Campamento de venezolanos en la Calle 25 sería desalojado nuevamente

Campamento de venezolanos en la Calle 25 sería desalojado nuevamente

Enero 09, 2019 - 08:57 a.m. Por:
Redacción de El País
Campamento de venezolanos en la Calle 25 sería desalojado nuevamente

Hombres, mujeres, niños y adultos mayores que actualmente viven en el campamento venezolano en Cali, ubicado entre calles 25 y 26, serán desalojados de este lugar. Este miércoles se define en qué fecha las autoridades realizarán el operativo.

Foto: Ricardo Ortegón - El País

El campamento venezolano ubicado en el corredor de la línea férrea, entre las calles 25 y 26 de la capital del Valle, tiene los días contados.
Así lo advirtió Pablo Uribe, secretario (e) de Seguridad y Justicia de la ciudad, luego de que el pasado diciembre, el alcalde de Cali, Maurice Armitage, ordenara suspender el retiro de los migrantes por razones humanitarias. El desalojo estaba programado para llevarse a cabo el día 20 de ese mes.

“Mañana (hoy) nos reuniremos con varias entidades como la Cruz Roja, Personería, Icbf, Policía y Migración Colombia, para definir la fecha de restitución de ese bien de uso público. La ley es muy clara en ese tema y dice que la posesión sobre este tipo de lugares no es válida y que una persona jamás va a tener regularizada su estadía allí”, sostuvo Uribe.

Para Jorge Andrés Segura, delegado arzobispal de la pastoral para los migrantes de la Arquidiócesis de Cali, es pertinente que, ante este proceso de desalojo, haya una solución por parte de la Administración Municipal, con el fin de que se evite que esta población no ocupe otros espacios públicos en la ciudad.

Vea además el video: ¿En qué condiciones viven algunos migrantes venezolanos que están en Cali?

“Por ejemplo, poder buscar con los privados una oportunidad de trabajo para estas personas o involucrarlas en el plan de desarrollo de la ciudad. Hasta el año pasado, nosotros tuvimos un albergue de paso para ayudar a esta población, pero ahora le compete a la Alcaldía volverlo a abrirlo”, explicó Segura.

Sin embargo, Pablo Uribe descartó cualquier posibilidad de abrir nuevos albergues para atender a la población migrante del vecino país, debido a episodios como el ocurrido el pasado 19 de noviembre en un refugio de la localidad de Engativá, en Bogotá, en el que un grupo de venezolanos protagonizó una trifulca, en la que terminaron agredidos uniformados de la Policía y habitantes de la zona.

“Por esa razón se tomó la decisión de no abrir más albergues en Cali. Tampoco tenemos contemplado la posibilidad de darles soluciones de vivienda porque en la ciudad no tenemos terrenos para construir. El año pasado llegamos a un compromiso con ellos de que, si les dábamos refugios temporales y dinero para que pudieran continuar su viaje hacia el Sur del continente, no volverían a invadir espacios públicos en la ciudad. Nosotros cumplimos pero ellos no, entonces la Alcaldía no puede seguir en este juego del gato y el ratón”, aseveró secretario (e) de Seguridad y Justicia Municipal.

Según cifras de Migración Colombia, en la capital del Valle residen actualmente cerca de 27.247 venezolanos, de los cuales cerca de 300 viven en el corredor del tren, entre calles 25 y 26.

“Lo que más necesitamos son los permisos para trabajar”

Franklin González, oriundo la ciudad de Valencia, en Venezuela, y quien desde hace tres mes habita en el campamento venezolano ubicado en el corredor del tren, asegura que, una de las alternativas para mitigar el drama humanitario de la población migrante que vive en las calles de la capital del Valle, es otorgar Permisos Especiales de Permanencia, PEP.

“Yo por ejemplo, que estaba laborando como albañil hasta diciembre del año pasado, me quedé sin trabajo y por eso tengo que vivir en este lugar debido a que no tengo otro donde quedarme. Por eso, en nombre de todos mis compatriotas, lo que más le pedimos en estos momentos a la Alcaldía es que nos ayuden con los permisos que necesitamos para poder trabajar legalmente”, manifestó el hombre de 50 años.

Al respecto, el personero de Cali, Héctor Montoya, señaló que con el documento Conpes, que el Gobierno Nacional expidió en octubre del 2018 para reglamentar la migración venezolana en Colombia, se busca generar estrategias para la atención de esta población en temas como salud, educación, primera infancia, alojamiento e inclusión laboral.

“Dentro de los objetivos del Conpes, se propone la creación de cuatro centros transitorios para los migrantes en todo el territorio Nacional y, a través del Sena, se busca crear 40.000 cupos de formación durante tres años, para fortalecer las competencias laborales de esta población. También se implementará un Registro Único de Trabajadores Extranjeros en Colombia, Rutec, con el propósito de caracterizar la inmigración laboral en nuestro país”, explicó Montoya.

El funcionario añadió que actualmente se está entregando el PEP a los ciudadanos venezolanos que, al 17 de diciembre de 2018, se encontraban en Colombia e ingresaron con su pasaporte sellado.

Contemplan posibilidad de abrir hogar de paso

La Arquidiócesis de Cali dio a conocer que se está evaluando la posibilidad de abrir un hogar de paso en Cali, donde se atiendan casos de alta vulnerabilidad de la población venezolana.

“Pero estos serían casos remitidos. Esperamos que este proyecto se pueda cumplir para mediados de este año. Por ahora, lo que estamos haciendo es vincular instituciones en esta causa humanitaria”, explicó Jorge Segura, delegado arzobispal de la pastoral para los migrantes de la Arquidiócesis de Cali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad