Las brujas y los políticos en Colombia

Las brujas y los políticos en Colombia

Junio 05, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Adolfo Ochoa Moyano
Las brujas y los políticos en Colombia

El mentalista Armando Martí (de pie) era cercano al ex fiscal General de la Nación, Mario Iguarán.

Los políticos Ernesto Samper y Odín Sánchez y el ex fiscal Mario Iguarán han acudido a los videntes.

En Colombia, la relación entre las ciencias ocultas y la política no es cuento nuevo. El ex presidente de Colombia Ernesto Samper, por ejemplo, reconoció que una vez aceptó que su esposa Jackie llevara al Palacio de Nariño una vidente de Pereira para detectar malas energías en su contra. Y que, pese a su incredulidad, terminó dándole dinero por sus servicios, luego de que encontrara un amuleto con tierra de cementerio y las garras del diablo pintadas al respaldo de un cuadro de la Virgen que permanecía a la entrada de la casa presidencial.En 2009, el ex representante a la Cámara por Chocó, Odín Sánchez, dijo que podía traer a hechiceros del Pacífico colombiano para que los “mentirosos” del Congreso fueran encontrados con tanta facilidad como si se estuviera usando un polígrafo.Según Sánchez, el hechicero cantaría una tonada raizal, conocida como ‘jay’, que provocaría agudos dolores estomacales entre los culpables de delitos, falsos testimonios y cambios de votos para favorecer a otros.Hace varios años hubo un escándalo de enormes proporciones cuando un supuesto mentalista llamado Armando Marti se coló en las esferas más altas de la Fiscalía, como un asesor espiritual del entonces titular del organismo Mario Iguarán.El poder del supuesto brujo fue tal que tuvo plenas libertades para hacer cambios en la decoración del despacho y le prestó servicios de hipnosis a un familiar de Iguarán, aparentemente, dentro del subcontrato que firmó con la Fiscalía.Sus tareas también habrían tenido que ver con otros frentes: se dice que Marti participó en el hallazgo de una supuesta muñeca de vudú enterrada en una matera del despacho de Zayda Mora, la ex secretaria general del fiscal Mario Iguarán.Hay quienes agregan que el actual mandatario de los colombianos, Juan Manuel Santos, también consultó a expertos en las artes esotéricas.Se rumora que su ‘brujo’ de cabecera era un buen amigo suyo de las altas esferas del poder político en Bogotá y relacionado con otros líderes políticos nacionales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad