Czinger 21C, un superdeportivo de ensueño

Escuchar este artículo

Czinger 21C, un superdeportivo de ensueño

Julio 22, 2020 - 10:53 p. m. Por:
Álvaro Mejía G., especial para El País

El motor del Czinger 21C entrega 329 HP de potencia por cada litro de capacidad volumétrica. Por esta razón está considerada como la planta motriz más eficiente del mundo.

Especial para El País

La naciente empresa Czinger con sede en Los Ángeles, California, presentó en Londres su primer modelo denominado Czinger 21C, que se distingue por la tecnología y revolucionarios procesos empleados en su construcción. Entre las numerosas novedades de ingeniería de este superdeportivo híbrido está la carrocería en fibra de carbono moldeada en impresión 3D, conocida como fabricación aditiva.

Este avanzado sistema va creando cada pieza de la carrocería y muchas de la suspensión y chasis, adicionando por inyección y de manera progresiva capas precisas de material (fibra de carbono) que garantizan un resultado final de alta resistencia y mínimo peso.

De este modo y sin requerir un molde o pieza de muestra, los ingenieros, encabezados por Kevin Czinger, fundador de la marca que lleva su apellido, desarrollan, construyen y ensayan cada pieza de carrocería y subconjuntos del 21C de forma cibernética, en tiempo récord y a bajo costo.

Es por esto que la tecnología de punta instala al nuevo Czinger 21C un paso adelante de sus competidores, entre los que figuran superdeportivos de alto turmequé y precio ídem como el Bugatti Chiron Pur Sport y Koenigsegg Agera RS, a los que supera en aceleración y otras prestaciones motrices.

Lo primero a mencionar sobre la liviana carrocería es que fue esculpida bajo los parámetros de diseño de las naves espaciales de Star Wars y aviones de guerra como el Bell X1, F14 Tom Cat, conocido por la película Top Gun y de manera especial del avión espía SR-71 Blackbird.

Igualmente, vemos una cúpula transparente similar a la carlinga de un caza de guerra y aerodinámicas formas salidas del dedicado trabajo en el túnel de viento que dejó como resultado un óptimo coeficiente de penetración en el aire y una desmesurada carga vertical (Down Force) aportada por el inmenso alerón trasero, que llega a 790 kilos marchando a 250 kms/h.

Se destaca, asimismo, el liviano chasis construido mediante computadores que reducen a la mínima expresión el uso de soldaduras. Este avanzado chasis integra y oculta el cableado del sistema eléctrico, ductos de refrigeración de motor y aire acondicionado y parte de elementos de suspensión que están a la vista en la parte baja de los vehículos conocidos hasta hoy.

Sobre su aspecto interior, como ocurre en los caza de guerra, la minimalista cabina del Czinger C21 acomoda al conductor y un acompañante, quienes viajan uno detrás de otro disfrutando de la seguridad conferida por las envolventes sillas en fibra de carbono acopladas al chasis.

Dada su intención deportiva, se prescindió de cualquier accesorio distractor distinto a las pantallas de alta resolución destinadas a funcionar como tablero de instrumentos y centro de infoentretenimiento, respectivamente.

Ahora describimos la parte motriz, que es lo más interesante de este superdeportivo californiano del que se venderán solo 80 unidades a 1.7 millones de dólares, sin impuestos.

Por otro lado, la novedosa fabricación aditiva de las partes de carrocería se complementa con la tecnología presente en la motorización híbrida de este ejemplar que se constituye en el punto de mira de los fabricantes de este tipo de vehículos.

Su paquete motriz está compuesto por un motor V8 biturbo a gasolina de 2.8 litros desarrollado por Czinger y dos motores eléctricos con potencia individual de 201 HP dispuestos en cada una de las ruedas delanteras.

Gracias a su configuración este ‘caza’ de tierra dispone de una potencia combinada de 1.267 CV y un impresionante torque de 847 Nm, que hace posible lograr guarismos impensables para un vehículo autorizado para transitar en calles y carreteras cumpliendo exigentes normas de seguridad.

Entre los récords impuestos hasta ahora por esta ‘bala’ con ruedas que supera incluso algunos registros de un F1, se destacan las aceleraciones de 0 a 100 kms/h en 1.9” y de 0 a 400 kms/h en tan solo 29 segundos. Vale destacar que este último guarismo es 7 segundos inferior al conseguido por el veloz Koenigssegg Agera RS que poseía el récord mundial en esta prueba (36.44 segundos).

Por todas estas razones y las muchas que se nos quedan en el ‘tintero’, Kevin Czinger, padre de esta revolucionaria ‘criatura’, tenía toda la razón al afirmar: “el Czinger C21 representa el pináculo de la ingeniería y el arte automotriz, la innovación y el diseño basado en tecnología”.
Que viva la ‘revolución’.

Más detalles

La fabricación aditiva aplicada al C21 fue posible gracias a la experiencia conseguida por Kevin Czinger en su firma Divergent 3D que lleva varios años desarrollando y construyendo diferentes elementos bajo este precepto.

Aunque el proceso Divergent 3D permite reducir drásticamente el tiempo de desarrollo y fabricación de un Czinger 21C, por su construcción artesanal cada uno de los 80 ejemplares 21C que se fabricarán demanda 3.000 horas hombre de trabajo para ser fabricado.
El sistema de suspensión incluye brazos tipo araña en aleación de alta resistencia y tijeras delanteras huecas de estructura ‘natural’ y tridimensional que otorga máxima resistencia, bajo peso y larga vida útil.
La suspensión incluye brazos tipo araña en aleación de alta resistencia y tijeras delanteras huecas de estructura tridimensional.

Cabe destacar que este avanzado proceso está cubierto por más de 330 patentes que incluyen el software pertinente.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS