América de Cali: así fue el emocionante recibimiento para las campeonas

Escuchar este artículo

¡Paseo rojo! Así fue el emotivo recibimiento a las campeonas del América de Cali

Octubre 01, 2019 - 03:45 p.m. Por:
Francisco Henao Bolívar - Reportero de El País 
Paseo rojo

Una gran caravana acompañó a las jugadoras del América de Cali en su llegada a Cali tras coronarse campeonas de la Liga femenina.

José Luis Guzmán / El País

Desde el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón hasta el Hotel NH, en el sur de la ciudad, la caravana, la fiesta y la alegría tuvieron un solo color: el rojo intenso.

La hinchada del América no le quedó mal a la cita con las campeonas de la Liga Femenina, las mismas que el lunes en el Atanasio Girardot de Medellín, en medio de un torrencial aguacero y con un estadio casi lleno, aguantaron la embestida del 'Poderoso' para darles a los escarlatas la primera estrella.

El terminal aéreo comenzó a teñirse de rojo desde muy temprano. Los cánticos que salían de un numeroso grupo que se apostó justo en las afueras de la salida nacional le dieron vida, color y calor a la mañana gris.

“América vos sos así, sos lo más grande de este país”, “Y dale, y dale, y dale rojo dale” y “Hay que saltar, hay que saltar, el que no salte es del p... de Nacional”, fueron los coros que hicieron que la temperatura subiera más de la cuenta cuando las campeonas asomaron en la zona de equipaje.


Lea también: ¡Las 'Diablas' subieron al cielo! América de Cali, campeón de la Liga femenina

Una vez salieron y se encontraron con esa ruidosa hinchada que las esperaba desde hacía rato, los abrazos, los besos, las palmadas en la espalda, las fotos del recuerdo y de nuevo los cánticos, con las campeonas haciendo el coro, fueron las notas predominantes en un terminal aéreo tomado por los americanos.

El desfile demoró en salir, y aunque al comienzo hubo desorden por tantas motos y los numerosos carros que se sumaron al festejo, la caravana arrancó con las campeonas animando el recorrido desde una chiva.

A la capital del Valle el río humano ingresó por la Carrera Primera; giró por la 34 para salir a la Avenida 2 Norte hasta llegar a las América.

Los transeúntes aplaudían el paso de unas campeonas que sacaban frecuentemente sus manos para saludar, que de cuando en vez mostraban los trofeos ganados, el de campeón y el de la máxima goleadora (Linda Caicedo) y que nunca dejaron de sonreír pese al esfuerzo hecho la noche anterior.

El CAM y después la llegada a la Calle Quinta apretaron el tráfico de la ciudad. Sin embargo nadie reprochó esa situación, conscientes de que se estaba viviendo una fiesta por el título alcanzado en una liga que cada día gana terreno y 'recluta' hinchas.

La orden era ir directo por al Calle Quinta hasta el Hotel NH, pero en pleno camino de una de las vías más queridas de la ciudad, a alguien en la chiva campeona se le ocurrió la idea de hacer una parada en el Pascual Guerrero.

Y justo allí, en las afueras de la tribuna occidental, la caravana se detuvo unos minutos. Las jugadoras bajaron y compartieron de nuevo con sus eufóricos acompañantes.

De nuevo se entonaron los cánticos que ya son tradicionales en el América. Gisella Robledo, la prejuvenil de solo 16 años, golpeó una y otra vez la parte externa del vehículo en que se movilizaban, acompañándolo de un grito de guerra: “Somos campeonas hij...”.

Ese espontáneo gesto de la delantera escarlata animó de nuevo a los hinchas que al instante, junto con las jugadores, reanudaron la marcha hacia el sitio de concentración.

Un giro para tomar la zona oriental del estadio y después otro giro para regresar a la Quinta enrutaron a las campeonas hacia su lugar de destino.

Al hotel NH llegaron después del mediodía y allí las esperaban los jugadores del plantel profesional, en una calle de honor digna de unas campeonas, y con un ramo de flores para cada una de las que dejaron en alto los colores rojos.

América femenino

Una linda fiesta se vivió en Cali para recibir a las flamantes campeonas de la Liga femenina: las jugadoras del América de Cali.

José Luis Guzmán / El País

De nuevo abrazos, besos, apretones de manos y fotos del plantel masculino con el femenino, y luego un almuerzo privado con el que le dieron cierre a un día único e inolvidable para la historia del América, para los hinchas escarlatas y para las jugadoras que alcanzaron el codiciado título de la Liga Femenina.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad