que pude recibir.

¿Algún rival lo quiso amilanar?

Sí, cuando entró 'Alcatraz' García quiso bajarme la caña; pero no le presté atención, estaba concentrado en el partido, sé para dónde voy; después que uno se tome confianza no lo para nadie y a mi ya no me para nadie, voy para adelante.

¿Cree que se las ha puesto difícil a Cabezas y a Guazá?

Sí, de eso se trata, aprovechar la oportunidad que nos da la vida y la confianza que nos ofrece el técnico.

¿Es consciente de que de usted depende su continuidad en la titular?

Sí, yo sé que eso depende de mi; ya no tiene nada que ver el profe o mi familia; depende de mi si sigo en el equipo y así va a ser. Voy a continuar metido en los partidos y el jueves con la decisión del profe voy a estar nuevamente aportándole al equipo.

¿Con tantos elogios qué hace para no desviarse del camino?

Ya eso lo hablé con los referentes del equipo; hay que estar con los pies en la tierra. En el fútbol muchas veces estas arriba y otras veces abajo; debo mantener la tranquilidad y la humildad, eso lo tengo controlado, sé para donde voy.

El jueves la cita es ante Millonarios. ¿Cuáles son las cuentas?

Va a ser un partido muy difícil, pero la idea es sacar un buen resultado el jueves en Bogotá para después hacer la diferencia en casa.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad