Hijo de una desaparecida en toma del Palacio de Justicia pudo ver sus restos 34 años después

Escuchar este artículo

Hijo de una desaparecida en toma del Palacio de Justicia pudo ver sus restos 34 años después

Septiembre 19, 2019 - 11:40 p.m. Por:
Juan Pablo Gómez, Colprensa
Juan Francisco Lanao

Juan Francisco Lanao, hijo de Gloria Isabel Anzona, una de las desaparecidas en la toma del Palacio de Justicia.

Colprensa

A Juan Francisco Lanao le han dicho que su mamá era amorosa con él, que era trabajadora y organizada. Una abogada exitosa. También le han comentado que era igual de explosiva a como es él. Era la mayor de cuatro hermanos. Era apegada a su familia. Le hubiera gustado experimentar en carne propia ese dechado de virtudes. Su mamá era Gloria Isabel Anzola de Lanao, desaparecida tras la toma y la retoma del Palacio de Justicia, en noviembre de 1985.

El duelo que Juan Francisco lleva desde hace casi 34 años cambió ayer. Fue citado al búnker de la Fiscalía, donde le mostraron los restos de su mamá, que por años fueron llorados por la familia de la magistrada auxiliar María Janeth Rozo. Sin embargo, no fue una entrega digna, ya que ese proceso aún llevará un tiempo y en ese acto se espera contar con la presencia de otros familiares que no viven en Bogotá.

Lea además: Familiares de víctimas del Palacio de Justicia: El Estado no ha dado respuestas

En diálogo con Colprensa, Lanao habló de lo que significa este avance en su lucha por conocer la verdad, de lo que ha vivido y lo que espera de este proceso en el que su mamá “nada tenía que ver con los hechos, con ninguno de los bandos, simplemente estaba en el lugar equivocado”.

¿En qué consistió la diligencia de ayer en la Fiscalía?

Para mí fue verla y conocerla, saber que es real y tangible y, a la vez, aceptar que no voy a poder vivir con ella, eso cambia el duelo. Se siente una paz diferente, la lesa humanidad ya uno no la siente como tal. Básicamente fue verla, asimilarlo. Es increíble conocer a la mamá que no pude conocer.

¿No fue una entrega digna aún?

No, no fue el acto de entrega digna, nosotros apenas lo estamos asimilando. Sí se va a hacer un proceso de entrega digna, pero todavía se está preparando, la entrega digna se demora. Por ejemplo, faltan los informes técnicos.

"Espero algún día poder cerrar el componente de verdad; el de justicia queda en manos de los jueces”.
Juan Francisco Lanao
Hijo de Gloria Isabel Anzola.

¿Qué espera de esos informes técnicos?

Espero que el informe técnico establezca una posible causa de muerte, porque no hay afectaciones, ni fracturas en ninguno de los restos presentes. En lo que es el esqueleto no hay evidencia de impacto (de arma de fuego).

¿Qué restos se conservan?

Falta la espina dorsal, las costillas, las extremidades inferiores están hasta el fémur y, las superiores, prácticamente no están.

¿Qué sentimientos se cruzan por su mente cuando empieza a cerrar un capítulo tan doloroso en su vida?

Uno comienza a contemplar la hipótesis de que no va a haber más verdad viendo lo que está pasando con los otros casos y de que uno quede con la incertidumbre de cómo murió y esperanzado de que sea la forma menos trágica posible. Siempre estará la pregunta de cómo murió. En el Palacio de Justicia se cometieron los delitos de desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y torturas por parte de la Fuerza Pública. Esto es triste, porque uno no le puede desear la peor muerte a la madre de uno.

¿Qué decirle hoy a la familia de María Janeth Rozo, a quien por equivocación le entregaron los restos de su mamá?

Siento gratitud a la vez porque tuvieron el cuerpo de mi madre y le dieron cristiana sepultura. Les deseo lo mejor, mucha fuerza. Para ambas familias fue muy difícil digerir esto.

Antes de la audiencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Cidh, en Bogotá, desde la Fiscalía se habló de que en el Palacio no hubo desaparecidos, ¿qué opinión le mereció esa declaración?

Me pareció una decepción. Qué falta de ética profesional de parte del funcionario de la Fiscalía, siendo que ya habían cumplido medidas de satisfacción ordenadas por la Cidh en donde el Gobierno pedía perdón. En la última audiencia de la Corte el Estado daba cuenta de que la culpa era inminente y que la sentencia era obvia para otra vez tener que escuchar que no hubo desapariciones. Tienen que ser más humanos con la sociedad, a uno le deja el sabor es que esto son desapariciones forzadas.

¿Ahora, qué sigue?
Espero algún día poder cerrar el componente de verdad; el de justicia queda en manos de los jueces, porque han estado ausentes por mucho tiempo en determinar los responsables materiales e intelectuales. No es justo con las familias, hay más irregularidades. La sociedad merece justicia. La sociedad colombiana en este caso ha sido muy manipulada y cambió el eslogan de ‘Defendiendo la democracia, maestro’ a ‘Si está la manga, que no aparezca el chaleco’.

¿Cómo quiere que el país recuerde a su mamá?

Mi mamá no tenía que ver con los hechos, con ninguno de los bandos.

El recuerdo de las amenazas

Hacia 1988, Francisco Lanao, padre de Juan Francisco, se radicó en Quito, Ecuador, como una medida de protección. Su hijo narra que para ese entonces llegaban amenazas e intimidaciones sobre lo sucedido con Gloria Anzola.

“Me cuentan que en las llamadas decían que no preguntaran más, que a mi mamá la tenían en guarniciones militares, que estaba sufriendo mucho, que la estaban torturando (…) y el trato de lo que era la Fuerza Pública era espantoso, porque llegaron a decir que mi mamá hacía parte del M19”, cuenta Juan Francisco.

Para 2002, el joven regresó a Colombia y un amigo suyo, hijo de un abogado, le dijo que querían llevar el caso de la desaparición de su mamá. A partir de entonces, Juan Francisco empezó a indagar y a conocer un poco más sobre la muerte de Gloria Anzola.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad