Hoy:

    Así es el 'viacrucis' de la inseguridad en el oeste de Cali

    Junio 04, 2017 - 07:40 a.m. Por:
    Ana María Saavedra / Editora de Orden de El País 
    Oeste de Cali

    Oeste de Cali. 

    Foto: Archivo de El País

    El martes, la iglesia de Santa Teresita estaba a reventar. Habitantes de los barrios del oeste de Cali llegaron al templo para exponerle al Secretario de Seguridad y al Comandante de la Policía los problemas de seguridad que los afectan: robos a transeúntes y hurtos a viviendas...

    Varios de ellos alzaron sus manos y les expresaron a las autoridades que sentían que sus barrios eran inseguros.

    Uno contó de un problema de consumo de drogas en un parque de Santa Teresita, otro hombre relató que los ladrones entraron en un apartamento del edificio El Canelo, en Santa Teresita, escalando por un inmueble abandonado (Calle 11 Oeste, entre carreras 1 y 2); otros recordaron el intento de asalto en una unidad de Normandía.

    Lea también: Reclaman acción de la Policía para frenar inseguridad en el Oeste de Cali.

    Precisamente, fue ese hecho el que abrió el debate sobre la seguridad en el Oeste. Un audio en el que una mujer relataba que intentaron robar dos edificios de Normandía circuló por las redes sociales. Aseguraba que se trataba de 20 ladrones, pero que estos huyeron cuando el portero hundió el botón de pánico. Sin embargo, la Policía aclaró, durante la reunión, que no era 20 ladrones, sino seis delincuentes, dos de ellos vestidos con uniformes de la institución.

    Durante la reunión, el comandante de la Policía Metropolitana, general Hugo Casas, explicó que aunque si se han presentado hurtos en esta zona, se debe diferenciar la percepción de seguridad con las cifras reales.

    En lo corrido del año, en esta zona -comprendida por los barrios de Santa Teresita, Santa Rita, Arboleda, Normandía, Centenario, Juanambú y El Peñón- han sido reportados 126 hurtos, lo que representa el 1,32 % de los casos de la ciudad, donde se han presentado un total de 9531 hurtos.

    Le puede interesar: Así operaba banda de 'apartamenteros' que tenía la complicidad de un vigilante en Cali

    Este año en la zona han sido robadas once residencias. Uno de los habitantes del edificio afectado por el intento de hurto en Normandía aseguró que esta no era la primera vez que intentaban asaltar en ese lugar. Seis meses atrás, dijo, se presentó otro robo.

    “En una unidad cercana a este sitio, el Conjunto Sierra de Normandía, este año abrieron la chapa de uno de los apartamentos y se llevaron objetos de valor, como computadores”, relató un morador de ese conjunto.

    El secretario de Seguridad del Municipio, Juan Pablo Paredes, quien también asistió al encuentro, llamó la atención a los ciudadanos para que denuncien los casos de hurtos, pues en muchas ocasiones estos no son puestos en conocimiento de las autoridades. Y les agregó que para evitar las largas colas en la URI de la Fiscalía, en el centro, se puede denunciar en seis C.A.L.I, incluyendo el de la comuna 2.

    Uno de los habitantes de esta zona, quien pidió la palabra en la reunión, dijo que uno de los grandes problemas de sus barrios es que la Comuna 2 es muy amplia. “La estación de policía que nos corresponde es la de La Flora, que queda muy lejos. Y para ir al C.A.L.I a denunciar tenemos que atravesar media ciudad”.

    Otro residente, quien vive a dos cuadras del CAI de Bellavista, relató que en febrero su hija fue asaltada cuando llegaba al edificio. “Se bajó del carro y un hombre en moto la amenazó con un arma y le pidió el celular”. Agregó que la joven decidió no denunciar.

    El subcomandante de la Policía Metropolitana de Cali, coronel Henry Jiménez, explicó que esta zona tiene cuatro cuadrantes, cada uno con dos policías, quienes tienen su sede en el CAI forestal, ubicado junto al parque del Gato del Río.

    El Peñón, de la Comuna 3, pertenece a otro cuadrante, junto con el barrio San Antonio. Además, indicó el oficial, hace parte del plan de zonas Gourmet, donde realizan dispositivos especiales.

    Las medidas de seguridad

    Los bajos índices de inseguridad que se reportan en esta zona, comparados con otros sectores de Cali, también se deben al trabajo que ha realizado la comunidad.

    De acuerdo con el mayor Johnatan Sandoval, comandante de la estación de La Flora, han creado grupos de whatsapp con las personas de cada barrio para estar pendientes de las quejas de forma más rápida. Sin embargo, habitantes de esta zona hablan de la tardía llegada de los policías del cuadrante cuando son llamados.

    Pero aparte de estos grupos, están las medidas que las unidades residenciales del sector han tomado ellos mismos para su seguridad. Por ejemplo, un habitante de un edificio de Normandía, ubicado sobre la Avenida 1, explicó que ellos desde el año pasado instalaron cámaras y un cerco eléctrico en uno de los puntos vulnerables que habían identificado.

    Aparte de los refuerzos en la seguridad que cada uno de los edificios o conjuntos residenciales han tomando, el Movimiento Cívico del Oeste, que agrupa los barrios Arboleda, Santa Teresita, Santa Rita y Normandía, también ha trabajado para apoyar en este tema.

    Ana María Velasco, directora ejecutiva de este movimiento, aseguró que al conocerse ese audio se generó una sensación de pánico en la comunidad, afectada por las redes sociales. La líder no desconoce que existen problemas como los raponazos, los atracos cometidos por hombres en moto en algunos puntos y los robos de espejos de carros, pero agregó que la misma comunidad ha tomado medidas de autoprotección.

    Este comité, que cuenta con 480 afiliados, realiza reuniones con la Policía cada mes para analizar los problemas. Además, tienen un chat en el que están en comunicación constante con los policías del cuadrante.
    “Con las reuniones hemos logrado que una camioneta patrulle los barrios. Además, le propusimos a la Alcaldía que las luminarias del río Cali fueran cambiadas a luz blanca, lo que mejoró la iluminación”, señaló.

    Asimismo, el Comité adquirió siete cámaras que se instalaron: tres en Normandía, dos en Arboleda y dos más en Santa Teresita. Estos aparatos son manejados por los vigilantes de edificios ubicados junto a la cámara, además están conectados con el Centro Automático de Despacho, CAD, de la Policía.

    Otro de los integrantes de este comité indicó que todo el oeste tiene un problema y es que está rodeado de invasiones. “Están Bellavista, Los Andes, La Paz, Altos de Normandía y en Cristo Rey. Algunos habitantes de esos sitios son los que bajan a cometer robos”, dijo.

    La Policía, a su vez, explicó que está tras la pista de bandas de asaltantes, algunas de ellas que están ubicadas en el barrio Terrón Colorado, y que son quienes cometen los atracos en el Oeste.

    Además, anunciaron que tras las denuncias de la comunidad, se realizará una intervención con un camión con un grupo de policías, que realizarán puestos de control, así como siete motos que patrullarán.

    Seguridad en el oeste de Cali

    Seguridad en el oeste de Cali.

    Datos: Secretaría de Seguridad de Cali

    Los barrios

    Arboleda

    Moradores de este barrio aseguraron que uno de sus principales problemas de seguridad son los robos callejeros.

    “A tres empleadas del servicio de aquí las atracaron cuando iban a coger el bus. Ellas tienen que pasar cuando salen de aquí por una zona para llegar a la calle principal del barrio Bellavista y allí las roban”, contó una habitante de la Unidad Residencial Altos de Normandía.

    “En la Circunvalar, por el parque del Acueducto, cuando se arma el trancón, se han presentado robos. A un amigo se le llevaron el espejo del carro”, agregó. Justo atrás de esta unidad, denunciaron habitantes, desde hace años, se está construyendo otra invasión. “Ese sector colinda con un parque que tenemos y allí se ven jóvenes consumiendo droga”, dijo otra habitante.

    A comienzos de este año, una mujer, cuyo apartamento está ubicado a dos cuadras de la estatua de Sebastián de Belalcázar, denunció que una bala perdida impactó su ventana en un octavo piso.

    El Peñón

    Este es el barrio de la zona más afectado por los hurtos: 34 casos.
    El año pasado, los dueños de los restaurantes del sector denunciaron robos, lo que llevó a que la Policía anunciara que se desplegaría una intervención en trece zonas Gourmet.

    Sin embargo, Eduardo Márquez, socio de varios bares y restaurantes, dijo que la presencia policial aumentó tras las denuncias, pero que actualmente casi no se ven los uniformados. “Hace unos días le robaron los espejos de carro a mi primo y una señora que estaba en un lavadero de carros la amenazaron en una moto y le quitaron $8 millones. Este es un barrio con una gran presencia de turistas, que debería protegerse, pero las medidas de seguridad no son constantes”.

    Centenario

    Este sector, que tiene una gran presencia comercial, incluyendo una clínica y un centro comercial, es de los más afectados por los robos a personas. Moradores de la zona denuncian también que junto al río se ha aumentado el número de indigentes.

    Asimismo, en junio del año pasado se presentó un robo a un apartamento, en el que la dueña fue retenida por falsos policías en Dagua, donde le quitaron el carro e ingresaron en este al edificio.
    Y en febrero, la Policía sorprendió a dos hombres que se hacían pasar por técnicos de telefonía de Claro para cometer un asalto en una vivienda.

    Santa Teresita y Santa Rita

    Estos dos barrios, separados por el río, son dos de las zonas con menos problemas de seguridad del Oeste. Aunque los habitantes que tienen problemas de hurto callejero. “A mi yerno el año pasado lo robaron cuando venía caminando de Santa Rita. Un hombre en moto le sacó un arma de fuego”, relató un vecino de Santa Teresita.

    Asimismo, moradores de esta zona denunciaron que existe un foco de inseguridad en un expendio de drogas que funciona junto a las escaleras que comunican Santa Teresita con Bellavista, cerca a la iglesia. “Allá suben muchos de los indigentes que están en la zona a comprar el vicio. Por eso es que roban espejos, placas de edificios o lo que encuentran para venderlo a un reducidor de la zona y comprar la droga”, agregó.

    Normandía y Juanambú

    Estas dos zonas, según algunos habitantes, están afectadas por atracos callejeros y hurtos a carros, a los que les quitan espejos y farolas.

    “El río se ha vuelto un nido de indigentes. Por el puente no pasa nadie en la noche, da miedo. Hace un mes se robaron dos carros en el parqueadero de visitantes de aquí. Desde mi ventana escucho cada rato personas gritando que las han robado y el cójanlo, cójanlo”, aseguró un hombre que vive en Colina del Río, sobre la Avenida 1.

    En Normandía varias personas coincidieron en que los motorratones, que se ubican en varios puntos, se han convertido en un problema de inseguridad. “Diagonal al Conjunto Sierra de Normandía se hace un grupo y se les ven consumiendo droga y haciendo bulla”, expresó otra persona de la zona.

    Seguridad en el oeste de Cali

    Seguridad en el oeste de Cali.

    Datos: Secretaría de Seguridad de Cali

    CONTINÚA LEYENDO
    Publicidad
    VER COMENTARIOS
    Publicidad