Se revive el fantasma de los ‘falsos positivos’ en las Fuerzas Militares

Se revive el fantasma de los ‘falsos positivos’ en las Fuerzas Militares

Septiembre 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
El País y Colprensa
Se revive el fantasma de los ‘falsos positivos’ en las Fuerzas Militares

Madres y familiares de víctimas de falsos positivos han realizado varias marchas en la capital del país, pidiendo al Gobierno que se investigue cada uno de los casos.

La Fiscalía vinculó a 2219 oficiales en procesos. Hay 805 condenados. Once más serán investigados.

El asesinato en Colombia de civiles presentados como guerrilleros o paramilitares muertos en combate ha llevado a la Fiscalía a vincular a procesos judiciales a 2219 miembros de la Fuerza Pública, de los cuales 805 han sido condenados. Este triste episodio en la historia de las Fuerzas Militares, que se creía superado, revivió esta semana con la decisión de la Fiscalía de compulsar copias ante unidades de contexto, Derechos Humanos y delegados ante la Corte Suprema contra once militares por los delitos de falsos positivos y actos de corrupción dentro del Ejército.La decisión se tomó tras las declaraciones que rindió en interrogatorio, el coronel (r) Robinson González del Río, un oficial señalado de haber participado en ‘falsos positivos’ y en otros hechos de corrupción. Unas grabaciones de conversaciones de este oficial le habrían costado la cabeza a varios generales. Las nuevas revelaciones de González ante la Fiscalía salpicaron al actual comandante de las Fuerzas Militares, general Juan Pablo Rodríguez; el excomandante del Ejército, general (r) Mario Montoya. Además de los generales Fabrizio Cabrera, Hernando Pérez Molina, Leonardo Gómez Vergara, Justo Eliseo Peña y Jairo Erazo Manzola. Los cuatro últimos oficiales fueron comandantes de guarniciones militares en el suroccidente. Precisamente, en esta zona González del Río estuvo cuando fue mayor. Un tiempo en Cauca y el otro en el Eje Cafetero. Cifras de falsos positivos por regiones Los hechos por los que la Fiscalía ha vinculado a miembros de la Fuerza Pública en procesos judiciales se registraron entre 1985 y 2013. De acuerdo con la entidad, el delito que está siendo más investigado es el de homicidio, todos atribuibles a uniformados y donde se cuentan hasta el momento 4048 víctimas, de los cuales 223 han sido menores de edad. “Los delitos más investigados en estos casos corresponden al homicidio en persona protegida y homicidio agravado”, señala el documento. Familiares de las víctimas dicen que sus muertes se produjeron a los pocos días de ser reclutados para ir a trabajar a otras zonas del país. Pero, ¿dónde se registraron todos estos hechos? Según el informe, Antioquia aparece como el departamento con más víctimas (793), seguido de Casanare con (215), Meta (114), Huila (110), Norte de Santander (90), Santander (86), Caquetá (71), Guajira (65), Putumayo (63), Cauca (22), Nariño (15) y Valle del Cauca (13). El 63 % de los casos se presentó entre el 2004 y el 2008. El 2007 fue el año más crítico, con 388 casos. “En Antioquia se han presentado la mayoría de casos, primero por ser el departamento más grande del país, por lo que concentra un gran numero de bases militares y la mayoría de casos están asociados con resultados que tenían que presentar todas esas unidades”, dice un funcionario de la Fiscalía.Agrega, además que aunque muchos de los uniformados condenados por estas ejecuciones extrajudiciales no han aceptado cargos, los pocos que sí lo han hecho confirmaron que han cometido estos delitos por órdenes de los altos mandos. “Al momento de aceptar los cargos reconocieron que las víctimas principales han sido personas señaladas por la comunidad de pertenecer a grupos delincuenciales y habitantes de la calle”, afirma un funcionario de la Fiscalía. La fuente agrega que “son vidas humanas las que se han perdido por el afán de presentar un resultado o ‘positivo’ como le llaman en el argot militar y por eso estamos investigando y no vamos a descansar hasta que no tengan una respuesta cada uno de los familiares de las víctimas”, dice el funcionario judicial. Casos en el Valle del Cauca Aunque la Fiscalía asegura que en el Valle y Cauca no tienen un gran número de investigaciones por las ejecuciones extrajudiciales, González del Río aseguró en junio pasado, en una entrevista a RCN, que su “responsabilidad era en el Valle del Cauca y Cauca. Se hicieron 17 operaciones donde existieron alrededor de 27 muertos de falsos positivos, los cuales voy a aceptar. Yo creo que víctimas de ‘falsos positivos’... hay 400 aproximadamente en esa zona del Pacífico”. En la región uno de los casos más conocidos fue la condena a 37 años de cárcel al sargento del Ejército Luis Eduardo Mahecha, por el homicidio del campesino José Orlando Giraldo Barreras, ocurrido el 11 de marzo del 2006 en zona rural de Cali. Por este hecho son juzgados otros siete militares que, junto a Mahecha, hacían parte del Batallón de Alta Montaña. En ese entonces, la unidad era comandada por el coronel Byron Carvajal, condenado por el asesinato de diez policías y un civil en Potrerito, zona rural de Jamundí, el 22 de mayo del 2006. Marta Giraldo, hija de la víctima, dijo que esa vez que “lo más importante no es la condena. Nosotros queremos que se limpie el nombre de mi papá”. Asimismo, la Corporación Justicia y Dignidad denunció en agosto pasado que a seis años de la presunta “masacre de cinco personas en Rozo, cometida por efectivos del Batallón Codazzi de Palmira el 5 de agosto de 2008, aún hay impunidad por este caso catalogado por la organización como un ‘falso positivo’”. Representantes de la Corporación, que le enviaron una carta al fiscal Eduardo Montealegre, alegan que en el proceso se ha dejado, entre otras acciones, vencer términos, filtrar información, omitir sus funciones legales y favorecer a los uniformados. Esta misma organización le hace seguimiento al asesinato de tres personas el 7 de marzo del 2008, en la vereda La Tupia, en Pradera, donde están presuntamente involucrados hombres de la Compañía Halcón del Batallón Codazzi de Palmira, en un aparente simulado enfrentamiento armado con la guerrilla. En este caso habría pruebas para afirmar que las víctimas no eran subversivos. Estos son los oficiales señalados por el coronel (r) González del Río General Hernando Pérez Molina: Fue comandante de la Tercera División del Ejército, que comprendía los departamentos del Valle y Cauca. Antes de llegar a esa posición pasó varios meses al frente de la Tercera Brigada del Ejército en Cali. General Justo Eliseo Peña: Fue comandante de la Tercera División del Ejército en Cali, tras la salida del general (r) Molina. Dirigió la Primera División en Santa Marta. Durante su carrera militar también lideró el Comando Conjunto del Pacífico entre 2009 y 2010. General Jairo Erazo Manzola: Ha sido considerado como uno de los hombres más condecorados en el Ejército. Durante su carrera estuvo al frente de la VIII Brigada en Armenia y como comandante de la V División. Fue comandante del Comando Pacífico, entre 2010 y 2011. Coronel (r) Robinson González del Río: Fue capturado en agosto de 2012 por su presunta responsabilidad en falsos positivos. Está siendo investigado por una serie de muertes ocurridas cuando era comandante del Batallón 57 Mártires de Puerres, en el Eje Cafetero, en el 2007. Al momento de su captura era comandante de una de las Escuelas de Formación Especiales del Ejército. General Juan Pablo Rodríguez: Comandante de las Fuerzas Militares, señalado por González como uno de los oficiales que conocían las operaciones que se desarrollaban en Antioquia, entre ellas, las ejecuciones extrajudiciales, porque supuestamente era comandante de la IV Brigada del Ejército. General Mario Montoya: Excomandante del Ejército. Es el a quien más se ha acusado de ser el auspiciador de los falsos positivos. Montoya se retiró cuando estalló en noviembre de 2008 el escándalo de los falsos positivos y fueron retirados de la fuerza 27 oficiales. General Fabricio Cabrera: Ocupó el cargo de jefe logístico del Ejército. Fue señalado por el coronel González del Rio en una de las grabaciones por el caso de falsos positivos. Fue comandante también de la Décima Segunda Brigada y luego estuvó en la jefatura de Aviación del Ejército.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad