La tragedia de cinco personas que contrajeron peligrosa bacteria en una clínica de Cali

La tragedia de cinco personas que contrajeron peligrosa bacteria en una clínica de Cali

Enero 25, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Unidad Investigativa de El País

En un hecho insólito en la medicina caleña, el mismo día cinco pacientes fueron operados y adquirieron una bacteria tan agresiva, que en cuestión de horas les estaba devorando el ojo.

Hasta el día de hoy, ningún análisis ni prueba científica ha logrado esclarecer qué fue lo que ocurrió el 27 de noviembre del 2013 en el quirófano de la Clínica Sigma, en el norte de Cali.Pese a que en la historia médica de cada uno de los 22 pacientes operados ese día, por problema de cataratas, quedó consignado que la cirugía “finalizó sin complicaciones”, el drama para cinco familias estaba por venir. “Ese día, cosa curiosa, operé en la mañana y el personal almorzó y luego operamos en la tarde; yo no salí del área de cirugía esperando que el equipo volviera. En los casos de la mañana no hubo problema, pero algo pasó con cinco de los nueve pacientes de la tarde que no logramos explicar”, cuenta el oftalmólogo Jorge Eduardo Satizábal, fundador de la clínica.Lo cierto es que 24 horas después de la cirugía, tres de los pacientes presentaron una reacción distinta a la de cientos de personas que han sido operadas en esta misma institución en los nueve años que llevan prestando este servicio para diferentes EPS.Los fuertes dolores de cabeza y un hormigueo insoportable en el ojo intervenido obligó a tres de los pacientes a acudir a diferentes centros médicos de la ciudad, de donde fueron remitidos de urgencia a la misma clínica Sigma y a la clínica Oftalmológica de Cali.El diagnóstico fue aterrador. Una pseudomona aeruginosa, una de las bacterias más agresivas que existen, resistente a casi todo tipo de antibióticos, les había devorado el ojo en cuestión de horas y había sacado la órbita de su cavidad ocular. A dos de ellos se les debió extraer el ojo para evitar que la bacteria migrara al cerebro y comprometiera la vida del paciente.Lea el testimonio de los afectados por esta bacteria.Pero el drama estaba lejos de terminar. Más de un mes después de la intervención, una cuarta persona que fue operada ese mismo día se presentó con los mismos síntomas y un quinto paciente llegó por urgencias 95 días después de la cirugía y también debió realizarse la extracción del ojo.“Aunque ha sido mi esposo el que perdió la vista, esto ha sido una tragedia familiar; han sido varias noches en las que terminamos todos llorando con él y con esa impotencia porque él era el que respondía por el hogar; además aumentaron los gastos y estamos en una situación económica muy dura”, aseguró la esposa de una de las víctimas, que responsabiliza a la clínica de la pesadilla que ha padecido su familia.Y es que el 95 % de las personas que son operadas en Sigma son empleados independientes o que apenas ganan un salario mínimo y residen en los estratos sociales más bajos de la cuidad.Para agravar más la situación, por esos días el médico Satizábal adquirió el virus del H1N1, “al parecer durante un foro de oftalmología en Nueva Orleans (EE.UU.)” y permaneció varios días hospitalizado; situación que los afectados interpretaron como una evasiva a su situación y cada uno empezó a recorrer por las vías legales. Implicaciones judicialesCuriosamente ‘sigma’, en términos matemáticos, representa la suma de varios factores; y fue justamente eso, una sumatoria de hechos extraños y coincidenciales lo que tiene al grupo de especialistas enfrentando ante la justicia acciones penales y de responsabilidad civil.El 3 de diciembre del 2013, una de los afectados presentó ante la Secretaría de Salud de Cali un derecho de petición, el 2013-41450-010562-2, solicitando la intervención urgente “para evitar que el hecho se repita con otros pacientes”.En respuesta a ello, una semana después, Mariluz Zuluaga, asesora de Atención al Usuario en Salud de la Alcaldía de Cali, le remitió la queja al Gobierno Departamental, como autoridad competente, solicitando que se adelanten las investigaciones y que se ordene la desinfección de la sala quirúrgica para evitar más afectaciones.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad