Conozca 5 ejercicios para tener relaciones sexuales más placenteras

Conozca 5 ejercicios para tener relaciones sexuales más placenteras

Febrero 24, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Conozca 5 ejercicios para tener relaciones sexuales más placenteras

Para ellas. Estimule la líbido. Siéntese en el suelo, abra y estire las piernas pegadas al suelo lo más que se pueda, sin tirar de los músculos interiores del muslo. Luego, con las rodillas apuntando al techo y los pies flexionados, dóblese por las caderas lo más que se pueda hacia adelante por unos 30 segundos y repita la rutina varias veces.

Especialistas sugieren ejercicios que tonifican la zona pélvica y que por tanto, contribuyen a relaciones sexuales más placenteras. A ponerse en forma.

Tan importante como cuidar el rostro, el cabello o la figura, es también vital ejercitar nuestra zona pélvica con ciertos ejercicios que ayuden a mantenerla tonificada y fortalecida con el fin de tener relaciones sexuales más placenteras. Estos ejercicios conocidos como aeróbicos sexuales o gimnasia producen ventajas sicológicas y físicas.En primer lugar, dice el sexólogo Ezequiel López, el hombre aumenta su autoconfianza, ya que siente que estos ejercicios son fáciles de hacer y los puede practicar cada vez en mayor cantidad. Y físicamente, nota que puede tener una mejor función sexual, una mejor circulación sanguínea que es clave para la erección y suelen ser un mecanismo para el control eyaculatorio.Y las mujeres que por cuestiones hormonales empiezan a tener problemas de tonicidad vaginal, estos ejercicios les permiten mejorar este aspecto y notar que tanto ellas como sus parejas experimentan mejores sensaciones. A ellas, además, les permiten mejorar su respuesta orgásmica. Pero antes de ponerse en forma es bueno tener en cuenta la observación que hace la sicóloga y terapeuta de pareja Rosalba Urrutia: de nada valen tanta gimnasia y piruetas en la cama si no se tiene una comunicación franca y abierta con la pareja sobre lo que nos gusta o no en la intimidad (ver frases).Por eso, dice, primero hay que mejorar la parte emocional, de comunicación, de relación de pareja como tal, para que con este tipo de ejercicios y otros, fluya la vida sexual de manera más natural.1. Ejercicios KegelBásicamente consisten en contraer los mismos músculos que se contraen cuando uno quiere retener la orina. Es importante que encuentre los músculos correctos que debe apretar. La próxima vez que tenga que orinar, arranque y luego pare. Sienta los músculos de la vagina (para las mujeres), la vejiga o el ano ponerse firmes y desplazarse hacia arriba. Estos son los músculos del piso pélvico. Si los siente firmes, ha hecho el ejercicio correctamente.¿Cómo hacerlo? Apriete los músculos del piso pélvico. Manténgalos apretados y cuente de 6 a 8 segundos. Relaje los músculos y cuente hasta 10. Repita 10 veces, tres veces al día (mañana, tarde y noche).2. Con bolas Ben WaEstas son un par de bolitas no más grandes que una canica. Hay que introducirlas (manos limpias, uñas cortas) como si estuviera introduciendo un tampón. Una vez adentro, contraiga el músculo Pubocoxígeo o de Kegel (como orinando a chorritos). En la medida que más contracciones haga más se fortalece el piso pélvico y las paredes vaginales. Este ejercicio es apropiado para las mujeres que han tenido hijos, ya que con el peso del bebé las caderas se ensanchan y la cavidad vaginal pierde un poco su tonicidad. También se pierde tonicidad cuando se han tenido muchos compañeros sexuales y se ha estado por mucho tiempo expuesta a penetraciones con penes generosos en tamaño que hacen que se dilate la cavidad vaginal y se gane flacidez. Por eso cuando hay penetración, el compañero no encuentra una presión adecuada. Modo de uso: Se aconseja que en las tres primeras semanas no se pase más de tres horas con las bolitas. Pasado este lapso, puede introducirlas nuevamente y dejarlas al menos medio día por unas tres semanas más y cuando finalmente se haya superado el mes o los dos meses de uso ya puede dejarlas el resto del día. Y durante todo el día estar haciendo contracción, sostener un segundo y relajar, hasta que sienta tonicidad, que su cavidad vaginal está lo suficientemente estrecha.3. La LagartijaLa mujer se ubica en el piso, de espalda, y el hombre encima apoyado firme y rígidamente en sus brazos y sus piernas y flexiona su cadera de forma que hace la penetración. Baja, penetra, baja, penetra, eleva su pelvis y sigue apoyado totalmente en los músculos de sus brazos y piernas. Los glúteos y caderas deben ser lo suficientemente flexibles para que siga haciendo lagartijas. Esto genera placer, tonifica la zona pélvica y ayuda a quemar calorías.4. A quemar grasaPor el paso del tiempo y la vida sedentaria es común que haya tejido adiposo ubicado en el Monte de Venus o la pelvis. A los hombres particularmente, este tejido los hace percibir su pene más pequeño porque parece que este se encondiera por la grasita que reposa en esta zona. Para contrarrestar esta grasa es aconsejable abrir y cerrar las piernas no más que a la altura de la pelvis, de forma que no trabajen ni los glúteos ni el abdomen. Es justo la pelvis. Así que ubique la altura necesaria para cuando contraiga como remos sus piernas simplemente encuentre que la presión se hace justo ahí, en esa zona del cuerpo. Puede hacer también tijeras, balanceo y otro tipo de ejercicios apoyándose en los glúteos con las manos firmes en el piso y que las piernas tengan tanta flexibilidad que el esfuerzo se sienta exactamente en el área de los genitales. Esto ayuda a quemar grasa, tonificar y a favorecer la irrigación o vasodilatación que garantice una oxigenación a los genitales: vagina y pene, respectivamente. Se hacen repeticiones de cada ejercicio 5 veces, en un promedio de 20 a 30 minutos diarios por 3 o 4 semanas contínuas. Lo ideal es practicarlos casi todos los días para que surtan el efecto de quemar grasa, ganar tonicidad, mayor irrigación sanguínea, reafirmar la zona del bajo vientre para que se mantenga plana. 5. El método de la toallaEl hombre se provoca una erección y se coloca una toalla pequeña (de secar manos o rostro) encima del pene y debe tratar de mantener el mayor tiempo que pueda esta toalla en el falo. En principio puede ir trabajando con toallas pequeñas y con el tiempo, con toallas más grandes o cada vez más húmedas. Es recomendable cuando haga este ejercicio practicar los movimientos Kegel. Esto fortalece la musculatura genital.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
502 Bad Gateway

502 Bad Gateway


nginx/1.6.3