¿Se relajaron los caleños con las medidas contra el covid-19?

Marzo 19, 2021 - 11:45 p. m. 2021-03-19 Por:
Redacción de El País
Coronavirus en Cali

La falta del uso correcto del tapabocas y no respetar la distancia social son dos de los factores que inciden en la vulnerabilidad de la gente frente al contagio. Hay quienes han dejado de usar las mascarillas.

José Luis Guzmán - El País

El inicio del proceso de vacunación, sumado al levantamiento de medidas como el pico y cédula y el toque de queda, al igual que la sensación de la reducción de casos de covid-19 han generado entre los caleños un relajamiento en el autocuidado durante las últimas semanas, lo que ya empieza a preocupar a las autoridades y analistas de salud pública frente un eventual rebrote de la enfermedad en la ciudad.

Dicha preocupación se acentúa de cara a fines de semana con días feriados -como este-, cuando Cali se torna una ciudad congestionada no solo en las calles sino en centros comerciales, supermercados, parques y restaurantes; y ad portas de la Semana Santa, que se conmemorará entre el 28 de marzo y el 3 de abril.

En ese sentido, el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, señaló que “causa angustia que si la ciudadanía no asume con responsabilidad esta situación, y se brinda al relajamiento por ejemplo en Semana Santa o durante los fines de semana especialmente, esto pueda ocasionar un incremento en la atención de pacientes en las UCI, estando entonces la vida en riesgo”.

Actualmente, en la ciudad se están registrando, en promedio, entre 250 y 300 casos nuevos de covid-19 al día, por lo que Ospina hizo hincapié en que “es fundamental que los caleños entiendan que un tercer pico de la pandemia implica una mayor proporción de personas que hagan la enfermedad de manifestación severa que tendrán que copar unidades de cuidado intensivo, de ahí que lo consideremos en letras mayúsculas como nuestro gran coco y desvelo, porque traería cierres de los establecimientos y dificultades económicas en la ciudad”.

Ante esta preocupación latente, el Mandatario convocó para el próximo martes, 23 de marzo, una cumbre de salubristas, epidemiólogos y autoridades de salud de la zona metropolitana, con el fin de evaluar la situación frente a un eventual tercer pico de casos de covid-19.

Cabe recordar que la ciudad tuvo un periodo crítico de contagio y derivación de enfermos graves a las Unidades de Cuidados Intensivos durante enero y febrero, cuando la ocupación de las UCI alcanzó a estar en el 97 % e, incluso, se debió recurrir al traslado de pacientes críticos a otros departamentos para que pudieran ser atendidos.

En este punto vale anotar que actualmente la ocupación de las camas de Unidad de Cuidados Intensivos en la ciudad alcanza el 82,7 %, entre pacientes críticos de covid y de otras patologías.

Lea además: Duque recibiría vacuna de AstraZeneca para generar confianza en los colombianos

Por su parte, la secretaria de Salud Municipal, Miyerlandi Torres, indicó que este no es momento de bajar la guardia frente a la amenaza de la enfermedad ni de relajar las medidas de autocuidado.

“El riesgo al salir de viaje a otro lugar y visitar la familia extendida (como padres o abuelos que seguramente se han cuidado en la pandemia) nos puede generar una transmisión del virus. Entre abril y mayo estaríamos viendo sus impactos en los servicios de urgencias y hospitalización”, expresó Torres.

La funcionaria enfatizó en que “tenemos una letalidad entre cinco y siete casos reportados diarios, lo que significa que la ciudad de Cali continúa en pandemia, el riesgo existe y aunque no tengamos un aumento significativo (de casos), sí estamos en una meseta que es necesario prestarle atención y mantener los elementos de bioseguridad, nuestra protección y el distanciamiento físico”.

De otro lado, la epidemióloga Lyda Osorio, señaló que si bien luego de un año de pandemia hay una saturación entre la gente por las medidas restrictivas y de protección, aún se deben seguir cumpliendo ciertos lineamientos elementales para evitar una nueva ola de contagio y el recrudecimiento de la enfermedad en la ciudad.

“Hay quienes se han relajado dentro de su rutina con el uso del tapabocas, el distanciamiento, el lavado de manos y mantener en casa. Estas son estrategias que se deben mantener, porque aunque ya llegó la vacuna y hay una expectativa muy alta en ella, esta todavía no es la solución”, advirtió Osorio.

Sin embargo, la analista añadió que al proceso de responsabilidad ciudadana de seguir cumpliendo con las medidas de bioseguridad debe sumarse la actuación oportuna de entidades y autoridades de salud.

“Se deben continuar reforzando las estrategias de salud pública como agilizar la velocidad de vacunación, que se sigan haciendo los reportes de casos y los aislamientos, y que las EPS continúen haciendo los procesos de tomas de muestra y seguimiento de contactos. No es solo la comunidad la que se mira si se relaja o no, también se deben tener en cuenta las entidades de salud, las empresas, los entes territoriales. No se puede abandonar lo que se ha construido para contener la pandemia”, afirmó Osorio.

La epidemióloga señaló que solo cumpliendo las medidas de autoprotección y haciendo seguimiento riguroso al comportamiento de la enfermedad se podría minimizar la probabilidad de que se tengan que imponer, nuevamente, medidas restrictivas. “De lo contrario, estamos cambiando unos días sin tapabocas y reuniéndonos, por más semanas de restricciones, y eso no es negocio”, afirmó.

Covid en Cali

De acuerdo con el más reciente informe de la Secretaría de Salud de Cali, por cada 100.000 habitantes expuestos en la ciudad se han presentado 1,2 casos positivos de covid-19.

Las comunas 3, 9, 17, 19 y 22 son las que presentan mayor riesgo, mientras que las comunas 1, 6, 13, 14, 15, 18, 20 y 21 representan menor riesgo.

VER COMENTARIOS