'Por sombra la luz', algunos poemas del nuevo libro de Horacio Benavides

Diciembre 21, 2021 - 01:02 p. m. 2021-12-21 Por:
 Horacio Benavides , con autorización de  Editorial Planeta
Horacio Benavides

El poeta caucano Horacio Benavides creó en su obra un delicado espacio donde la precisión de la imagen se carga de las verdades más profundas y desgarradoras, otorgándole al lenguaje una originalidad y frescura pocas veces descubierta en la poesía colombiana. En ‘Por sombra la luz’ se reúne una muestra significativa de toda su obra poética, aquí compartimos algunos poemas.

Foto: Archivo de Gaceta

ESPEJO DE AGUA

Si la rana de adentro no canta
la de afuera
solo hace ruido.

Si únicamente
canta la de adentro,
el mundo no la escucha.

Se necesita un acuerdo
entre las dos ranas
para que exista un canto.

Un acuerdo
entre los dos estanques
los dos cielos y las nubes.

CUESTA ARRIBA

Por sombra la luz

Horacio Benavides nació en Bolívar (Cauca) en 1949. Está radicado en la ciudad de Cali. Su obra ha ganado varios premios en el país, entre ellos el Premio Nacional de Poesía 2013, del Ministerio de Cultura de Colombia, por su poemario ‘La serena hierba’, que se incluye en este libro.

Foto: Especial para Gaceta

Voy cuesta arriba
de la cola de mi burro.
Remolcado por su alma
más grande que la mía.

De vez en cuando
se acuerda de arrancar
un bocado de hierba
de la orilla del camino.

Después soltará ventosidades,
al fin y al cabo es un ángel
de este mundo.

Qué falta me hace el animal
ahora que voy subiendo la cuesta,
agarrado del rabo de nada,
en este camino
por el que ya no anda nadie.

EL SONIDO DEL AGUA

Busca el que baja
el agua

la luz que sueña
el corazón de tierra

PARA LEVANTAR EL VUELO

El buitre picotea el cielo
de unos ojos

para acicalar sus plumas
y levantar el vuelo

POR SOMBRA LA LUZ

Habían caminado por tierras áridas,
ido más allá de los cerros pelados
donde solo se levantaba
el vuelo sordo de la perdiz.
Al fin dieron con lo que no buscaban:
el árbol que tiene por sombra la luz.

SOÑANDO EL ALIMENTO

Viene del agua al encuentro
lo que es alegría y tormento

El saber poco advertido
abre los ojos dormido

Se alimenta el desprevenido
de la fruta que cae del cielo

Se despierta contento
quien sueña su alimento

NO RECLAMADOS

Jóvenes caídos

Sus sueños coronados
por un brillo de moscas

Sus caras
si hermosas
ahora toscas

Por terror no reclamados
llorados por secretas lágrimas

LA ROCA ILUMINADA

Ellos
a quienes les fue negada
tendrán la fortuna
de hacer de la ausente
la encontrada

Removidas las piedras de la nada
verán surgir entre las grises hiedras
la roca iluminada
y no conocerán la palabra luna

CONVERSACIONES A OSCURAS

En memoria de Javier Benavides

***

Le preguntaron si los había visto pasar
y ella les dijo que no

y los había visto
porque por aquí pasaban
los unos y los otros

Entonces la amarraron
le cortaron las manos y los pies
y la abandonaron en la orilla del camino

Lloro y se quejó mientras la sangre se le iba
y nadie pudo auxiliarla

Al fin se quedó en silencio
y su silencio grita ahora en esta montaña

***

Te metieron en una bolsa negra
y te llevaron al monte

yo por entre los matorrales los seguí

Los hombres decían chistes
cavaban y reían

Cuando las cosas empezaron a calmar
fuimos al monte y te trajimos a la casa
para que no te sintieras solo, hermano

Ahora estás en el solar

A tu lado sembramos un ciruelo,
el que da las frutas que tanto te gustan

y todos los días lo regamos con agua
y con lágrimas

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS