El pueblo no eligió a un vicepresidente mudo”: Angelino Garzón

El pueblo no eligió a un vicepresidente mudo”: Angelino Garzón

Junio 26, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Andrea del Pilar Barrero I Redacción
El pueblo no eligió a un vicepresidente mudo”: Angelino Garzón

Las funciones del Vicepresidente están definidas en la Constitución Política, que son las de reemplazar al Presidente en ausencia temporal o absoluta, y cumplir funciones que el Presidente le defina al Vicepresidente.

¿Por qué se ha extralimitado en sus funciones? ¿Es cierto que dice lo que el Presidente no puede decir? ¿Cuál es su cuota de poder en el Valle? El vicepresidente le respondió al País.

Para muchos, Angelino Garzón se ha extralimitado en sus funciones como Vicepresidente.Las funciones del Vicepresidente están definidas en la Constitución Política, que son las de reemplazar al Presidente en ausencia temporal o absoluta, y cumplir funciones que el Presidente le defina al Vicepresidente. Por lo tanto, todas mis actuaciones han sido acordes con las funciones que el Presidente me ha definido y están muy acordes también con lo que dijimos en la campaña electoral. Necesitamos consolidar en Colombia una política permanente, de Estado, en materia de promoción y respeto integral de los Derechos Humanos. Y esa es mi función.Algunos analistas aseguran que cuando usted salió a decir que el Gobierno preparaba un decreto de indulto, lo que hizo fue blindarse porque usted es quien va a manejar esa política.Yo defiendo el contenido integral de la Ley 1424 y defiendo el propósito de la misma que es el del perdón, la reconciliación en una perspectiva de paz y por lo tanto también he manifestado públicamente que estoy dispuesto a aceptar la delegación del Presidente, si así al final él lo decide, y a asumir todos los desafíos jurídicos y políticos que trae un proceso de beneficio para los integrantes de grupos armados ilegales que se desmovilicen y que no estén acusados de lesa humanidad. Usted ha dicho que la ley en Colombia es más dura con los militares que con los grupos armados ilegales, concretamente, ¿qué quiere decir con eso?Colombia ha reconocido que existe un conflicto armado interno y tarde que temprano se va a iniciar un debate en el país de que además de los beneficios para los integrantes de los grupos armados ilegales que se hayan desmovilizado también se tiene que pensar en beneficios para aquellos militares y policías que han sido investigados o que están siendo investigados a raíz de su actividad en este tema del conflicto armado, y que no estén comprometidos también en delitos de lesa humanidad. ¿Se debe, entonces, reformar la manera en la que se está juzgando a la Fuerza Pública en el país?No, yo creo que tenemos que encontrar mecanismos que permitan beneficios para nuestros militares y policías porque debemos evitar enviar el mensaje de que la justicia es más dura con nuestros militares y policías que con los combatientes ilegales. Esto lo planteo a manera de reflexión y creo que es un debate inevitable que en Colombia en los próximos días, en los próximos meses, se va a desarrollar. Hasta su llegada a la Vicepresidencia esa función mantenía un bajo perfil. Usted le ha puesto un tono distinto y para muchos hay un interés particular suyo en proyectarse hacia futuro.Lo primero es destacar el trabajo que hicieron los anteriores vicepresidentes. Es como todo los seres humanos. Todos somos diferentes. Tenemos cada uno nuestra personalidad, nuestro estilo propio, pero lo que más quisiera destacar es que mis actuaciones como Vicepresidente corresponden a nuestros compromisos públicos en la campaña electoral y si usted me permite decirle, yo trato de ser coherente entre lo que dijimos en la campaña y lo que hago ahora como Vicepresidente.¿Pero tanto protagonismo suyo podría ser una manera de allanar el camino para una campaña presidencial?Mi mamá, que era una humilde vendedora de plaza de mercado de la galería Alameda de Cali, pero llena de sabiduría popular, siempre me aconsejaba: ‘Mijito no se vaya a precipitar en la vida. Uno no debe ser ni precipitado ni entrometido’. Cada día tiene su afán, por lo tanto ahora lo que yo tengo que hacer es cumplir bien la tarea como Vicepresidente.¿Cómo se ha sentido con tantas críticas a su alrededor?En una democracia todas las personas tienen derecho a opinar y los servidores públicos tenemos que estar expuestos a las opiniones de la población, a favor, en contra. Uno tiene que ser muy respetuoso de la opinión de la ciudadanía. Las pocas críticas vienen de gente que tiene una concepción muy extraña de la democracia: viva la democracia, si me conviene, y conspiro contra la democracia, si no me conviene.Cuando usted dijo de que hay señoritos a los que no les gusta que usted hable, ¿a quiénes se refería?Me refería a que de pronto algunas personas se han olvidado que el pueblo no eligió un vicepresidente mudo.Pese a que usted dijo que respeta y admira el trabajo del ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, en el ambiente hay sensación de rivalidad entre ustedes.No, porque son funciones completamente diferentes. Yo fui elegido para un período fijo. Y soy consciente de que en el cargo el único que me puede definir funciones es el Presidente. Y, por lo tanto, si mañana el Presidente quisiera no definirme funciones también está en su derecho constitucional.El presidente Santos esta semana tuvo que salir a acallar ese contrapunteo entre usted y Vargas Lleras y eso dejó entrever diferencias, divisiones.Primero no hay diferencias y yo soy el primero en reconocer el trabajo de cada uno de los ministros y ministras del Gobierno Nacional y todos los esfuerzos que hace el Gobierno para cumplir la tarea. Yo creo que hoy la sociedad colombiana tiene plena conciencia del contenido y alcance de la Ley 1424.Pero ese debate parece que sí generó confusión en la opinión pública.Es que no ha habido un debate. Ha habido apreciaciones sobre la ley, pero vuelvo al cuento de mi mamá, cuando dos personas tenían apreciaciones un poco diferentes, ella decía: ‘Mijito lo mejor es darle tiempo al tiempo’. El tiempo es el mejor juez. Démosle tiempo al tiempo. Esperemos a que salga el decreto reglamentario de la Ley 1424 y que comience a aplicarse.¿No cree que es mejor ‘lavar la ropa sucia en casa’ para no generar ese mal ambiente?No hay divisiones sobre una ley que ya está aprobada, yo no elaboré la ley, yo no presenté la ley, y a los servidores públicos lo que nos corresponde es cumplir y hacer cumplir la ley. Y una vez salga el decreto reglamentario, que debe salir antes del 29 de junio, es hacer cumplir la ley.Dice que no hay divisiones, entonces lo que no hay es unidad de criterios en el Gobierno.Yo creo que hoy tenemos un excelente equipo de gobierno. Ahora, usted sabe que todos los gobiernos no somos homogéneos, existen opiniones, apreciaciones y lo importante es que hay una voluntad del Presidente para abajo por acertar en la obra de gobierno.Hay sectores que dicen que usted se ha vuelto incómodo para el Gobierno, como una piedra en el zapato. ¿Qué lectura le hace a esa apreciación?Yo tengo un principio de vida y es que el mejor amigo o amiga que puede tener un gobernante es el que le dice la verdad. A los gobernantes no nos ayudan para nada los salameros, los mediocres, los de doble moral. Y uno si algo tiene que agradecer en la vida son aquellas personas que nos dicen la verdad. ¿No ha sentido que quieran pedir su cabeza?Cómo piden la cabeza de la Vicepresidencia, si el Vicepresidente fue elegido por voto popular. De mi parte sería un mentiroso si yo dijera que algún ministro o ministra está pidiendo la cabeza del Vicepresidente de la República. Hay sectores en la población, por cierto muy pocos, que creen que no debería existir la figura del Vicepesidente, pero para eso tendrían que hacer una reforma constitucional.¿Es partidario de que se reformen las funciones del Vicepresidente?No, yo soy partidario de que se deje la Constitución Política tal como está en lo que tiene que ver con las funciones del Vicepresidente, porque yo soy coautor de esa Constitución, en mi condición de constituyente, y creo que esa figura quedó muy bien concebida. A mí me eligieron no para defender un cargo, me eligieron para defender políticas públicas a favor de la población.¿Es cierto que usted dice lo que el presidente Juan Manuel Santos no puede decir?No, nosotros no trabajamos de esa manera. Trabajamos de cara a la ciudadanía y obviamente yo digo lo que el presidente Santos ha definido en su programa de gobierno, lo que dijimos en la campaña electoral, y lo que hoy queremos es volver una realidad todo nuestro Plan Nacional de Desarrollo y un eje transversal de ese plan es la promoción integral de la política de Derechos Humanos.¿Qué les responde a quienes dicen que usted tiene un fortín político en la Vicepresidencia?Yo no pertenezco a ningún partido político desde 1994. A pesar de ello he sido ministro de Trabajo, gobernador del Valle con más de 700.000 votos, embajador y ahora Vicepresidente. Yo trabajo sobre la base de la percepción ciudadana, del cariño de la gente, porque por principio estoy en contra de la compra y venta de votos. A lo que aspiro es que el 7 de agosto del 2014 pueda caminar tranquilamente por cualquier sitio de Colombia y que la gente me salude con cariño y con respeto.¿Cómo ve la situación de Derechos Humanos en el Valle del Cauca?Yo creo que se está haciendo un esfuerzo muy grande tanto por el Gobernador, por cada uno de los alcaldes, por sectores de la sociedad civil, por otras instituciones del Estado y la comunidad internacional, en afianzar una política de promoción de respeto integral de los Derechos Humanos.¿El tema de corrupción preocupa, cuándo se van a conocer resultados de las investigaciones en el Valle?La decisión final en ese sentido la tienen los organismos de control. Pero yo creo que no solamente en el Valle sino también en todo el país, el Gobierno Nacional está empeñado en que junto con los organismos de control y de Justicia podamos avanzar en la lucha contra la corrupción y la impunidad, porque para nosotros la corrupción y la impunidad son dos grandes aliados de la criminalidad organizada.No cesan voces que dicen que usted sigue mandando en el Valle.Yo no tengo poder en el Departamento ni siquiera en el portero de algún edificio de una entidad del Estado.Aunque Estados Unidos reconoció que Colombia ha cumplido las exigencias para el TLC, aún hay mucho escepticismo en que esa iniciativa logre aprobarse en el Congreso de ese país, ¿cómo ve esa situación?Nosotros aspiramos que esa presentación por parte del Gobierno de Estados Unidos se haga antes del 28 de agosto del presente año y queremos reiterar que el TLC entre Colombia y EE.UU. es un gana-gana. Aquí no se trata de favores unilaterales o de dádivas unilaterales. En el mundo de hoy no solamente se globalizaron los negocios, sino también los derechos humanos. Creemos que por la vía de tratados de libre comercio podemos avanzar enormemente en una política de promoción integral de los derechos.¿A Colombia aún le hace falta trabajar por las garantías de los derechos laborales? Colombia está consolidando una política de Estado que no está supeditada a que se aprueben o no tratados de libre comercio. Nosotros creemos que en la perspectiva de consolidar a Colombia como un Estado moderno se tienen que respetar los Derechos Humanos incluyendo los derechos labores y las libertades sindicales. Pero somos conscientes, duele decirlo, que algunos servidores públicos y sectores empresariales no tienen un comportamiento de respeto integral a los derechos labores y libertades sindicales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad