La dura crisis económica del teatro en Cali que salió a escena en pleno Festival Internacional

La dura crisis económica del teatro en Cali que salió a escena en pleno Festival Internacional

Octubre 11, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Crisis económica del teatro en Cali

Normalmente la firma de los contratos para la entrega del dinero de salas concertadas se hace en junio. Este año la firma se ha retrasado hasta el punto que hoy no se ha podido realizar.

Archivo de El País

En medio de las presentaciones del Festival Internacional de Teatro de Cali, que se inauguró ayer y que irá hasta el próximo 20 de octubre, un grupo de los más importantes representantes del teatro en la ciudad decidió denunciar la dura situación económica por la que, dicen, están atravesando todas las salas de las artes escénicas en Cali, una crisis que tiene a muchas de ellas al borde del cierre.

Gerardo Potes, del teatro Casa de los Títeres; Orlando Cajamarca, del Teatro Esquina Latina; Susana Uribe, del Teatro La Máscara; Beatriz Monsalve, del Teatro Salamandra, y David Ocampo e Ingrid Pinzón, de Cali Teatro, manifestaron una serie de dificultades que como gremio están viviendo debido, en parte, a la tardanza de la entrega de recursos por parte de la Alcaldía de Cali.

Cada uno de ellos denunció que en lo que va del año no han podido firmar los contratos que tienen con la Alcaldía de Cali como parte del programa de la Secretaría de Cultura llamado Salas Concertadas. Este programa entrega una serie de recursos económicos a un total de 12 salas dedicadas a las artes escénicas en Cali con el objetivo de que desarrollen procesos artísticos o culturales.

Lea también: El Festival de Teatro de Cali estrena su primera coproducción internacional

“Las salas de teatro de Cali no vivimos de este recurso, pero es importante para cubrir muchos gastos que los teatros tenemos y no podemos cubrir con la boletería. Cada año firmamos contratos con la Alcaldía en julio, pero este año no hemos firmado contrato. Es decir, no hemos recibido esos recursos y no sabemos qué va a pasar”, manifestaron varios de los entrevistados.

Ese dinero oscila entre los $15 millones y los $45 millones y es usado por muchas de las salas para pagar algunos de los gastos de su funcionamiento.

La tardanza para la firma de los contratos se debe al Departamento Administrativo de Contratación de la Alcaldía de Cali que, según explican los directores de los teatros de la ciudad, tiene en sus manos desde mediados de este año todos los documentos necesarios para diligenciar el trámite.

La difícil situación que viven las salas, sin embargo, va mucho más allá de la demora en la entrega del recurso público de salas concertadas. La mayor parte de los teatros de Cali se encuentra con graves déficits económicos que están obligando a muchas salas, incluso algunas de las más icónicas de la ciudad, a pensar en la posibilidad de cerrar.

“Nosotros necesitamos alrededor de $8 millones mensuales para funcionar. Es un dinero que intentamos producir a través de la taquilla de las obras, de proyectos, de vender obras para giras en empresas, etcétera. Sin embargo, tenemos un desfinanciamiento tan fuerte que este año no hemos podido pagarle a ninguna de las personas que trabajan con nosotros. Eso nos ha hecho plantearnos seriamente la posibilidad de cerrar”, dice Susana Uribe, del teatro La Máscara.

Situaciones semejantes viven teatros tan icónicos como la Casa de los Títeres, Teatro Esquina Latina o Cali Teatro, cuyos directores, además, para su funcionamiento, contrajeron fuertes deudas con entidades bancarias.

“Estamos haciendo teatro en condiciones muy difíciles. Los actores están ganando muy poco dinero en relación con la labor que desarrollan. La situación que vivimos en el sector es tal que muchas veces a los actores se les paga para el transporte y el refrigerio. Hay una crisis en el sector muy fuerte”, dice Davido Ocampo, de Cali Teatro.

Para Orlando Cajamarca, director de Esquina Latina, y para Gerardo Potes, director de la Casa de los Títeres, esta desfinanciación de las salas de teatro de la ciudad es el resultado de la “completa carencia” de una política pública que garantice el desarrollo de las artes y la cultura en la ciudad.

Potes agregó además que la Alcaldía de Cali tiene en sus manos un Plan Decenal de Cultura realizado en concertación con representantes de todas las artes en Cali, pero que “no se ha podido poner en marcha por falta de voluntad de la Administración”.

Por ahora los caleños estamos disfrutando de la rica programación que trae el Festival Internacional de Teatro de Cali, pero parece que el futuro para las artes dramáticas de la ciudad, el resto del año, tiene un panorama difícil.

¿Qué dice la Secretaría?

Ante las quejas planteadas por varios de los más destacados representates del gremio teatral, la secretaria de Cultura de Cali, Luz Adriana Betancourt, dijo que entiende su preocupación, pero que la entrega de los recursos se está tardando debido al proceso legal que debe tener la entrega de los recursos públicos. “El departamento de contratación debe verificar todos los datos y revisar los contratos. Y esos no son los únicos contratos que tienen. A eso se debe la demora que están presentando”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad