Escuchar este artículo

Piden plan de seguridad por vandalismo contra el MÍO

Junio 21, 2021 - 11:55 p. m. 2021-06-21 Por:
 Redacción de El País
MIO Cali

Dos buses del MIO fueron quemados la semana pasada en Cali.

Foto: Agencia AFP

Los ataques vandálicos contra el sistema de Transporte Masivo de Cali en los últimos 50 días dejan como saldo 18 buses incinerados y otros 87 dañados. Por tal razón, las empresas operadoras del MÍO solicitaron que las autoridades implementen urgentemente un plan de seguridad al sistema, por lo menos en los corredores y sectores más críticos de la ciudad.

“No solo es poner denuncias en la Fiscalía, sino crear un grupos élite de seguridad para proteger el sistema, porque es frustrante ver cómo atacan un bus o estación del MÍO y no aparece nadie de la fuerza pública; pasan 20, 30 minutos, queman los vehículos y las estaciones del MÍO con toda la calma del caso. Alcanzan a despojar al conductor del celular, llevan el bus hasta otro sitio de la ciudad donde genere más impacto mediático y lo atraviesan en la vía, después les echan gasolina y los prenden. Dios mío, eso solo pasa aquí. Todo eso lo hacen cuatro encapuchados”, sostuvo Frank Mosquera, miembro de la Junta Directiva de ETM.

El ejecutivo agregó que todo esto no solo es un acto terrorista de quemar el bus y la infraestructura del MÍO, sino que además incluye delitos como secuestro, porte ilegal de armas, entre otros. “Y no pasa nada, a la luz de toda la ciudad, todos lo graban con su celular y no pasa nada. Aquí hay una cohonestación perversa o una ineficiencia inmensa de no poder proteger el patrimonio de Cali”.

Actualmente, el sistema de Transporte Masivo, según algunos operadores, solo está transportando 31.000 pasajeros diarios, cuando debería estar movilizando al menos 350.000.

“La situación de ETM es extremadamente calamitosa. Nosotros difícilmente podremos pagar la nómina del 30 de junio. Tenemos deudas millonarias acumuladas, porque desde el 28 de abril no hemos podido operar a plenitud. Veníamos menguados por la pandemia y por la situación del sistema. Somos el coctel perfecto para una tragedia”, aseguró Mosquera.

Pese a ello, según los operadores, más del 80% de la infraestructura del masivo está en condiciones operativas, con 32 estaciones recuperadas y 9 más en proceso, tal como lo ha reportado la Unión Temporal de Recaudo y Tecnología.

Lea también: ¿Hasta cuándo destruirán el MÍO?, el reclamo de concejales y congresistas por vandalismo

“Ese grupo de seguridad tiene que operar principalmente en el oriente de Cali, que es donde se presentan más actos de vandalismo. Entendemos que no se puede ocupar espacialmente toda la ciudad. El grupo debe ser móvil, de acción y reacción inmediata para combatir ese tipo de acciones delincuenciales contra el sistema”.

Mosquera señaló que después de que esté ese grupo operando se debe sacar toda la flota de buses del MÍO a operar. “Esto para reactivar económicamente la ciudad, porque si no se activa la dinámica del transporte los otros sectores no podrán entrar a producir”.

Por su parte, las Empresas Operadoras de Transporte del MÍO y la UTR&T, a través de un comunicado, manifestaron que es imperativo que, como las autoridades municipales ya tienen identificadas plenamente las zonas donde se presenta actos de vandalismo, pongan en marcha un Plan Integral de Seguridad para proteger la infraestructura estratégica de Cali, el cual incluya medidas que garanticen la operación masivo.

“Este Plan Integral de Seguridad debe venir acompañado de acciones concretas dirigidas a superar los bloqueos de vías y obstaculización de la flota, las cuales permitan garantizar la movilidad de todos los caleños y el bienestar, la salud y la vida de los usuarios del MÍO, así como de los conductores y demás colaboradores”, explicaron las empresas concesionarias del MÍO.

A su vez, la vicepresidenta del Concejo de Cali, Natalia Lasso, manifestó que es aterradora la situación en Cali: “La semana pasada, en menos de 24 horas, se atentó contra dos buses del Sistema de Transporte Masivo. Esto me llena de dolor e indignación, porque durante más de 50 días de Paro Nacional hemos asistido, como espectadores, a la destrucción sistemática de nuestra ciudad y cuando creemos que se ha avanzado, que podemos recuperar la confianza, vuelven y suceden estos hechos”.

La cabildante añadió que los ataques al MÍO no son nuevos “y tampoco es nuevo que no hagamos nada para protegerlo. Destruir el MÍO afecta la movilidad y la calidad de vida de miles de caleños, pero también es un mensaje de fondo y es que como ciudadanos todos estamos expuestos, no hay tranquilidad, no se puede disfrutar la ciudad y no es justo”.
Lasso sostuvo que si antes de esta situación ya teníamos graves problemas de seguridad, con esta oleada de criminalidad se hace necesario redoblar esfuerzos y actuar. 

“Desde el Concejo estamos cansados de hacer llamados a las autoridades locales, yo no hago un llamado, yo le exijo al Alcalde de Cali que tome el control, que devuelva la tranquilidad a los ciudadanos y se tomen las acciones que sean necesarias contra estos criminales y se protejan los bienes públicos”, precisó.

El País trató de contactar al presidente de Metrocali, Óscar Ortiz, para que diera su punto de vista sobre esta iniciativa pero no fue posible ubicarlo.

No obstante, el alcalde Jorge Iván Ospina anunció el pasado fin de semana que se dispondrá de una bolsa de $500 millones como recompensa para todo aquel que suministre información que permita dar con la captura de los autores intelectuales y materiales de la quema de vehículos -incluidos los buses del MÍO- que se viene presentando en Cali.

“Estamos muy preocupados por los eventos de quema de vehículos en nuestra ciudades. Haciendo una revisión de estos eventos no cabe duda de que se trata de delitos terroristas, porque existe premeditación, sistematicidad y progresividad con el propósito de perturbar el orden público, de lacerar la vida y dañar el patrimonio”.

Lea también: Policía ofrece recompensa para identificar a los responsables de los actos de vandalismo en Cali

Y agregó: “Queremos informarle a la opinión pública que todo hombre o mujer que participe de la incineración de un vehículo podría tener una condena entre 10 y 15 años y trabajaremos para que paguen esa condena, debido a la irresponsabilidad cometida”.

Otro resultado del encuentro entre autoridades fue la constitución de un bloque interinstitucional de Policía, Fiscalía y Ejército para proceder en aquellos eventos en los cuales, en flagrancia, se está quemando un
automotor.

“Nuestra ciudad necesita recuperar su tranquilidad y no vamos a permitir más quema de vehículos y por eso procederemos integralmente frente a estos episodios denigrantes y desafortunados”, enfatizó Ospina.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS