¿Qué tanto presiona el covid-19 a la red de salud de Cali?

Escuchar este artículo

¿Qué tanto presiona el covid-19 a la red de salud de Cali?

Junio 14, 2020 - 08:00 a. m. Por:
Alfredo García Sierra, reportero de El País

La Unidad de Cuidados Intensivos que habilitó el Hospital Isaías Duarte Cancino, tiene una capacidad de 28 camas. La apertura de esta UCI servirá para atender un posible pico de Covid-19 en Cali y en el Valle.

Raúl Palacios - El País

Con 3886 casos y 160 fallecimientos desde que empezó la pandemia causada por el Covid-19, la red hospitalaria de Cali está enfrentando la mayor prueba de toda su historia. Y esa capacidad estará todavía más presionada cuando las autoridades decidan la reapertura en las próximas semanas de otras actividades económicas.

Las preocupaciones no son pocas. La ciudad cuenta hoy con 2600 camas en su red público-privada de hospitales y clínicas, de las cuales están habilitadas 570 para servir como Unidades de Cuidados Intensivos, UCI, si los enfermos aumentan de manera exponencial. Esa cifra es un poco más de la mitad de todas las camas hospitalarias distribuidas por todo el Valle del Cauca que suman 4676, incluidas 883 para destinarlas a Cuidados Intensivos.

Entre esos nuevos motivos de preocupación figuran los 300 casos por Covid-19 registrados en la cárcel de Villahermosa. Y, sobre todo, si un determinado número de esas personas privadas de la libertad deberán ser remitidas a los hospitales públicos. Para esa población se alistan 40 camas, algunas dotadas de Unidades de Cuidado Intensivo, todo bajo un convenio con la Fiduprevisora, que es la entidad encargada de su aseguramiento.

Por fortuna, a la fecha el tejido hospitalario local aún puede soportar esa presión, ya que de los 3886 infectados –entre el 15 de marzo y el 11 de junio— 1466 de ellos se han recuperado. Esas recuperaciones representan el 37,7% de todos los casos positivos.

En ese periodo, según últimos registros de la Secretaría Municipal de Salud, 1848 personas están bajo aislamiento en casa, mientras que 319 se encuentran hospitalizadas y 92 permanecen en las UCI. En ese lapso el coronavirus ha causado el deceso de 103 hombres y 57 mujeres, dice el reporte epidemiológico.

Lea también: El doble riesgo al que se enfrenta el personal de salud en Colombia

¿Pero es suficiente la actual capacidad hospitalaria si la curva de contagios se dispara de manera súbita, teniendo en cuenta que el promedio de personas infectadas por día es de 100?

La secretaria de Salud de Cali, Miyerlandi Torres, manifiesta que el Departamento es el encargado de medir esa infraestructura, pero “se requieren mayores recursos para fortalecer la capacidad de respuesta de la red de salud pública con base en las estrategias de prevención rastreo de contactos y seguimiento de contagiados”.

Para esa red pública se han destinado $18.000 millones, en especial para reforzar los servicios de baja complejidad de cara a las proyecciones de nuevos contagios, una vez aumente la movilidad de las personas y haya un mayor contacto social en la ciudad.

En ese sentido la funcionaria recordó que “cuando el 11 de mayo se dio la apertura de más actividades económicas aumentó el número de casos, ya que se pasó de 60 por día a 100, pero se ha logrado estabilizar la curva en las dos últimas semanas. Al inicio de la pandemia una persona contagiaba a tres, ahora solo contagia a una.

Pese a tales amenazas anota “que el sistema hospitalario ha respondido con buenos niveles de estabilidad en la atención de los pacientes infectados y en UCI, sin desconocerse que existe el riesgo de que el pico de contagios crezca, y que ojalá no sea tan drástico”.

Cómo está repartida esa red

Cali cuenta con varias de las mejores instituciones del país. Todas están dando la batalla contra el Covid-19 .

Entre ellas figura el Hospital Universitario del Valle, HUV, –el más grande del suroccidente colombiano— que cuenta con 475 camas, de ellas 58 destinadas a las Unidades de Cuidados Intensivos y se determinó que 20 eran para pacientes con Covid. Y hay la posibilidad de expansión de otras 30 con ese mismo fin.

El gerente del HUV, Irne Torres, señala que “con esas 20 camas hemos podido atender la demanda de pacientes críticos, otros con problemas respiratorios y por sospecha de Covid. Y por eso no hemos requerido las camas del programa de ampliación (que son 30) aunque contamos con dotación para 12 de ellas, y esperamos pronto habilitar las otras 18”. La ocupación de las 20 camas para Covid es actualmente del 60%, resaltó el directivo.

Como refuerzo, el HUV está operando la clínica del norte (antes de Saludcoop) donde hay espacio para 39 camas de Cuidado Intensivo, de las cuales hay 9 dotadas con equipos para recibir a más infectados. “Con las camas del HUV y las de la clínica del norte habría en total 117 listas para utilizarlas en el momento en que se presente un crecimiento súbito por el Covid en la ciudad”, resaltó Torres.

De acuerdo con un rastreo para establecer el potencial de la infraestructura local de cara al Covid-19, se conoció que la Fundación Valle del Lili, en su Informe de Sostenibilidad del 2019 menciona una capacidad de 523 camas para hospitalización, incluidas 205 para Cuidados Intensivos e intermedios.

Por su parte, el Centro Médico Imbanaco dispone de 350 camas, en tanto que la Clínica Nuestra Señora de los Remedios tiene unas 200. A su vez, la Clínica de Occidente, que adelanta un plan de expansión, proyecta aumentar su capacidad de camas a 380.

De este soporte de las instituciones de la red público-privada forman parte entre otras, las clínicas San Fernando, Rey David, Farallones, Versalles, Colombia, Nuestra (antes Clínica del Rosario), Rafael Uribe Uribe, Cristo Rey, Amiga, Nueva, Medivalle, Recuperar y Sebastián de Belálcazar operada por Colsánitas. Igualmente, figuran los hospitales Primitivo Iglesias, Carlos Carmona, Cañaveralejo, Mario Correa, Joaquín Paz Borrero, Isaías Duarte, y Carlos Holmes Trujillo, este último localizado en el Distrito de Aguablanca.

Se estima que entre todas esas últimas instituciones se dispone de alrededor de unas mil camas adicionales.

Una situación especial

El Hospital de San Juan de Dios, el más antiguo de Cali, con sus 267 años de historia a cuestas en el barrio San Nicolás, también figura entre las instituciones que ayuda a enfrentar la pandemia pese a su crisis financiera.

Esta institución, dice su gerente, Iván González, cumple una verdadera función social al brindar atención no solo a pacientes por diversas patologías, sino que se enfoca en población de bajos recursos que habita en inquilinatos y vive del ‘rebusque’, y que por su condición de pobreza no está afiliada a ninguna EPS, o al Sisbén.

El hospital cuenta con 185 camas y 20 de UCI, que son operadas en sus instalaciones por la IPS Cooemssanar.

González, recalca que pese a sus afugias económicas, el hospital adecuó algunas áreas para aislar a los pacientes con diagnóstico del coronavirus. “Les tomamos las pruebas y conforme a su estado clínico, y si cuentan con apoyo médico y una familia, los enviamos a sus casas. En caso contrario, se aíslan en el hospital, o se trasladan a otras instituciones de nivel 1 para que finalicen su cuarentena”, señala. A la fecha, la institución tiene 40 camas con pacientes infectados distribuidas en los pisos primero y tercero.

Las UCI

  • Según datos de la Secretaría de Salud del Valle, a la fecha están habilitadas, en todo el departamento, 475 camas UCI. El 54% para pacientes de Covid-19 y otras 408, que representan el 46%, para las personas con otro tipo de morbilidades.
  • La ocupación de UCI es de menos del 40% para Covid-19, y se proyecta adecuar otras 140. 
  • En próximos días llegarán 40 ventiladores, dijo la jefe de ese despacho, María Cristina Lesmes.
  • Frente a la ocupación de las UCI, sostuvo “que no es cierto que por cada persona que llega mal señalamos y que su causa de muerte es por Covid-19 para ganar recursos. Es absurdo pensar que esto es un negocio”.
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS