Escuchar este artículo

Así es 'El signo del adiós', la novela ganadora del Premio Ópera Prima

Agosto 19, 2020 - 07:40 p. m. Por:
 Andrés Castañeda, especial para Gaceta
El signo del adiós

‘El signo del adiós’ de Javier Tibaquirá Pinto, novela ganadora del Premio Ópera Prima de la Editorial Panamericana, narra la historia de un humilde circo barrial que lucha por no caer en el olvido.

Foto: Especial para Gaceta

Fue hace ocho años, en una de esas soleadas tardes de Bogotá que son siempre la sospecha de un aguacero, que escuché a un cirquero cantar la canción que una vez cada tanto tarareo sin saber bien porqué: "Había una vez un circo/ que alegraba siempre el corazón/ romántico color/ alegre su fervor/ el payaso en la pista sonrío". La había escuchado antes, en la voz de un grupo español, Los Muertos de Cristo, que la tomaba para volverla una canción en contra de los circos con animales. Desde esa tarde, sin embargo, no pude escuchar la canción de la misma manera: lo que para el grupo español era una protesta, para el cirquero era un himno y una celebración de su vida entre trapecios y zancos.

Sospecho que hay algo de ese entusiasmo incapaz de claudicar en el fundador de El Maché, el circo en el que transcurre ‘El signo del adiós’, novela del escritor bogotano Javier Tibaquirá, publicada recientemente por Panamericana editorial mediante su convocatoria Ópera Prima.

La novela narra el apogeo y decadencia de un circo magnífico en sí mismo por una característica dada por capricho de su fundador: no es nómada y así, se instala para siempre en un lote en la periferia de la ciudad. Movido por el convencimiento de que el público no los abandonará si su programa posee una justa dosis de variedad, el fundador lidera a un grupo de artistas que presentan dos espectáculos diarios de miércoles a domingo para trescientos espectadores que ven en el circo la promesa de una vida nueva.

El signo del adiós

‘El signo del adiós’, novela ganadora del Premio Ópera Prima de la Editorial Panamericana.

Foto: Especial para Gaceta

Tibaquirá

El escritor bogotano Javier Tibaquirá Pinto.

Foto: Especial para Gaceta

En ‘El signo del adiós’, Javier Tibaquirá logra hilvanar una historia con diálogos que fluyen con liviandad y personajes que se deben ante todo a sus propios personajes, es decir, a esos que han inventado para salir al escenario, cuando las luces de El Maché se encienden. Es una novela que retrata la debilidad humana, la vulnerabilidad de quienes saben que la suerte ya está echada. En el espectáculo, los personajes se entregan a sí mismos, tal vez porque se aferran a la promesa que llevó a los espectadores a la primera función, pero cuando las luces se apagan, estando tras bambalinas, más que su opuesto, son sus sombras: lo que en el circo es su virtud, en los remolques es su defecto. Así, la novela da cuenta de la enternecedora torpeza de Moretti, de la charlatanería de don Bornet, de la ridícula prepotencia de Medrano, el hijo del fundador que tras la muerte de este toma su lugar, del repentismo de los payasos que parecieran estar siempre presentando su número ante el público, o de la perspicacia de Maya, a quién es imposible no desear.

La novela de Javier Tibaquirá nos lleva a un Universo palpable, que parece al alcance de la mano, tan real como cualquiera de las cosas que podrían encontrarse doblando la esquina del barrio. En su voz surge la belleza de un trozo de un mundo que existe, pero que jamás miramos, un mundo tan humano como la derrota, el desencanto, la ingenuidad, el dolor, la simpatía y, por qué no, la locura.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS