Las razones por las que fueron absueltas Laura Moreno y Jessy Quintero en caso Colmenares

Razones por las que fueron absueltas Laura Moreno y Jessy Quintero 

Febrero 22, 2017 - 08:34 p.m. Por:
Elpaís.com.co - Colprensa
Laura Moreno Jessy Quintero

Laura Moreno, al frente, y Jessy Moreno, atrás, fueron absueltas este lunes en el juicio que se adelantaba desde hace cinco años por la muerte de Luis Andrés Colmenares.

El País / Colprensa

La Jueza 11 de Conocimiento de Bogotá dio a conocer los argumentos por los que absolvió a Laura Moreno y Jessy Quintero, de toda responsabilidad por la muerte de Luis Andrés Colmenares.

Para la jueza Paula Astrid Jiménez, los hechos ocurridos en la madrugada del 31 de octubre de 2010, en el caño El Virrey de Bogotá, que conllevaron al fallecimiento de Luis Andrés Colmenares, tienen que ver a una caída en la que no habrían participado terceros, en este caso las dos jóvenes.

“La muerte de Luis Andrés Colmenares es consistente con caída sobre la cara, y no a golpes propinados por terceros”, señaló la jueza, quien indicó que tras escuchar a los peritos de la Fiscalía y la defensa de las implicadas se puede concluir que hubo varias irregularidades en la exhumación adelantada por el exdirector de Medicina Legal, Máximo Duque.

“Se ocultaron varios elementos óseos, por lo que para esta funcionaria judicial resulta reprochable es que el experto en vez de decirle a la audiencia lo anterior, lo ocultó y lo utilizó para convencer en el juicio, de que todos los elementos de la segunda necropsia habían ocurrido en vida, cuando realmente ocurrieron post morten”.
Paula Astrid Jiménez
Jueza 11 de Conocimiento de Bogotá

En ese sentido, la funcionaria judicial señaló que tras escuchar a Duque en el juicio se pudo establecer que hubo irregularidades en el proceso de exhumación del joven universitario, como la manera en que lavó el cráneo momificado de Colmenares.

Para la jueza una de las observaciones clave que la llevaron a tomar la decisión, fue el análisis de la primera experta que vio el cuerpo de Luis Andrés Colmenares.

“La perito de la Fiscalía, doctora Lely Rodríguez, fue la única que vio el cuerpo fresco de Luis Andrés Colmenares y tomó la fotografía 3358. Y en esto quiero reiterar que es absolutamente importante que en esta foto el hueso frontal se ve sin piel ni músculos; esta perito no diseco los tejidos de la cara, y no evidenció la existencia de otras fracturas”, señaló la togada.

Según dijo la jueza Paula Astrid Jiménez, no hay evidencias para establecer que las dos jóvenes incurrieran en los delitos de falso testimonio, homicidio en calidad de coautoría y encubrimiento, ya que la teoría de la Fiscalía se basa en el testimonio de Máximo Duque.

“Él sabía que habían unos protocolos para realizar las exhumaciones y no los tuvo en cuenta, y con su pericia se llevó a pensar de que se había tratado de una golpiza, y lo mismo hizo que este proceso llegara hasta un juicio, porque cabe recordar que no había otra prueba que respaldara la hipótesis de una golpiza, el doctor Duque quiso llevar a una equívoco a la justicia”, reprochó la administradora de justicia.

En sus consideraciones, la funcionaria le ordenó a la Fiscalía General de la Nación, y al Consejo Superior de la Judicatura, investigar a Duque por supuestamente tratar de alterar el proceso judicial.

La noche de los hechos

De acuerdo con lo expuesto por la Fiscalía, Laura Moreno estuvo con Luis Colmenares luego de que él saliera de una fiesta en la discoteca Penthouse, ubicada en el norte de Bogotá. Para el ente investigador, Moreno conoce de los hechos que llevaron a la muerte del entonces estudiante de la Universidad de Los Andes, y no contó la verdad a la justicia; frente a Quintero, el organismo investigador la acusa de mentir para apoyar la versión de la primera.

Sin embargo, para la jueza no hay un testimonio o una evidencia que pueda corroborar que las dos jóvenes hayan mentido frente a los hechos que llevaron a la muerte del estudiante de la Universidad de Los Andes.

“Se dijeron un montón de cosas que no se pudieron demostrar en este juicio oral, por lo que no hay más alternativas que absolver a Laura Moreno y Jessy Quintero, de los cargos por las que fueron procesadas”, señaló la jueza, y aseguró que la Fiscalía no presentó en el juicio a un testigo, un vídeo, o cualquier otra clase de prueba que demostrara que las dos jóvenes participaron en los hechos que rodearon la muerte de Colmenares.

La togada advirtió que en la madrugada del 31 de octubre de 2010, la búsqueda hecha por los bomberos que llegaron al lugar fue “mediocre”, dado que los funcionarios no habrían inspeccionado con rigurosidad el Caño El Virrey.

Para la juez se debe investigar las versiones entregadas por el primer grupo de bomberos que llegó a la zona y que estaba integrado por: Héctor Alirio Gómez, John Alexander Peña Guzmán, Yadira Piamonte e Isaías Lizarazo.

“La búsqueda en la que participó Peña fue superficial y mediocre, puesto que solamente le dedicaron a la desaparición de una persona del caño de seis a siete minutos y como se vio nunca lo cruzaron y se fueron sin más. Los bomberos si tenía un deber de garante y eran los encargados de la búsqueda”, indicó.

¿Fue un homicidio o un accidente?

Pese a que la jueza descartó que Luis Andrés Colmenares fuera víctima de una golpiza, y se acerca a la teoría de la defensa de Laura Moreno y Jessy Quintero, en la que aseguran que se trató de un accidente, anteriormente el Tribunal Superior de Bogotá ya había conceptuado que pese a que absolvió a Carlos Cárdenas por falta de pruebas, no había duda de que se había cometido un asesinato.

"No solo la tesis de la caída de Luis Andrés es inverosímil, y poco creíble, sino que debe descartarse (...) Para propiciar lesiones de este tipo en el rostro de un hombre adulto, se requiere del despliegue de una violencia brutal", señaló el Tribunal, en su falló de absolución de Cárdenas, dado a conocer en octubre de 2014.

Por su parte, el hoy cuestionado exdirector de Medicina Legal, señaló en el juicio que la muerte de Colmenares, tenía todas las características de un homicidio.

"Las heridas no presentan un patrón de trauma compatible con una caída de altura. Hay un patrón de lesión compatible por un golpe directo por un objeto de forma redondo y un trauma en el rostro al parecer producidos por impactos de alta energía", declaró Duque en noviembre de 2015.

Sin embargo, con el fallo de la jueza aún no hay certeza de si en la madrugada del 31 de octubre de 2010 ocurrió un homicidio o un accidente.

La cronología del caso

El 31 de octubre de 2010, Luis Andrés Colmenares muere, luego de caer al caño el Virrey al norte de Bogotá, al día siguiente el cuerpo de Bomberos de Bogotá encuentra el cuerpo del estudiante en el túnel del canal Río Negro del caño, en un inició se hablaba de un accidente.

En agosto de 2011, la Fiscalía General de la Nación reabre el proceso, luego de que se realizara una exhumación adelantada por el Instituto Nacional de Medicina Legal.

El 7 de octubre de 2011, las autoridades capturan a Laura Moreno y Jessy Quintero por los delitos de falso testimonio y coautoría impropia de homicidio agravado. Posteriormente, en junio de 2012, es capturado por la Sijín Carlos Cárdenas, exnovio de Moreno.

El 28 de febrero de 2012 inicia el juicio contra Laura Moreno y Jessy Quintero, en el cual declararon peritos forenses y testigos que asistieron a la fiesta del 31 de octubre de 2010.

En octubre de 2014 el Tribunal de Bogotá absuelve a Carlos Cárdenas por el delito de homicidio agravado.

En noviembre de 2016, la Fiscalía y la Procuraduría pidieron la condena para las dos jóvenes, por su presunta participación en los hechos. En 2017 finalmente son absueltas.

Las irregularidades del proceso

Este caso ha tenido cinco fiscales, el primero fue Édgar Saavedra, quien abrió la indagación, sin embargo, no pudo establecer que se tratará de un homicidio, luego él es traslado, y el proceso queda en manos de Antonio Luis González, quien ordenó la captura de Carlos Cárdenas, Laura Moreno y Jessy Quintero.

González presentó tres “testimonios clave” que sustentaban el proceso, sin embargo, al final dichos testigos terminaron siendo falsos. Por esto fueron condenados Jesús Alberto Martínez, José Wílmer Ayola y Johnattan Martínez, a penas entre los cinco y siete años, luego de que aceptaran que mintieron en el proceso.

Ante el escándalo, el exfiscal Eduardo Montealegre nombró a una de las funcionarias de más alto rango de la entidad, Martha Lucía Zamora, jefe de los fiscales delegados ante la Corte Suprema de Justicia para llevar el caso.

En abril de 2014, la fiscal Zamora renunció a su cargo, y la investigación fue asumida por María Victoria Parra, quien en la administración de Néstor Humberto Martínez es nombrada como fiscal del caso Sandra Castro.

Además en el proceso también fueron asignados varios fiscales suplentes, mientras la indagación avanzaba.

El último capitulo de este proceso tendrá lugar en el Tribunal de Bogotá, dado que la Fiscalía, la Procuraduría, y las víctimas apelaron la decisión.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad