Escuchar este artículo

“Cali necesita que Santa Elena se transforme”: Carlos Rojas, secretario de Seguridad

Junio 07, 2020 - 11:53 p. m. Por:
 José Luis Carrillo - Editor de Cali

Carlos Alberto Rojas, secretario de Seguridad y Justicia de Cali.

Foto: Alcaldía Cali

La reactivación de algunos locales parece un amago desde la Plazoleta Jairo Varela, donde Carlos Rojas, secretario de Seguridad de Cali, ofrece esta entrevista. Locales tímidamente abiertos, meseros aperados de tapabocas, geles, máscaras, tapetes… En fin, hasta una charla amerita un protocolo de bioseguridad. Solo faltó responder un cuestionario y entregar los datos.

Frente a la pandemia Rojas ha sido un funcionario clave para los medios de comunicación, ya que es un canal de información abierto los siete días a la semana. Algo que se valora en medio del distanciamiento social, en un funcionario que ejerce su labor desde la calle, siendo uno de los alfiles del alcalde Ospina —algunos lo llamarán gato—.

Él es el hombre que tiene la tarea de contener la desobediencia social de nosotros los caleños para evitar que estalle en Cali la ‘bomba molotov’ del coronavirus.

Puede leer: Policía y Esmad tuvieron que intervenir en una rumba en una calle del oriente de Cali

En esta cuarentena ha visto de todo: “Ricas y sensuales 'orgy-party’s” —así fue promocionada por redes—, el cierre de Santa Elena, venezolanos ‘trasteados’ en furgonetas de leche. Aquí su visión de lo que nos depara para los próximos días.

Hoy, tras casi 80 días de cuarentena y operativos, ¿ se siente fatigado?

Nosotros empezamos la cuarentena el 20 de marzo y sabíamos que esto iba para largo. No me siento exhausto, me siento tranquilo.

La etapa más difícil está por llegar, según nos dicen los epidemiólogos, pero me siento seguro de que el camino que falta por recorrer lo hemos preparado, aunque faltan por explorar más opciones para el manejo de esta crisis. Tenemos un plan de 120 páginas para esta situación.

¿Y qué dice ese plan?

Las medidas de prevención, contención y mitigación frente a la pandemia.

¿Con ese plan qué se viene para Cali en los próximos meses?

Dos meses tipo acordeón. Es decir, vamos a tener momentos difíciles, en los que comiencen a crecer los contagiados y fallecidos, por lo que tendremos que reforzar la cuarentena. Vender imaginarios que esto va superarse cuando falta un camino por resolver no creo que sea bueno.

¿Cuál es su mayor temor en esta crisis?

El Alcalde nos solicitó hace meses algo que yo no esperaba, pero él es visionario: nos pidió que le diéramos un papel con el nombre de la persona que nos sustituiría —a los secretarios de despacho— en caso de contraer el Covid–19. Eso lo pone a uno en otra película. Nosotros estamos muy expuestos.

¿Y usted a quién va dejar en caso de ese escenario?

No se puede decir (ríe).

¿Cuál es el punto medio en esta pandemia: entre aislar a la gente para que no se contagie de Covid y abrir la economía para que no se vivan necesidades económicas?

Es muy complicado. Hoy una familia de estrato uno puede estar alimentándose mejor que una familia de estrato tres, porque las ayudas están llegando a los sectores más vulnerables de Cali.

Muchos amigos y personas cercanas me llaman y me dicen que no saben qué hacer, que llevan ya dos meses parados y viven del día; es gente independiente, que tiene sus propios negocios, restaurantes. Todo ese grupo vive de lo que vende.

¿Realmente la situación del Covid en Cali es tan crítica como lo manifiestan?

Nuestro trabajo no es adivinar, sino adelantar decisiones en medio de los escenarios. Lo que se ve en la estadística es limitado porque hay que tener en cuenta la multiplicación de los casos.

Hoy tenemos que multiplicar las personas confirmadas con Covid por cuatro y eso lo que nos dice es que el virus está circulando. Por eso tenemos el temor que en un mes o mes y medio se cope la capacidad médica de la ciudad.

Preocupa la cantidad de homicidios en Cali en medio de la cuarentena, pese a que ustedes hablan de reducción. ¿Cómo explicar esto?

Creo que son aproximaciones diferentes. La estadística me dice que en los últimos seis años venimos en una tendencia decreciente en el tema de homicidios, sin embargo, en el informe de la ONU nos habla de 180 bandas en Cali más o menos.

Es iluso pensar que las estructuras criminales de Cali van a desaparecer en el contexto de Covid-19, siguen vigentes, siguen en Cali, están allí. Un fin de semana con 17 homicidios como el de hace dos semanas preocupa, pero hoy la proyección de homicidios que tenemos es que cerraríamos el 2020 con 859, el año pasado fueron 1122.

Se está comprometiendo con cifras.

Yo estoy hablando de estadística.

Usted habla de un rebrote de la violencia homicida, ¿no cree que siempre lo ha habido?

Llevamos 27 años administrando los conflictos en la ciudad, lo digo porque vengo trabajando desde la primera Administración de Rodrigo Guerrero.

Creo que no hay rebrote, lo que hay es una violencia estructurada y organizada en los barrios y comunas. La información que tenemos frente a cómo se comportan estas estructuras no nos hace eficaces para poder frenarla.

No tenemos la fortaleza para intervenir todas las variables del crimen, eso implicaría poner las 24 horas del día una patrulla a cada barrio de Cali para neutralizar esa situación.

Se tiene proyectado un campus para la Policía en Cali. ¿Cree que este campus pueda ser una realidad, para cuándo, o será que se queda en planes como el bunker de la Fiscalía?

Tenemos un lote completo que recuperamos, una manzana completa en el barrio Las Delicias, ya es propiedad del Municipio, no hay que hacer trámites, ese es el 50 % del proyecto, los recursos quedaron aprobados en el Plan de Desarrollo.

El cronograma nos dice que en diciembre del 2020 tendremos los diseños del proyecto, en junio del 2021 la contratación y de allí la construcción del edificio. Eso nos solucionará el problema de dar hospedaje a los policías cuando nos los envían de otras zonas del país.

Este campus además servirá para capacitación. Al terminar esta Administración vamos a tener los primeros dos módulos listos.

¿Viendo el futuro, en un año cómo vaticina el tema de seguridad en Cali?

No creo que esté tan bien. Yo creo que entre octubre de este año y junio del año entrante va a ser el momento más complejo de manejar en términos de seguridad.

¿Por qué?

Porque la segunda gran fase de la pandemia, que ya no es el contagio y la mortalidad, habrá reducción del empleo, poca circulación de recursos. A mediados de julio próximo vamos a estar en un escenario muy complejo tratando de administrar variables.

¿Cuál es la solución de fondo para la plaza de mercado de Santa Elena?

Cali necesita que Santa Elena se transforme. Es un sector que no estaba en la agenda de nadie. Ya estamos trabajando cómo sería la nueva Santa Elena, en términos de espacio público estamos haciendo unos diseños.

Santa Elena está en la agenda de esta Alcaldía, con esta coyuntura hay una posibilidad real de transformación de la plaza de mercado. Necesitamos construir escenarios serios de conversaciones con los actores de la zona.

¿Cuál es su visión de la gestión de la pandemia?

Un análisis de Standar and Poor’s —calificadora de riesgo— nos dice que habrá una caída en los mercados, yo creo que vamos a tener tres años de muchas dificultades y allí tenemos que trabajar para activar economías y ese protagonismo lo tiene que asumir el Estado. Tenemos que prepararnos para una segunda etapa donde debe haber mucha inversión pública.

Algunos caleños se sienten muy incómodos en suministrar muchos de sus datos personales para poder entrar a los establecimientos comerciales, entiendo que es para enfrentar la pandemia. ¿Cómo proteger los datos en medio de esta situación?

Lo primero que hay que decir es que el Estado tiene una responsabilidad de proteger la vida de las personas y eso nos obliga a generar mecanismos de protección, pero esa información tiene que manejarse con responsabilidad, ya que el mal manejo de esta información puede generarles problemas de seguridad a las personas.

El error que se presentó en algunos países es que se tenía tanta información de las personas que las autonomías de las personas se ven restringidas… en Colombia no se autoriza utilizar esta información de forma pública, ni mucho menos contra las personas.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS