¿Era Casanova un feminista? La nueva novela de Matteo Strukul descubre una faceta desconocida del amante veneciano

Escuchar este artículo

¿Era Casanova un feminista? La nueva novela de Matteo Strukul descubre una faceta desconocida del amante veneciano

Marzo 30, 2020 - 05:18 p. m. Por:
L. C. Bermeo Gamboa, periodista de Gaceta

Matteo Strukul es uno de los autores más leídos en Colombia, de su saga ‘Los Médici’ se han vendido más de 60.000 ejemplares.

Foto: Marco Bergamaschi / Especial para El País

La ciudad de Padua fue donde se registró la primera muerte por Covid-19 en Italia, ocurrida el 21 de febrero cuando falleció un hombre de 77 años procedente de Vo'Euganeo, un tradicional pueblo lombardo. Desde allí empezó el brote que hasta ahora —miércoles 25 de marzo— lleva 74.387 contagiados y 6.820 muertos, es una realidad que los italianos están enfrentando con valentía, y heroísmo por parte de las personas que integran el servicio médico.

Es justamente en Padua, y en circunstancias tan difíciles, donde se encuentra confinado por estos días de cuarentena el escritor Matteo Strukul. Autor de la saga ‘Los Médici’, cuatro novelas históricas que se convirtieron en un ‘best seller’ internacional, incluyendo a Colombia donde Strukul ha vendido más de 60.000 ejemplares.

Muy cerca de Padua, a menos de 32 kilómetros está Venecia donde hace casi tres siglos nació Giacomo Girolamo Casanova cuya leyenda de amante y aventurero se mantiene aún hoy vigente, generando todo tipo de polémicas.

De hecho, en la cultura popular se usa de forma despectiva el apelativo ‘Casanova’, para referirse a cierto tipo de hombre ridículo —casi siempre mayor— que se cree irresistible al sexo opuesto. Una canción homónima de Willie Colón brinda una descripción perfecta: “siempre hablando de que lindo eres,/ que anoche saliste con cuatro mujeres,/ que entre todos los hombres,/ eres el más que puede (…) Viejo verde hasta el final, este señor a su casa-no-va”.

Por ello, retomar la figura de Casanova, en tiempos donde se lucha por la igualdad de género, podría ser un agravio al movimiento feminista que considera a este personaje un símbolo del machismo, incluso del abuso, retratado como un héroe por Hollywood.

Y es justamente por esta serie de interpretaciones negativas asociadas a su imagen creada por el cine —se pueden encontrar hasta 12 películas sobre Casanova, realizadas entre 1927 y 2013—, que Matteo Strukul dedicó dos años de investigación histórica para escribir su más reciente obra: ‘Casanova, la sonata de los corazones rotos’ (Penguin Random House, 2020), donde desmitifica al personaje y profundiza en su verdadera vida que, además de sus romances, estuvo determinada por su amor al arte y a la escritura.

De no ser porque al final de su vida, un Giacomo Casanova de 73 años se decidiera a escribir su autobiografía, hoy no sería recordado. Fue a través de la escritura, no de amantes, que Casanova se convirtió en un “poeta de su propia vida”, como lo definió Stefan Zweig, quien atribuía el misterio de su fama póstuma no a su talento literario, sino a la extraordinaria vida que llevó.

“Casanova se cuenta a sí mismo su vida —ese es todo su mérito literario—, pero, a decir verdad, ¡qué vida la suya! Cinco novelas, veinte comedias, un sinnúmero de novelas cortas y episodios, un rebosante racimo de situaciones y anécdotas encantadoras, todo eso encerrado en una sola existencia fluida y desbordante. Aparece entonces una vida en sí misma plena y rica como una obra de arte perfecta que no ha contado con el auxilio ordenador del artista o el creador. Lo que otros tienen que inventarse, él lo experimenta mientras respira; lo que otros crean con su intelecto, él lo hace con su cuerpo cálido y voluptuoso. Es por eso que aquí la pluma y la imaginación no necesitan adornar a posteriori la realidad con sus trazos: basta con que sean el soporte de una existencia configurada de un modo dramático. Ningún poeta de su tiempo ha inventado tantas variaciones y situaciones como las vividas por Casanova”, escribió Zweig.

A ese hombre que sabía el arte de disfrutar la vida mejor que ninguno, y a su época, el siglo XVIII, conocido como el siglo de las luces, y también a una de las ciudades más hermosas del mundo, Venecia, Matteo Strukul rinde homenaje en ‘Casanova, la sonata de los corazones rotos’. Desde su estudio en Padua, el autor habla sobre su fascinación por el más famoso amante veneciano y cómo en su novela se descubre a un Casanova más acorde con nuestro tiempo.

“Mi sueño es escribir una historia con un pirata veneciano que lucha contra el Imperio español para conquistar Cartagena de Indias... Creo que sería un gran revuelo en Colombia, tal vez algún día... ¿quién sabe?”.

La historia contada como un sueño de aventuras

La traducción española de 'Casanova, la sonata de los corazones rotos' fue publicada por Penguin Random House (2020).

Foto: Especial para El País

-¿Cuándo supo por primera vez de la historia de Casanova?

Leí sobre Casanova por primera vez en 1991, cuando tenía 18 años. Estaba buscando una especie de novela de aventuras en Venecia y encuentro ese libro increíble que fue y es ‘Histoire de ma vie’ su autobiografía. Son más de 4.000 páginas, pero disfruté cada una de ellas, su vida es un viaje increíble.

-¿Qué lo motivó a dedicarle una novela?

El hecho de que tengamos una idea muy extraña de quién era Casanova, gracias al enfoque de Hollywood que es muy superficial y falso respecto al personaje histórico. Quería mostrar cuán compleja y emocionante es esta figura histórica. Y, como italiano, quiero contar un poco sobre lo que probablemente no muchos lectores sepan sobre Casanova. Por ejemplo, que no solo era el amante más famoso del mundo, sino que también era un muy buen espadachín, un hechicero, un espía del Imperio Austro-Húngaro antes y, después, de Venecia. Le encantaba tocar el violín, escribir novelas y se unió a la Francmasonería y luego fue un viajero incansable. Entonces, con esta novela, quiero dar un retrato más completo de Giacomo Casanova.

-¿Cómo fue la investigación histórica para escribir esta novela?

Comencé con las 4000 páginas de su autobiografía: ‘Historia de mi vida’ de Giacomo Casanova. Luego, leí algunos grandes libros de no ficción sobre la historia de Venecia como ‘La Repubblica del Leone’ de Alvise Zorzi o ‘Storia della Repubblica di Venezia’ de Riccardo Calimani. Por suerte, vivo en Padua, que está más o menos a 32 kilómetros de Venecia, estudié allí como estudiante de doctorado, así que conozco bastante bien todos los lugares donde vivió Casanova como la Calle della Commedia, la Iglesia de San Samuele, el Caffè Florian , la Cantina Do Mori, el Palazzo Ducale ydonde fue encarcelado en la prisión de Piombi de Venecia. Luego, por supuesto, estudié tantos meses en dos de las bibliotecas más importantes del mundo: la Biblioteca Marciana y la Fondazione Giorgio Cini. Tardé dos años en escribir esta novela.

¿Por qué decidió dejar el Derecho y dedicarse a la novela histórica?

Después de obtener mi doctorado en Derecho Europeo, sentí que ya no me interesaba estudiar y practicar Derecho. Ser abogado no resultó tan emocionante para mí, así que intenté ser publicado como autor y después de eso, escribí mi primera novela ‘The Ballad of Mila’, una ficción con un asesino pelirrojo como personaje principal, que fue vendida y publicada en EE. UU. Reino Unido y Alemania. Mi editor italiano me preguntó si estaba interesado en escribir una trilogía completa con ese personaje. Así que decidí seguir una carrera de escritor a tiempo parcial trabajando al mismo tiempo como editor para otra editorial. Era el 2011. Cinco años después, Newton Compton Editori publicó mi primer libro de los Médici que fue un éxito de ventas instantáneo en el Top Ten en la primera semana y permaneció allí durante más de seis meses seguidos con más de 100.000 copias vendidas en el primer mes. Después de eso mi vida cambió. Ya soy un escritor a tiempo completo y mi sueño se hizo realidad.

-¿Cuáles son las condiciones que debe cumplir una buena novela histórica?

En primer lugar una gran investigación antes de comenzar a escribir. Leer muchos libros de no ficción, archivos, bibliotecas, investigaciones, entrevistas con académicos, profesores, profesores, después puede pensar en escribir algo. Creo que se necesita más o menos 1 año de investigación y 6 meses escribiendo, más o menos. Y, por supuesto, debe tener un personaje muy poderoso como Giacomo Casanova con un entorno increíble como Venecia, como la familia Médici y Florencia. Con este tipo de personajes y configuraciones, ¿cómo puedes fallar?

-¿Cuáles son las diferencias entre las novelas históricas y las historias de no ficción?

La no ficción es para académicos e investigadores, la novela histórica para soñadores.

-¿Por qué la gente prefiere leer novelas históricas y no libros de historia?

Porque quieren soñar, quieren convivir con los personajes, quieren estar allí, en Venecia en el siglo XVIII, en 1755, luchando con Casanova por su gran amor, una maravillosa chica veneciana y contra un malvado.

-¿Qué diferencia su versión de Casanova?

Creo que por primera vez muestro cuán compleja y emocionante fue la figura histórica. Y porque construí mi libro como una montaña rusa real, una novela de aventuras al estilo de Alexandre Dumas.

-¿Cuál es el episodio de la vida de Casanova que más le fascina?

Uno de su infancia, cuando necesitaba ser curado por una bruja en Murano. Escribo sobre esa historia en particular en el capítulo número 22 de mi libro. Realmente me encanta, es uno de los pasajes más destacados de mi libro.

-A nivel político, ¿cuál fue la importancia de este personaje?

Fue muy importante ya que era un enemigo público del orden establecido. Era una especie de rebelde, un verdadero rockstar ante litteram. Aunque podría considerarse un artista por su gran talento narrativo y musical.

“Casanova parecía saber realmente lo que quieren las mujeres. Si viviera hoy, tal vez habría tenido el mismo éxito, porque para él ellas eran seres humanos que debían ser escuchados, creía en la igualdad de género”.

Casanova: seductor patológico o feminista anticipado

Tercera parte de la saga 'Los Médici', best seller de Strukul, donde habla de las poderosas Caterina y María de Médici.

Foto: Especial para El País

-¿Podrían igualarse Casanova y Don Juan?

Casanova se enamoró realmente de todas las mujeres que deseó, así fuera por muy poco tiempo. Por el contrario, Don Juan no. El encanto de Casanova era que realmente quería saber qué quieren y sueñan las mujeres. Las trató como iguales, lo cual fue una especie de revolución en el siglo XVIII.

-Más allá de sus amores, ¿qué virtudes tuvo Casanova?

Ante todo amaba la vida. Era un gran viajero y tuvo disputas intelectuales con hombres muy interesantes como Voltaire.

-¿Cómo podría entenderse el legado de Casanova en tiempos de #MeToo?

Mmmm, no sé... Era un seductor, sí, pero se enamoró de todas las mujeres que quería tener. Me parece que Hollywood hizo una terrible trivialización del hombre Casanova. No se trataba solo de sexo o amor... Había mucho más que eso: le encantaba escuchar lo que las mujeres quieren y tienen que decir, le encantaba hablar con ellas, tener diálogos reales, algo que era bastante raro en esos tiempos, especialmente pensando en el hecho de que la mayoría de los hombres venecianos (y no solo los venecianos de hecho) parecen estar más atraídos por la carrera, la herencia, el dinero y el poder. Casanova era un espíritu libre. Él amaba a las mujeres más de lo que las mujeres se amaban a sí mismas en esa época.

-¿A qué mujer italiana estaría interesado en dedicarle una novela?

Amo a las mujeres, y como personajes históricos realmente me impresionan, por eso ya les dediqué algunos libros. Caterina y María de Médici eran reinas de Francia y eran tan valientes, fuertes e inteligentes, especialmente en un mundo muy masculino como el Renacimiento, han sido personajes increíbles para describir y descubrir, estoy muy orgulloso de mis dos libros sobre ellas: ‘Una reina al poder’ y ‘Decadencia de una familia’. Realmente espero que mis lectores colombianos adoren esos libros porque esos dos personajes, Caterina y María, son dos de mis favoritos.

-¿Considera que Casanova fue un seductor patológico?

No lo creo, a él realmente le gustaban las mujeres, como seres humanos.

-¿Considera que personajes como Casanova revelan algo profundo sobre el concepto de masculinidad en el pasado y el presente, ¿ha cambiado o no el concepto de masculinidad?

No creo que haya cambiado el concepto de masculinidad. Casanova era un espíritu libre, no un hombre poderoso, un político o un hombre rico o lo que sea. Era un romántico increíble, creo que hoy, como hombres, necesitamos descubrir ese espíritu nuevamente. No sé quiénes son los nuevos Casanovas... ¿quizás las estrellas de rock? No sé si Juanes, él podría ser un buen ejemplo, pero estoy bastante seguro de que muchas chicas se enamoraron de su música y tal vez también les gusta, es un tipo muy carismático. Permítanme decir una cosa: cuando regrese a Colombia, me gustaría conocerlo, ¡es uno de mis héroes personales!

-Según eso, ¿Casanova podría ser un feminista anticipado?

No creo que Casanova fuera feminista, en absoluto. Solo creo que amaba a las mujeres más que a cualquier otra cosa en su vida y esta es una taza de té completamente diferente. Al leer su autobiografía se puede entender perfectamente, entre líneas, que el hombre se amaba a sí mismo con seguridad, pero también que se enamoró de muchas mujeres, desde cuando era solo un niño, y de las mujeres cuando era hombre. Las mujeres le hicieron un mundo, no los hombres, él no estaba interesado en seguir una carrera política o recaudar dinero o tomar el poder, no, en absoluto, solo quería ser libre para disfrutar de sí mismo y dar placer a las mujeres que conoció, no para utilizarlas. Cuando escapó de Piombi, la prisión veneciana del Palazzo Ducale, todas las mujeres se volvieron locas por eso y por lo que pudo hacer, y soñaron con estar con Casanova porque era como un héroe al hacer algo tan increíble, glorioso. Nunca nadie pudo escapar del Piombi en la historia. Por eso digo que era una especie de estrella de rock, no un feminista.

La plaga de Venecia y el Covid-19 en Italia

En Venecia aún existen lugares en los que vivió y frecuentó Casanova, como la Calle della Commedia en una de cuyas casas nació Giacomo Casanova el 2 de abril de 1725. También existe el Caffè Florian, la Cantina Do Mori y el Palazzo Ducale donde estuvo encarcelado y se fugó.

Foto: Especial para El País

-¿Qué opina de la situación que está sufriendo la ciudad de Venecia ahora?

Es una pena. Y es terrible que los turistas consideren a Venecia como si fuera una Disneylandia. Realmente odio ese tipo de enfoque en la cultura. Venezia es la ciudad más hermosa de la tierra y la más frágil al mismo tiempo, pero la gente no muestra respeto, de ninguna manera. A veces es un poco como para Colombia, un lugar que amo tanto, pero cuando hablo con personas sobre Colombia, parecen conocer a Colombia solo por una y la misma cosa. Esto es tan estúpido: Colombia es un lugar increíble, es una de las tierras más hermosas que he visto en mi vida. Solo he estado en Bogotá durante una semana, pero la próxima vez que viaje quiero ver El Eje Cafetero, Cartagena de Indias, quiero ver las minas de esmeraldas, y conocer mucho más que existe en tu país. Estoy estudiando un poco de su historia gracias a un libro que compré en Bogotá, ‘Historia de Colombia’.

-¿Qué queda de Casanova en Venecia?

Mucho, pero nadie parece realmente querer mostrar esos lugares a los turistas. Por esas razones, comenzaré en septiembre, con una agencia de viajes muy especial, a promocionar como autor un fin de semana especial alrededor de los lugares de Casanova en Venecia. Me gustaría llevarlos al Caffè Florian donde le encantaba estar con sus amantes o a la Cantina Do Mori que tanto visitaba cuando quería beber y pasar un buen rato con amigos.

-¿Cómo está pasando la cuarentena por la pandemia del virus Covid-19?

Estoy en casa. No puedo salir, porque todas las personas deben permanecer aisladas debido al Covid-19. Mucha gente está muriendo aquí en Italia, no se lo pueden imaginar, es una situación muy difícil. Estoy seguro de que podremos derrotar a este virus, pero será una guerra larga. Estoy trabajando más duro que nunca, por supuesto, estoy escribiendo en casa mi nuevo libro, llamando a mis padres que no puedo ver, tratando de ser normal, incluso si no hay nada normal en estos días para los italianos. Quiero estar listo para cuando podamos recuperar nuestra vida normal. Pero desde cualquier perspectiva que desee considerar esta crisis, es una tragedia simple y llanamente.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS