Aumentan las quejas por exceso de ruido en Cali y Dagma anuncia operativos sorpresa

Aumentan las quejas por exceso de ruido en Cali y Dagma anuncia operativos sorpresa

Diciembre 26, 2018 - 11:55 p.m. Por:
Redacción de El País
Intensifican los  operativos para controlar el ruido

El Dagma realiza operativos contra el ruido cada fin de semana, recientemente midieron la presión sonora en establecimientos del barrio Santa Rosa.

Foto: Especial para El País

Tras las festividades de la temporada decembrina y el incremento de las quejas por ruido en Cali, el departamento de Gestión del Medio Ambiente informó que intensificará los monitoreos en aquellos eventos de la Feria de Cali que sean susceptibles de mayor contaminación acústica y los lugares con antecedentes de quejas por ruido.

Aunque las cifras del mes de diciembre aún no han sido cuantificadas, se estima que el número de quejas y de sancionados aumenten un 10 %.

De hecho, y según cifras del Dagma, este año ya se han impuesto 157 amonestaciones a establecimientos nocturnos que infringen la ley que determina los decibeles permitidos.

“Dispondremos de la Unidad Móvil de Monitoreo de Ruido para evaluar el comportamiento acústico de algunos sectores en los que estarán ubicados los eventos, especialmente, cerca a las Canchas Panamericanas, antes y durante los días de Feria de Cali, conociendo la contribución de los eventos al ruido ambiental del sector”, advirtió Jhon Jairo Toro, líder del grupo de Calidad Acústica del Dagma.

Lea además: Pico y placa en Cali será suspendido entre el 1 y 13 de enero para carros particulares

El funcionario agregó que además se socializará con la comunidad que asista a las diferentes actividades de la Feria de Cali, la normatividad vigente y las buenas prácticas ambientales relacionadas con el manejo de los niveles de presión sonora, con el propósito de lograr que los eventos se puedan llevar a cabo sin necesidad de emitir el máximo de su potencia acústica o dentro de los niveles permitidos.

“Un técnico de laboratorio, que es el encargado de medir, es el que identifica dónde se van a hacer los controles. Estos operativos no cuentan con previo aviso”, afirmó Jhon Jairo Toro, quien agregó que diciembre es uno de los meses donde se reportan más quejas por el exceso de ruido.

El Dagma ha realizado este año 1179 operativos de control del ruido en toda la ciudad.

Las zonas donde se presenta mayor problema de exceso de ruido, son las comunas 2, 17 y 19, donde se registra más del 50 % del total de amonestaciones interpuestas.

Clementina Castro, quien vive en la Unidad Torre de las Montana, al sur de la ciudad, manifestó que el exceso de ruido que se incrementa durante esta época del año, no le permite conciliar el sueño a las personas que habitan su casa. “Cuando salen de la fiesta las personas prenden sus carros en la calle con música a todo volumen, que puede durar hasta las 6:00 a.m.”

Esa queja también la presenta Carolina Lizarralde, habitante del barrio El Peñón, quien añadió que el ruido es insoportable, es especial durante las noches. “Los establecimientos nocturnos de la zona no están respetando las normas de ruido”.

Por su parte, Gloria Vega, habitantes del barrio Los Cámbulos, manifestó que los altos niveles de ruido se presentan desde el jueves hasta el domingo en la madrugada”.

“Yo vivo en un décimo piso y retumba el bajo en las ventanas. Nosotros hemos llamado a la Policía y se han realizado cartas y no ha pasado nada. Yo tengo un marcapasos y es fundamental descansar bien”, añadió.

Por su parte, Jhon Jairo Toro, jefe del grupo de Calidad Acústica del Dagma, explicó que los controles que se realizan, se rigen bajo una resolución donde se estipula que 70 decibeles son los niveles permitidos en el día en los barrios donde convivan residencias y establecimientos nocturnos y en la noche deben bajar a 60 decibeles. Por su parte, en barrios residenciales solo se permiten 65 decibeles en el día y 55 decibeles en la noche.

“Nosotros hacemos controles por quejas de la ciudadanía en las 22 comunas de la ciudad. Teniendo en cuenta que solo tenemos a cargo establecimientos nocturnos ya que las casas o apartamentos son responsabilidad de la Policía Nacional”, afirmó el funcionario.

Las sanciones a las que se enfrentan los establecimientos nocturnos que no cumplen con los decibeles permitidos son: la suspensión de uso de la fuente generadora, que en este caso es el equipo de sonido; el decomiso del mismo; la amonestación escrita que obliga a la persona a asistir a cursos realizados por el Dagma. Si la persona no cumple con estas sanciones se enfrentará a una posible multa que varía según la amonestación incumplida.

Durante el mes de diciembre, el Dagma intensificará los controles de ruido en los diferentes establecimientos y eventos masivos que harán parte de la Feria de Cali. Por eso cuenta con una línea ecológica habilitada las 24 horas, para la atención de casos prioritarios relacionados con impactos por ruido: 3503150850.

Graves afectaciones

En Colombia aproximadamente 5 millones de personas presentan problemas auditivos, que equivale al 11 % de la población, aunque la proporción aumenta a 14 % en la población activa, entre los 25 y los 50 años. Así lo dieron a conocer médicos expertos en la materia.

“Estos datos son preocupantes ya que en este mundo moderno, la juventud ha tomado en forma desmedida el uso de los aparatos electrónicos, en contacto permanente con juegos, música, asistiendo a discotecas, a conciertos, en donde el ruido va mas allá de los 90 a 100 decibeles”, dijo el doctor Pedro Blanco, neuro otólogo del Centro Médico Imbanaco.

A su vez, dice que uno de los daños más comunes es la hipoacusia, que es la disminución o pérdida de la capacidad auditiva.

“Puede afectar un solo oído o los dos. Este órgano está hecho para oír las 24 horas del día, pero sin excesos de la forma en que lo estamos evidenciando. Para evitar el trauma acústico, el oyente debe calibrar los sonidos a un máximo de 30-40 decibeles, lo que quiere decir con una intensidad suficiente para que lo oiga el usuario y no tan potente que lo oigan sus vecinos”, afirmó el neuro otólogo.

El especialista agregó que al oír por espacio de una hora, se debe descansar media hora; “con esto las células ciliadas del oído interno descansan, se reponen y no se deterioran tan rápido. La sordera por ruido se denomina trauma acústico”, dijo.

También es importante que todos los caleños comprendan que no se puede revertir el daño ocasionado al aparato auditivo, solo se puede prevenir y cuidar como su fuera el bien más preciado, añadió el especialista.

Si usted vive cerca de un establecimiento nocturno y se ve afectado por el exceso de ruido debe denunciar ante el Dagma o, si el ruido es producido por una vivienda, la denuncia debe ser interpuesta ante la Policía Nacional en la línea 123.

Lea además: Pico y placa en Cali será suspendido entre el 1 y 13 de enero para carros particulares

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad