¿Aspersión con glifosato funciona para erradicar cultivos ilícitos funciona mejor que la sustitución voluntaria en Colombia?
((blockContentFlag)) ((blockContentType))

Escuchar este artículo

¿Por qué retomar la aspersión con glifosato si la sustitución voluntaria funciona?

Abril 18, 2021 - 09:54 a. m. 2021-04-18 Por:
Colprensa
Sustitución voluntaria de cultivos ilícitos, imagen de referencia

Según la Consejería para la Estabilización, solo el 0,8 % de las hectáreas erradicadas a través de la sustitución tienen resiembra, mientras calculan que con la fumigación, puede superar el 50 %.

Foto: Colprensa

Colombia está muy cerca de retomar la aspersión aérea de los cultivos ilícitos luego de 6 años de haber sido suspendida por los daños ambientales que puede ocasionar y su impacto en la salud de las personas.

Con la resolución expedida por el Ministerio de Justicia para regular su implementación, y la modificación del plan ambiental por la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Anla, los mayores escollos para retomar las fumigaciones parecen superados y podría llevarse a cabo, como lo prometió el Gobierno Duque desde sus inicios.

Sin embargo, desde 2015, cuando se suspendió la aspersión hasta la fecha, y por los avances de la implementación del Acuerdo de Paz con las Farc, la sustitución voluntaria muestra resultados muy positivos, que el mismo presidente Iván Duque y su gabinete reconocen.

De acuerdo con la Consejería para la Estabilización, el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS), creado por el Acuerdo de Paz para erradicar de manera concertada con las comunidades los cultivos ilícitos ya ha llegado casi a 100 mil familias (99.097 para ser exactos) y ha permitido la erradicación de 44.185 hectáreas de cultivos ilícitos desde que se creó el programa en 2017.

Lea además: Uso de asbesto en Colombia quedó prohibido, Gobierno ya firmó decreto que regula la norma

Si bien la cifra no tiene comparación con las 26 mil hectáreas que espera sean erradicadas el ministro de Defensa, Diego Molano, en lo que queda del año, hay un indicador en el que la sustitución voluntaria supera de lejos a las fumigaciones.

Según las cifras de la misma Consejería, solo el 0,8 % de las hectáreas erradicadas de esta manera tienen resiembra, mientras que se calcula que la resiembra en casos de fumigación, puede superar el 50 %.

El PNIS incluye también la implementación de proyectos productivos (la Consejería registra ya 8.838) en los que han sido claves alianzas con las federaciones de cafeteros y cacaoteros, entre otras organizaciones.

¿Por qué no intensificar esta política, en vez de regresar a las fumigaciones, sobre las que existen preocupaciones de diferentes sectores sobre los daños que pueda provocar al medio ambiente y la salud de las personas que viven en las zonas.

¿Cuál estrategia es más efectiva?

Lo que ha dicho el ministro de Defensa es que este instrumento busca atacar los cultivos ilícitos en las zonas que están protegidas por los grupos armados ilegales y donde no se puede hacer erradicación manual porque estos “grupos colocan minas, francotiradores y hacen asonadas”. Es decir, el Gobierno quiere tener todas las alternativas en sus manos.

Camilo Romero, exgobernador de Nariño, sin embargo insiste en que se trata de un camino equivocado, pues el glifosato se ha usado por 30 años en el país sin resultados efectivos, "haciendo daño a la salud y a la vida y además que es más costoso que la sustitución de cultivos ilícitos".

"En Nariño, después de 18 años de ser el departamento con más cultivos ilícitos, en mi gobiernos logramos que dejara de ser, ahora es Norte de Santander, eso en parte se debe a la sustitución de cultivos de uso ilícito. Además logramos que 63 mil familias estén de acuerdo con la sustitución y el gobierno solo le cumplió a 17 mil", añade.

El catedrático de la Universidad Javeriana Gabriel Tobón, señala que la insistencia del Gobierno en las fumigaciones se debe a la presión que existe por parte del gobierno de Estados Unidos para retomarlas.

Agrega que el problema que ha tenido el PNIS es que se le ha incumplido a las comunidades, lo que generó resiembras de cultivos ilícitos.

Si no ha tenido más resultados, anota, se debe a que el programa está desfinanciado y no se incluyó en él la construcción de carreteras, centros de salud, agua potable y alcantarillado que garantice que los nuevos cultivos tuvieran mejores oportunidades de comercialización.

Pero para el profesor de la Universidad de los Andes y exsecretario de seguridad de Bogotá, Daniel Mejía, el dilema no es entre aspersión o sustitución voluntaria porque ambos se quedan cortos.

Según dice, en la práctica son pocos los programas de desarrollo alternativo que han funcionado y eso no depende de si hay o no aspersión.

“Nosotros llevamos cinco, o seis años sin estas medidas y los programas de desarrollo alternativo siguen sin funcionar y siguen sin consolidar un programa congruente de sustitución masiva de cultivos ilícitos”, explica.

Por eso, Mejía, cree que la solución no es atacar los eslabones más débiles de la cadena de producción, que es en donde se ha puesto el énfasis de la política antidrogas, sino en donde se produce el mayor valor agregado, como los cristalizaderos, los laboratorios, los envíos, la acumulación de activos, etc.

"Si el gobierno realmente quiere atacar el narcotráfico tiene que hacerlo donde les duele, no donde les hace ni cosquillas”, concluye.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS