Colombia tendría 45 millones de habitantes según datos preliminares del Censo

Colombia tendría 45 millones de habitantes según datos preliminares del Censo

Noviembre 06, 2018 - 05:39 p.m. Por:
Colprensa 
Juan Daniel Oviedo, director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística.

Juan Daniel Oviedo, director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística.

Colprensa

Desde hace 13 años el país no conoce qué tan grande es su población y aunque muchos proyectaban y esperaban que la cifra ascendiera a los 50 millones de colombianos, los resultados preliminares del Censo Nacional de Población y Vivienda 2018 reveló que solo seríamos 45,5 millones de habitantes en el país.

Así lo dio a conocer este martes el director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), Juan Daniel Oviedo, quien presentó las cifras preliminares del censo Nacional, el cual alcanzó una cobertura geográfica del 99,8 % del país y con el cual se pudo evidenciar la cantidad de habitantes que tiene Colombia, en dónde están y cómo viven.

“Estamos presentando la base cruda de la recolección de información del Censo de Población y Vivienda, en donde tenemos un estimativo parcial de la población del país de 45,5 millones de habitantes que corresponden a un 9 % por debajo de los 50 millones de personas que estaba estimando el reloj poblacional del Dane para octubre de este año”, indicó Oviedo.

Lea también: Según el censo, el Valle es una región de gente adulta, ¿qué significa?

De acuerdo con el funcionario, ese margen de error del 9 % es estándar en las operaciones censales que no solo se desarrollan en Colombia sino también en otros países, en los cuales los datos del conteo siempre están por debajo de las proyecciones de la población.

“Este margen creemos que puede estar explicado por varios motivos como el retraso de tres años en el desarrollo de esta operación estadística, además de unas proyecciones que no fueron ajustadas y unas que difícilmente pudieron reconocer la importante dinámica socioeconómica del país, resultado de la bonanza petrolera, que favoreció el presupuesto público y, por consiguiente, todas las transferencias condicionadas a la mitigación de la pobreza para la consolidación de una clase media en el país”, explicó el director.

En ese sentido, uno de los datos preliminares es que los 13,8 millones de hogares que hay en el país son más pequeños, tienen un mayor poder adquisitivo y preveen su fecundidad a futuro. Además, que la población colombiana está compuesta en un 51,4 % por mujeres y un 48,6 % por hombres.

“Esto es consistente en el mayor índice de envejecimiento que estamos presentando en este censo y la reducción significativa de la tasa de dependencia, lo que significa que hay menos jóvenes y adultos mayores por cada 100 colombianos adultos en condición de trabajar”, explicó Oviedo.

De acuerdo con las cifras, el índice de envejecimiento de la población viene aumentando en comparación con el censo del 2005, ya que para ese año la tasa fue de 20,5, mientras que en 2018 llegó al 40,6 %, lo cual reflejaría que la población colombiana en su mayoría es adulta y la mayor composición está entre los 15 y 64 años de edad con una participación del 68,3 %, mayores del 65 años (9 %), y de los 0 a los 14 años (22,5 %).

“Cuando nosotros estamos hablando de la proporción de hombres, mujeres y de adultos mayores tenemos que tener en cuenta que es un fenómeno demográfico que las mujeres tengan una tasa de mortalidad más baja que los hombres y esto se llama la feminización de los adultos mayores. Lo que estamos viendo es que se inclinó la pendiente a favor de la feminización de la población adulta mayor, lo que significa que el país se debe preparar y orientar sus políticas públicas en razón de tener una mayor proporción de adultos mayores en el país, y que de estos la mayor parte sean mujeres mayores de 65 años”, explicó el director.

Otro de los datos que reveló preliminarmente el censo es que en el país existen 13,1 millones de viviendas, de las cuales el 61,3 % de los colombianos viven principalmente en una casa, sin embargo, se viene registrando un aumento en los apartamentos, ya que en 2005 el 24,8 % de la población vivía en este tipo de edificación y para 2018 tuvo un importante incremento al llegar al 33,1 %.

En ese sentido, en ciudades como Bogotá los habitantes viven en su mayoría en apartamentos (60,4 %), seguido de Medellín (57,5 %), Barranquilla (51,5 %), Cartagena (46,5 %), mientras que en ciudades como Arauca el 79,5 % de la población sigue viviendo en casas, seguido de Florencia (77,2 %), Villavicencio (72,8 %) y Pereira (72,2 %).

En cuanto a los lugares en donde viven los colombianos se pudo evidenciar que los 13,8 millones de hogares que hay en el país, el 78,4 % se encuentra en las cabeceras municipales, seguido de rural disperso (15 %), y los centros poblados (6,6 %).

“En materia de estratificación de la población, lo que nosotros estamos viendo es que la mayoría de los colombianos se encuentra concentrados en los estratos 1, 2 y 3, es decir un 80 %, mientras que en los estratos 4, 5 y 6 estaría el 20 % de la población. Cuando desegmentamos esta estratificación vemos que los hogares más pequeños son los que habitan en lugares de estratos altos”, explicó Oviedo.

Asimismo, los hogares en Colombia están compuestos en su mayoría por dos, tres y cuatro personas, aunque se viene registrando un importante crecimiento de los hogares unipersonales.

“En materia de hogares unipersonales tenemos un incremento significativo en este tipo de conformación familiar en el país, ya que estamos viendo que pasamos de tener 11 % de este tipo de hogares en el censo de 2005 a una participación de 18 % este año. Además, tenemos identificado que estos hogares tienen un mayor poder adquisitivo y capacidad de pago, por lo que todas las políticas de carácter fiscal, urbanístico, comercio tienen que reconocer estas condiciones socieconómicas”, indicó Oviedo.

Sin embargo, el funcionario reconoció que la menor cantidad de población en el país, frente a la que estaba proyectada, va a afectar una serie de indicadores socieconómicos como el de la riqueza relativa, las coberturas de acueducto y alcantarillado, energía e internet, entre otros.

“Es importante aclarar que si bien hay un cambio estructural en cuanto al número de habitantes, vamos a poder, a partir de las verificaciones, proyectar la población hacia futuro y actualizar nuestros reportes a varias entidades en base de los resultados de este censo”, explicó Oviedo.

Otros de los aspectos es que con base en los resultados y a partir de un análisis demográfico se podrán tomar decisiones estratégicas desde el punto de vista de planeación urbana, el sector privado, decisiones comerciales de los hogares y que las políticas sociales puedan ser mucho más pertinentes y focalizadas.

“Los mecanismos de política pública en temas de salud y otros mecanismos de incursión en el mercado laboral tienen que estar enfocados en los perfiles de los adultos mayores en el país. Además, estamos viendo que la relación de niños por mujer pasó de 45,8 % por cada 100 mujeres en el censo de 1993, a 25,9 niños por cada 100 mujeres en 2018, lo que significa que se viene registrando cambios en las tasas de fecundidad femenina y que estaría relacionado con una mayor participación de las mujeres en el mercado laboral del país”, explicó el director del Dane.

En cuanto a la tasa de alfabetismo de jóvenes y adultos, según el censo, ha aumentado en comparación con los resultados de 2005, ya que las mujeres registraron una tasa del 95,2 % y los hombres 94,8 %. Lo que evidenciaría que se conserva la tendencia de que hay una mayor proporción de mujeres que saben leer y escribir.

El director del Dane también aseguró que para que estos resultados sean definitivos se deberá terminar el proceso de digitalización de los formularios con los cuales se realizó el censo presencial, además de que una comisión realice la verificación de calidad y cobertura.

“Nosotros tenemos que radicar un proyecto de ley para validar la cifra que le estamos dando al país y por eso esperemos que a más tardar en enero y febrero tengamos el borrador del proyecto, para que pueda ser discutido en las sesiones ordinarias del Congreso de la República. En este momento hemos tomado la decisión de convocar a una sesión de expertos para la evaluación de cobertura y calidad del censo y no quisiéramos comprometernos a una fecha específica en cuanto a los resultados de esta evaluación y por eso esperamos radicar el proyecto a principios de 2019”, dijo.

Finalmente, en medio de la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo que adelanta el Gobierno Nacional, y que será su hoja de ruta para los próximos cuatro años, el director del Dane reconoció que será fundamental para definir los lineamientos de política pública en el país.

“Desde la instalación del equipo redactor del Plan Nacional de Desarrollo hemos estado en la definición de unos protocolos de intercambio de información y vamos a poner a disposición la base del Censo, para que pueda ser interpretada en las estadísticas macro que van a orientar los indicadores más robustos que va a tener este plan para los próximos cuatro años”, indicó Oviedo.

El director del Dane explicó que para realizar el levantamiento de la información se requirió de cerca de 410.000 millones de pesos y reconoció que se tuvieron algunas dificultades para el proceso de la recolección de datos, el cual se realizó en dos fases: una virtual y una presencial, que permitió conocer cifras s

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad