Estas son las cinco comunas más ruidosas de Cali

Estas son las cinco comunas más ruidosas de Cali

Julio 05, 2019 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País
Ruido en Cali

Los automotores son la principal fuente de emisión de ruido. De acuerdo con los registros obtenidos durante la elaboración de los mapas de ruido de la ciudad se encontró que las autopistas Sur y Simón Bolívar.

José L. Guzmán / El País

Un total de 1325 quejas por exceso de ruido han sido recibidas por el Dagma entre el 1 de enero y el 4 de julio de este año.

Así lo indicó Jhon Jairo Toro, jefe del grupo de Calidad Acústica de la entidad ambiental, que señaló que las comunas 2, 3, 10, 17 y 19 son los sectores más críticos de la ciudad, dado que estos reportan cerca del 50 % de las quejas.

El funcionario precisó que Juanambú, El Peñón, el Parque del Perro y la Carrera 66 entre calles 12 y 10 son los puntos específicos en donde hay más problemas por desmesuras en los niveles de ruido. “Estas son zonas en donde hay presencia de discotecas, bares y estancos, establecimientos que utilizan elementos para generar ruido o amplificarlo”, anotó el funcionario.

Toro agregó que, de acuerdo a lo establecido en la Resolución 627 del 2006, en un sector mixto (residencial y comercial) no se deben superar los 60 decibeles en horario nocturno, es decir, de 9:00 de la noche a 7:00 de la mañana del día siguiente.

Lea también: Pavimentación de la Vuelta de Occidente se acortará un kilómetro, estas son las razones

Y a propósito del horario diurno, que va desde las 7:00 de la mañana a las 9:00 de la noche, el nivel permitido es de 70 decibeles, dado que en esos momentos gran parte de la población no ve su sueño interrumpido por efecto de los establecimientos o el tráfico.

Pero es precisamente ese último tema, el flujo vehicular, el que más genera ruido ambiental en la capital vallecaucana, de acuerdo con el Jefe del grupo de Calidad Acústica del Dagma, quien explicó: “Cuando hablamos de ruido ambiental nos referimos al generado por distintas fuentes, que en ese caso serían los carros. Es muy diferente del ruido de emisión, que es generado por una sola fuente”, anotó el funcionario.

Según Toro, todos los fines de semana se realizan controles en las zonas críticas o en donde reciben quejas por parte de la ciudadanía. Se trata de visitas no avisadas para que los establecimientos no alteren el volumen y así identificar qué tanto se infringe la norma.

“Hasta el 22 de junio hemos realizado 61 medidas preventivas, que consisten en suspender el uso de equipos de amplificación de sonido y, además, tres han sido decomisados. Esto es porque se encontraban fuera del local, o sea en el espacio público, y eso no está permitido”, afirmó.

Aparte del exceso de ruido por discotecas y bares -como ocurre en la zona aledaña al Parque del Perro-, esta situación se agrava en ese sector por algunos carros que llegan con bafles encendidos y a muy alto volumen, según contó Catherine Dupriez, presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio San Fernando.

“Pese a que la Policía o el Dagma llegan al lugar y los negocios bajan el volumen por diez minutos mientras las autoridades están presentes, ellos vuelven a aumentarle. Y a eso se suma que, en las noches, el Parque del Perro se convierte en un atractivo para los ladrones”, agregó Dupriez.

El barrio San Antonio, que hace parte de la Comuna 3, también levantó su voz hace poco, cuando algunos de sus residentes marcharon contra el exceso de ruido el pasado 24 de mayo.

Jorge Gamboa, presidente de la Fundación Vecinos de San Antonio, Funvesan, contó: “Tras la marcha, las autoridades hicieron un operativo de inspección, vigilancia y control en el que visitaron algunos negocios, a uno le encontraron que no tenía documentos de ningún tipo, a otro lo sancionaron por ocupar el espacio público, a un tercero le descubrieron vendiendo botellas de biche, entre otros hallazgos. Pero no ha habido una solución contundente desde entonces”.

Gamboa afirmó que el exceso de ruido y consumo de alcohol en vías públicas viene acompañado de casi 300 carros que en los fines de semana se estacionan en las esquinas y entradas de los establecimientos, lo que dificulta el flujo vehicular en este sector del oeste de Cali.

De acuerdo con el residente, cada vez se pierde más la esencia residencial y patrimonial de San Antonio con la llegada de más y más negocios. “Y es que hace poco abrieron un nuevo bar en la Calle 2 con Avenida Sexta; esto no es más que otra provocación. O vea que sobre la Carrera 10, entre calles Segunda y Tercera Oeste, hay gente que se toma los andenes con mesas para tomar”, aseveró el presidente de Funvesan, quien recordó que en el barrio hay una regla que consiste en que todos los negocios solo pueden operar hasta las 11:00 de la noche.

Nuevo mapa del ruido en Cali

La CVC y el Dagma inició en mayo las labores de campo para actualizar el mapa del ruido de Cali, dado que el más reciente se realizó en 2015 y pierde su vigencia este año. Es por eso que el nuevo mapa tendrá una validez de cuatro años desde el 2020 hasta el 2024.

De acuerdo con Ronald Ortiz, inspector técnico del proyecto, las labores de campo ya concluyeron, por lo que la información obtenida está siendo analizada por el Dagma para realizar los mapas de cada comuna y luego entregar el mapa completo de Cali en octubre.

“Se seleccionaron 19 zonas por tener concentraciones altas de actividades comerciales o industriales. Entre esas están los barrios Granada, El Peñón y el sector de Manzanares. Pero también estuvimos en 25 zonas por su gran aforo vehicular; es importante recordar que lo que más genera ruido en las grandes urbes es el tráfico y es por eso que encontramos zonas críticas de mucho ruido como la Calle 5, la Autopista Suroriental o la Simón Bolívar”, reveló.

De hecho, según los análisis que se hicieron en Granada y Juanambú, se descubrió que el ruido del ambiente (el tráfico y todo lo que hay alrededor) era mayor al producido por bares y discotecas.

Propuestas con resultados del mapa

Ronald Ortiz, inspector técnico de la realización del mapa, indicó que con los resultados del mapa se plantearán propuestas para descontaminar el ruido en Cali. “Para los establecimientos se darían beneficios tributarios o de extensión de horarios para que implementen mecanismos que conlleven a la reducción de los niveles de emisión de ruido”, anotó.

Y en cuanto al flujo vehicular, se plantea la “prohibición para motos de dos tiempos, reforzamiento de la red de señalización y semaforización, así como reforzar el mantenimiento de la malla vial y aumentar el pico y placa”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad