Se agota el tiempo para la salvación del MÍO; Operadores aún esperan pagos

Diciembre 08, 2022 - 11:55 p. m. 2022-12-08 Por:
Redacción de El País
Buses abandonados de Unimetro

Buses consumidos por el polvo y algunos de ellos dañados. Este es el panorama de abandono que se percibe en el patio taller del concesionario Unimetro, empresa que dejó de operar la semana pasada.

Foto: Bernardo Peña / El País

El MÍO completa ya una semana sin Unimetro, una de las empresas que operaba el sistema, y muchos usuarios aseguran que la disminución de buses se ha sentido.

Fernando Zea es un caleño de 20 años que dice usar el MÍO desde que tiene memoria. Aun así, no recuerda un momento en que haya demorado tanto para llegar a sus destinos que el actual.

“La situación ha sido compleja siempre. Digamos que uno sabía que esperar una ruta en horas pico significaba tardarse hasta dos y tres horas en ir de un lado a otro, por lo que uno trataba de evitar lo que más se pudiese esos horarios. Pero, ahora no hay un buen momento para subirse al MÍO, se demora siempre, y con menos buses que antes, realmente se siente la diferencia”, contó el joven.

Unimetro tenía en su flota más de un centenar de autobuses, sin embargo, el déficit de $ 185.000 millones que se agudizó en el último tiempo hizo que en las semanas recientes solo pudiera poner en circulación alrededor de 20 buses. A veces, incluso, menos de 10.

Por eso, muchos no perciben que el servicio haya empeorado, simplemente creen que sigue igual de deficiente.

Lea además: 'Cali, Luz y Alegría': el alumbrado navideño iluminó la noche de la Sucursal del Cielo

La ciudadana Natalia Gutiérrez expresó que “realmente sigue igual, siempre me ha parecido malo. En ocasiones, las rutas se demoran demasiado y he llegado tarde a mi trabajo en las mañanas. Además, los buses van tan llenos que no paran y se me pasan hasta dos por ese motivo”.

La joven señaló, como usuaria constante del sistema, que “deberían poner más buses a funcionar, o no sé qué otras acciones podrían tomarse para hacer que pasen con más frecuencia y no ocurra eso de que se pasan porque van muy llenos. De verdad que en ocasiones son hasta 20 personas en el paradero que nos quedamos esperando hasta que alguno de los buses quiera parar para llevarnos”.

Sin solución en el horizonte

Sacar más autobuses a las calles de la ciudad no es una solución posible por el momento. Los concesionarios que continúan operando han tenido que concentrar los recursos que quedan en una cierta cantidad de vehículos.

Frank Mosquera, miembro principal de la junta directiva de ETM, explicó que “nosotros estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo, pero no podemos hacer más. Nuestra flota es de 162 buses, pero con estas condiciones solo podemos sacar unos 126 articulados”.

El concesionario GIT Masivo aún está logrando sacar los 214 buses que Metrocali le programa cada día, a pesar de tener disponibles un total de 301. Sin embargo, esta capacidad de poner a rodar el 100 % de su flota programada no duraría mucho.

Son más de 270.000 personas las que se verían afectadas en caso de que el MÍO deje de operar. Para muchas de ellas, la alternativa estará en el transporte informal.

“Si Metrocali no nos paga ese recurso, no podremos sacar ni siquiera los buses que ponemos en circulación a día de hoy. Hasta el momento, no hemos tenido ningún acercamiento y no tenemos claridad sobre el dinero adeudado. También debo decir que nadie me ha respondido los correos que he enviado solicitando información sobre cuándo podrían hacerse esos pagos, he enviado por lo menos 20 correos en los últimos seis meses a la Dirección de Hacienda, a la Secretaría de Movilidad, a Metrocali y nadie responde”, cuestionó Gonzalo Cucalón, subgerente general de GIT Masivo.

Asimismo, Eduardo Bellini, gerente de Blanco y Negro cuestionó que Metrocali no hace su máximo esfuerzo por mejorar la situación con una intervención similar a la que hizo el Metro de Medellín en la capital antioqueña.

“Es muy importante aclarar que todo esto no es culpa de los operadores, sino de Metrocali, ¿y por qué Metrocali? Porque ellos debieron haber ejecutado las actuaciones necesarias para que la Alcaldía pague, tal como sucedió con el Metro de Medellín. Allá se le exigió al ente gestor y este demandó a la Alcaldía para que entregue unos recursos que adeuda. Eso es una muestra de que aquí en la ciudad Metrocali sí puede hacer algo para salvar al MÍO y no solo decir que la Administración no le paga”, aseveró Bellini.

En Medellín, la Alcaldía le adeuda $ 161.000 millones al sistema masivo de transporte. El pasado 28 de noviembre el Metro y la Alcaldía de esta ciudad se reunieron en una audiencia conciliatoria en la que Metro pretendía que se le pagara ese recurso y, a su vez, la empresa de transporte pudiera solucionar una disputa legal que tiene con los transportadores.

Sin embargo, esto no se dio y es por eso que Metro demandó a la Administración de la capital antioqueña. A esta situación hizo referencia el Gerente de Blanco y Negro Masivo.

Le puede interesar: Monseñor Luis Fernando Rodríguez es el nuevo arzobispo de Cali, confirmó la Arquidiócesis

Cada vez quedan menos días para que se agoten los $ 4000 millones que Metrocali les dio a los concesionarios la semana pasada para extender la operación del sistema, por lo que habrá que ver si aparece un salvavidas que pueda detener la crisis que afronta el MÍO.

¿Qué dice Metrocali?

El ente gestor del MÍO ha reiterado que se encuentra trabajando con la Alcaldía para encontrar una solución a la crisis financiera del sistema, además del nuevo modelo de transporte inteligente, que aún no está listo.

Hasta el momento no se ha indicado un plan específico a seguir, pero Oscar Ortiz, gerente de Metrocali, asegura que no es necesario incentivar el pánico en la ciudadanía.

Según Frank Mosquera, miembro principal de la junta directiva de ETM, “existe el rumor de que antes de que termine esta semana van a hacernos otro pequeño pago como el del 5 %, como para que podamos extender un poco más la operación”.

VER COMENTARIOS