¿Qué tan creíble es la explicación de Petro sobre polémico video? Opinan analistas

¿Qué tan creíble es la explicación de Petro sobre polémico video? Opinan analistas

Diciembre 03, 2018 - 11:20 p.m. Por:
Redacción de El País
Gustavo Petro de cara a la segunda vuelta

Gustavo Petro, excandidato presidencial

Colprensa / El País

Seis días necesitó el senador de Colombia Humana Gustavo Petro para responder al video que fue publicado el pasado martes en el Congreso de la República y en el que él aparece contando fajos de billetes.

“Tengo que pedir perdón a mis electores por haber recibido dinero en un apartamento”, arranca diciendo Petro en el video de respuesta que dura 40 minutos y 30 segundos.

Esa frase y lo que sigue después es calificado por un experto en marketing político, un sociólogo y una sicóloga como una justificación a sus actos.
La sicóloga Gloria Hurtado, después de ver en detalle el documento audiovisual, sostiene: “Es una victimización excesiva. Apela al pesar y la compasión”.

La analista comenta que cuando una persona habla tanto, apelando a la emoción, distrae a su interlocutor y deja en evidencia que no tiene una claridad en su discurso. Además, Petro “evade su responsabilidad”.

“Los políticos nos manejan con emociones y nos quitan la razón y eso es lo que trata de hacer él porque, al final, no dice nada”, precisa Hurtado.
Considera que lo del video es “de lo peor que ha hecho Petro porque no se presenta con una posición adulta, de un hombre serio. Si cometió un error debe enfrentarlo, pero se muestra en una tragicomedia. Desde el punto de vista de espectadora, me sentí ofendida por la manera como me trata: termina siendo vergonzoso el tono que usa, la camisa de cuadros, la mirada”.

Lea también: "No le ayuda ni poquito": Claudia López sobre explicaciones de Petro

Este martes a las dos de la tarde, se terminará de realizar el debate de control político al Fiscal General. Se espera que los senadores citantes den sus conclusiones.

Mientras, Pedro Viveros, experto en marketing, de entrada explica que lo más importante de cualquier situación de crisis de un político, una institución o un país es responder de manera pronta: “Petro se demoró casi ocho días y en ese tiempo dejó un vacío que llenaron sus rivales políticos, los analistas, los medios de comunicación”.

Después sostiene que su relato justifica la disculpa que primero pide por recibir dinero en un apartamento, “cuenta toda su historia para que recurramos a su discurso de hombre luchador, pero al final recibió la plata”.

Al final, este video equivale al coscorrón de Germán Vargas Lleras: “No sé si lo queme como político, pero, como sucedió con el coscorrón que Vargas Lleras le dio a su escolta, de manera permanente sus rivales se lo van a estar enrostrando a lo largo de su vida política”.

Viveros, después de ver el video, sostiene que son más las preguntas que surgen que las respuestas que entrega: “¿En qué fecha fue el video? ¿Por qué le sacaron un video ahora si se supone que era antiguo? ¿Quién hizo el hackeo del video?”.

El sociólogo Juan David Mesa, de la Universidad Icesi, considera que el hoy senador fue “innecesariamente extenso, apelando a la emotividad de sus ocho millones de electores”.

A su juicio, el discurso es creíble, “tiene muy claro en términos temporales cómo se dieron las cosas, describe muy bien los personajes involucrados en la historia y eso se ve en el nivel de descripción”.
Sin embargo, es claro al decir que el relato de Petro genera muchas más dudas: “Cuando dice que era consciente de que su amigo lo estaba grabando, uno se pregunta por qué no lo dijo desde el mismo momento en que supo que se iba a publicar el video. En el Congreso, antes de que Paloma Valencia lo exhibiera, él lo alertó. Allí pudo haber dicho que siempre supo que existía. Tampoco lo mencionó en su tuits”.

Mesa agrega que si el excandidato presidencial sabía que había una cámara, por qué se demoró tanto en salir a dar explicaciones. “¿Dónde está (Juan Carlos) Montes, amigo que lo grabó? Su versión podrá darle legitimidad a su relato”.

Otra pregunta que se hace el sociólogo es sobre la aparición de Simón Vélez, quien en una revista pareciera dar a entender que sí apoyó con dineros al senador, pero luego, en un “escueto” comunicado, lo negó.

Este martes Petro continuará dando respuestas, por primera vez en un espacio que les dará a los periodistas la oportunidad de contrapreguntar.

¿Y los amigos?

El video presentado por Gustavo Petro no logró despejar las dudas que rondan el ambiente político, ni siquiera entre sus amigos. La exsenadora Claudia López dijo que a Petro no le ayudó ni poquito su video de respuesta.

“En semejante lío, da una explicación gota a gota: Decenas de trinos, un vídeo de 40 minutos y mañana (hoy) rueda de prensa no le ayuda ni poquito en su explicación del videobillete, que obviamente le sacaron por saña política, pero que es espantoso para los ciudadanos entender”.

De acuerdo con el senador del Centro Democrático, Ciro Alejandro Ramírez, el problema que se debe analizar en el país “no es que sean $20 millones y el valor de cada billete. El debate es que así sea un solo peso, la izquierda está untada con este presunto hecho de corrupción que se debe aclarar a la opinión pública”.

Para Ramírez, “lo más importante no es en qué momento se conoce el video, lo más importante es que Petro le debe dar explicaciones a las autoridades, quienes deben determinar su legalidad y si se cometió algún delito por parte de Gustavo Petro”.

Hasta el cierre de esta edición, los amigos políticos de Petro no se habían pronunciado sobre el video de ayer.

¿Y la situación jurídica?

Frente a la situación jurídica de Gustavo Petro, las dudas son diversas. Algunos abogados consultados aseguran que con la información disponible no es posible señalar que haya cometido algún delito.

“El video en sí mismo son unas imágenes que no permitirían ni siquiera saber la cantidad de dinero que se estaría recibiendo por parte de Petro, no podría hablarse de quién le está entregando el dinero. El video no constituye prueba para abrir una investigación o ir a formular una imputación en contra del senador”, afirmó el abogado penalista y exfiscal Élmer Montaña.

Con él coincidió Rubén Darío Henao, exmagistrado de la Corte Suprema, quien afirmó que la entrega del dinero en sí misma no constituye delito, “salvo que exista un contexto en el que se pruebe sea producto de un ilícito uno”.

Sin embargo, Henao advierte que Petro “tiene que dar muchas explicaciones. Y tienen que ser lógicas de parte de quien se dice ser el faro de la anticorrupción en el país, bien sustentadas y bien motivadas y no argumentando que por qué el video lo tenía x o y senador.

El que sí está convencido de que en este caso se pudo presentar un delito es el abogado Abelardo de la Espriella que, incluso, interpuso una denuncia penal contra Petro por los delitos de enriquecimiento ilícito y concierto para delinquir, entre otros.

En su más reciente columna, titulada ‘Petro indecente’, De la Espriella manifiesta: “He presentado denuncia para que la justicia indague si el dinero recibido por Gustavo Petro Urrego fue una contraprestación que en el año 2009 entregó el narcotráfico, en cabeza de las Farc y de su socio, alias El Loco Barrera, para que el entonces parlamentario y candidato presidencial promoviese, en su campaña y en el interior del Congreso(...), una propuesta tendiente a eliminar la extradición”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad