Ciclovía nocturna sigue vigente pese a quejas por cierres viales

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Ciclovía nocturna sigue vigente pese a quejas por cierres viales

Mayo 23, 2019 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País
Ciclovida nocturna en Cali

 'Ciclovida' en Cali

Jorge Orozco / El País

La Ciclovida que se realiza todos los jueves en las noches continuará realizándose pese a que son varias las voces que se alzan en su contra por el impacto que genera el cierre de vías arterias como la Autopista Sur, la Calle 70, la Carrera 39, la Calle 9 y la Calle 16.

El evento, que se lleva a cabo cada ocho días desde el pasado 28 de febrero de este año entre las 8:00 p.m. y las 10:00 p.m., ha generado división entre los conductores de vehículos y quienes son usuarios de medios alternativos de transporte o acceden a la Ciclovida de forma recreativa. En ese sentido, los primeros aducen que las vías que se están copando para dar tránsito libre a otros medios de movilidad está propiciando congestiones que han alterado la movilidad y rutinas de barrios enteros; mientras que los segundos señalan que este es un espacio que promueve un estilo de vida saludable y que, por ser cada ocho días y solo durante dos horas, el impacto que puede generar no es representativo.

Mónica Ramírez, vocera de movilidad de la Comuna 9, la Ciclovida nocturna ha acentuado los problemas de movilidad que ya tiene ese sector del centro de la ciudad. “Ya tenemos problemas de movilidad en la Comuna 9 que no se han solucionado: nos han cerrado vías, le han cambiado el sentido a otras, nos han puesto delineadores. Esto, sumado a la Ciclovida, está obligando a la gente hasta a violar el sentido de algunas vías en los barrios”, señaló Ramírez.

La líder comunal agregó que el cierre de la Autopista Sur por la Ciclovida nocturna, por ejemplo, ha generado el colapso de ese corredor “desde el hundimiento de Comfandi El Prado y esto se suma al trancón que ya hay por las obras que se están haciendo a la altura de la Panadería La California (Carrera 32). Aquí es cuando uno se pregunta si en lugar de Secretaría de Movilidad tenemos una Secretaría de Inmovilidad. Queremos soluciones reales para estos problemas”.

Lea también: Concejo pide regulación para patinetas eléctricas en Cali

Por su parte, Johnny Rangel, líder de la Mancha Amarilla, dijo que la Ciclovida nocturna “es un tormento para los taxistas, porque queremos evitar el trancón y desviarnos, pero la gente cree que uno quiere dar una vuelta por obra y gracia. Con la Ciclovida, la más damnificada es la ciudadanía que se necesita movilizar y no tiene cómo hacerlo”.

Para Llanson Guañarita, representante del transporte especial de la ciudad, si bien la Ciclovida genera un espacio digno para quienes gustan del deporte y la recreación, “Cali no tiene cómo cerrar sus vías principales para este fin. El cierre de la Calle 16 ha generado un caos en la Autopista Simón Bolívar los jueves en las noches. A esto hay que sumar que después de las 6:00 de la tarde no se ve ni un guarda”.

Ante estas perspectivas, Fernando Aguirre, líder de Actividad Física de la Secretaría del Deporte, señaló que no se debe pensar que los usuarios de la bicicleta son recreativos, sino que muchos de quienes usan este vehículo lo hacen como medio de transporte. “Por eso muchos de los ciclistas utilizan la Ciclovida nocturna para desplazarse seguramente desde sus lugares de trabajo hasta sus casas. hay que ver el beneficio general sobre el particular”, dijo.

El funcionario añadió que la disposición de este espacio se hace solo durante dos horas a la semana, lo que no se compadece con el uso que tienen los vehículos motorizados de las vías durante los siete días de la semana. “En total, si sumamos todo, solo estamos ocupando las vías durante ocho horas al mes, eso es menos del 5 % del tiempo que los carros pueden utilizar las calles. Este no se trata solo de un tema de deporte, sino de un impacto social porque este es un espacio para que la gente, en lugar de agredirse, pueda ir a recrearse a una vía pública”.

Por su parte, el secretario de Movilidad, William Camargo, dijo que en análisis de tránsito realizados previamente se encontró que “en los lunes, martes y viernes hay mayores longitudes de cola (congestiones) en las vías donde se hace la Ciclovida, que durante los miércoles o jueves. ¿Por qué en los otros días no se busca una razón para la congestión que se forma en la Autopista y se ataca la Ciclovida?”.

Analizan la acogida de la Ciclovida

La Secretaría de Deporte y Recreación inició un estudio para determinar cuál es el número real de usuarios que tiene la Ciclovida nocturna, con el fin de establecer el futuro de esta estrategia que sirve como momento de esparcimiento para los usuarios de medios alternativos de transporte.

Fernando Aguirre, líder de Actividad Física de la Secretaría del Deporte y la Recreación, explicó que “entre las 5:30 p.m. y las 10:00 p.m. en el recorrido de este programa pasan, más o menos, 8000 o 10.000 vehículos; la Ciclovida diurna tiene 24.000 usuarios y hoy estamos viendo que la gente está saliendo mucho más en las noches de los jueves que en las mañanas de los domingos”.

El funcionario añadió que la mayoría de los usuarios de la Ciclovida nocturna no son solo los usuarios de la bicicleta que utilizan el vehículo de forma recreativa o como medio de transporte alternativo, sino familias y personas que realizan actividades deportivas como trotar o caminar.

Aguirre hizo hincapié en que hace un mes arrancó el análisis del impacto que tiene la Ciclovida nocturna y será a finales de julio cuando se conozcan los resultados, los cuales, calcula, podrían rondar entre los 24.000 y 28.000 usuarios de este espacio.

“Para este estudio que se está haciendo actualmente se está utilizando una metodología similar a la implementada en Ciudad de México, Bogotá o Ciudad de Panamá para lograr la medición fidedigna de los usuarios que tenemos”, indicó el líder de Actividad Física de la Secretaría del Deporte y la Recreación.

Obras, un factor más del caos vial
Cali - Jamundí Vía Obras

Las obras de ampliación de la recta Cali - Jamundí pretenden agilizar y desembotellar la entrada a Cali desde el sur.

Oswaldo Páez / El País

Uno de los temas sensibles en Cali es que la intervención de diferentes frentes de obras de infraestructura y servicios públicos está generando, como efecto colateral, el colapso de vías enteras en diversos puntos de la ciudad.

Hoy, uno de los corredores más impactados es la Autopista Sur entre carreras 29B y 37, donde Emcali realiza trabajos de mejoramiento del drenaje de aguas lluvias y alcantarillado sanitario.

Mónica Ramírez, vocera de movilidad de la Comuna 9, señaló que desde que iniciaron los trabajos en ese punto de la Autopista la velocidad promedio en la zona disminuyó a 5 kilómetros por hora. “Nos vemos afectados los residentes de barrios como Belalcázar, Santa Mónica Belalcázar, Aranjuez, Junín, Guayaquil, Manuel Buenaventura, para poder acceder por la Autopista y muchas veces el trancón llega hasta la Calle 23, se suman los carros de la Calle 26 y los que salen de la Comuna 9 y esto se vuelve un cuello de botella en el que no sabemos si salir en helicóptero o no salir al destino que debemos llegar; esto ocurre todo el día”, afirmó.

La líder comunal hizo un llamado a convocar mayor presencia de guardas de tránsito tanto en la Calle 15 con Carrera 23 como en la Calle 13 con Carrera 23 para agilizar el tráfico vehicular. “Además, los ciclos de los semáforos son muy cortos y apenas alcanzan a pasar solo siete vehículos, lo que complica aún más el trancón”.

Más allá de este escenario puntual, en las próximas semanas el panorama podría tornarse más complejo en el sur de Cali, donde se acelerará el ritmo de obras como la ampliación de la vía Cali - Jamundí, el puente de la Carrera 100 con Calle 25 y el puente de la Avenida Ciudad de Cali sobre el río Lili.

“Cada que hay una intervención en infraestructura se genera un impacto en la comunidad y la movilidad. No habrá cierres totales de vías sino parciales, que estaremos informando. Sabemos que hay un rezago y que la ciudadanía exige las obras”, afirmó el secretario de Infraestructura, Ferney Camacho, quien indicó que en diciembre de este año se entregarán las denominadas ‘Obras del Progreso’ que tienen lugar en el Sur.

En ese sentido, el funcionario señaló que para regular el tráfico sobre la Autopista Simón Bolívar a la altura de la Carrera 98 (en el sector de la Clínica Valle del Lili) se instalará un semáforo. “Esto será, en esencia, para generar una mayor fluidez del tráfico. Sabemos que la movilidad va a estar restringida pero contamos con el apoyo de los agentes de tránsito”, añadió Camacho, quien señaló que se están ultimando detalles con los contratistas de las obras para generar los planes de manejo de tráfico.

Para Johnny Rangel, vocero de la Mancha Amarilla, si bien las obras son imperantes para la ciudad, se deben acompasar de medidas de tráfico para que no haya grandes alteraciones en el tránsito.

“En los puntos de obra debe haber guardas experimentados y capacitados, no que se queden parados. Hay que hacer un plan de movilidad eficiente e implementar una ola verde para que haya agilidad”, dijo Rangel.

Por su parte, el representante del transporte especial, Llanson Guañarita, indicó que en la zona sur de la ciudad se movilizan más de dos mil estudiantes en día hábil en 1200 vehículos, por lo que mostró preocupación en los cierres y la falta de progreso en los trabajos, e hizo un llamado a realizar las obras civiles en horario nocturno para acelerar su desarrollo y minimizar el impacto en el tráfico.

Entre tanto, el secretario de Movilidad, William Camargo, hizo hincapié en que son los contratistas quienes deben encargarse de disponer los reguladores en las zonas de obra para mitigar el impacto que se genera en los sectores aledaños, pues los agentes de su dependencia se encargan de labores de control y, eventualmente, podrían dar una mano en la regulación del tráfico.

“Hay que aclarar que existen limitaciones ambientales para trabajar en las noches en las obras porque el ruido que generan los equipos y la maquinaria excede los 60 u 80 decibeles y, por regulación, se restringen las intervenciones que generan impacto sonoro y que pueden afectar el derecho al descanso de la comunidad aledaña a las zonas donde se esté trabajando”, dijo el funcionario.

Asimismo, Camargo señaló que en muchas ocasiones, más que las obras, los conductores son los que más generan más bloqueos en las vías, dado que no respetan las intersecciones y las zonas de bloqueo, una vez cruzan los semáforos. “Este es un tema de cultura ciudadana que hay que trabajar”.

El titular de Movilidad Municipal indicó que se revisará la disposición actual de agentes de tránsito en sectores puntuales donde se desarrollan trabajos, como en las autopistas Sur y Simón Bolívar, con el propósito de dinamizar el tráfico mientras se llevan a cabo las intervenciones civiles. De igual forma, señaló que se revisarán los ciclos semafóricos para agilizar el tráfico vehicular y minimizar las congestiones.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad